ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 17 de octubre de 2007
Reportaje:

El novelista caníbal

La policía mexicana detiene a José Luis Calva Zepeda tras hallar en el domicilio trozos cocinados de su novia, desaparecida días antes

"Soy gastrónomo de afición, no de degustación, sino de elaboración". Así se presenta en el opúsculo Caminando ando... José Luis Calva Zepeda, mexicano, de 38 años, un perfecto desconocido hasta el pasado 8 de octubre, cuando la policía del Distrito Federal entró en su casa después de detenerle. Los vecinos de la Colonia Guerrero habían denunciado un hedor insoportable que emanaba de su apartamento.

El pasmo de los agentes judiciales fue mayúsculo. En una olla se cocinaba el brazo de una mujer en un caldo espeso, en la nevera estaba oculto el trozo de una pierna y en la mesa un plato con trozos de carne aderezada con limón parecía listo para el consumo.

La escena macabra no terminaba aquí. En una caja de cereales los peritos encontraron huesos y en la despensa se hallaba el tronco de una mujer.

Los investigadores creen que su pareja no ha sido la única víctima

"La creación más grande del universo, soy yo", escribió el presunto asesino

El lunes, el coordinador de Servicios Periciales de la Procuradoría General de Justicia del Distrito Federal, Rodolfo Rojo, confirmó las peores sospechas. Los trozos de carne encontrados eran fibras musculares estriadas del antebrazo derecho que fueron fritas con aceite, y los huesos eran del radio y el cubito de Alejandra Galeana Garavito, novia de José Luis Calva, desaparecida desde el 5 de octubre.

Los investigadores de la Fiscalía descubrieron que la mujer murió estrangulada y golpeada, tras lo cual el asesino procedió a descuartizar el cadáver. En la bañera desolló pacientemente la pierna y el brazo derecho de su novia. Aunque el fiscal de homicidios Gustavo Salas se declaró incapaz de afirmar si Calva comió de aquella carne, El caníbal de Guerrero es el tema estrella de los medios de comunicación. Las autoridades creen que Alejandra Galeana no es la única víctima. Los cadáveres descuartizados de otras dos mujeres encontrados en Chimalhuacán (estado de México), y en Tlatelolco (Distrito Federal), podrían ser obra del presunto caníbal.

"Tengo pulmones enfermizos, corazón grande, huesos frágiles, boca amplia que alberga 10.000 palabras y un clamor. Actor de farsas y dramas, siendo siempre yo mi propio autor, adepto a lo oculto, la magia, las estrellas y las sábanas de seda, ortodoxo de la rima, convexo de mis ojos y catador de música. Un autoexiliado de la familia, la causa de mi escasez y el fruto de mi abundancia. En síntesis, yo soy la consecuencia de mis acciones", escribió Calva, a quien gusta presentarse como poeta, escritor de novelas de terror y actor. Los investigadores ya lo presentan como el primer caníbal de la historia criminal de la Ciudad de México.

La policía ha dado cuenta de diversos hallazgos en el apartamento de Calva Zepeda que ilustran su mente compleja: cuchillos, libros de brujería y textos de terror, algunos escritos de su puño y letra. En el guardarropa, un traje de licra con un sujetador simulando dos tetillas en aluminio y antifaces.

Como era de prever, el caso del caníbal es la comidilla en la popular Colonia Guerrero. Todo el mundo tiene una historia que contar de este personaje que hasta el 8 de octubre pasaba completamente desapercibido por su discreción.

Psicólogos, criminólogos y especialistas varios debaten en las tertulias sobre la personalidad del caníbal de Guerrero y su historia personal, para concluir con la pregunta sin respuesta: ¿El criminal nace o se hace? En el prólogo de la compilación de sus obras Instintos caníbales, Réquiem por un alma perdida y Prostituyendo mi alma, José Luis Calva escribe: "Dedico estas palabras a la creación más grande del universo, que soy yo". Toda una declaración de principios.

Un sanitario atiende a José Luis Calva tras ser atropellado por un coche cuando trataba de huir. / AP

Un informe de la Policía ha confirmado su espeluznante modus operandi / ATLAS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana