Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:SIGNOS

La melancolía de no llegar a nada

"Es posible que sepan demasiado / de ti, después de tantos años, cuando / vuelven a la ciudad, tienen un título / o quizá un buen empleo y te presentan // a un tipo que se esfuerza por caer bien. / Y es que de nada sirve haber cambiado, / creerte algo más listo o tener una / docena de aventuras que contar, // para contrarrestar esta penosa / sensación de que sigues siendo el mismo / muchacho al que trataban con afecto // y una cierta distancia; de que son / cada vez más hermosas las amigas / y, me temo, también inalcanzables". El poema Las amigas, de José Manuel Benítez Ariza, es un ejemplo de buena poesía que ahonda en lo más íntimo tras hacer un viaje agridulce. Hay ironía, desesperanza y convicción.

La vida ofrece a cada persona unas cartas y hay que saber jugarlas con habilidad. Sus poemas parecen animar a no excederse en las quejas ni en los patetismos cuando todo se pudre entre los bastidores del gran teatro del mundo. El poema forma parte de Casa en construcción, que con el subtítulo de Itinerario poético 1984-2007, ha publicado recientemente la editorial sevillana Renacimiento. El poeta y novelista Felipe Benítez Reyes se ha encargado de escribir el prólogo.

La poesía de Benítez Ariza es un territorio que entrevera pasado y presente, que da forma a la nostalgia intuida por un adolescente antes de que esa palabra se hiciera una realidad dolorosa. El autor de Casa en construcción usa la palabra con precisión. Jamás se enreda en arabescos recargados y pomposos. Y sabe utilizar el legado literario como un factor que enriquece el poema.

Las citas literarias de Benítez Ariza provocan, a veces, la sonrisa del redescubrimiento que se trastoca en la mueca melancólica de un cuarentón al que una antigua novia le dice que nunca llegará a nada. En este sentido, es elocuente el poema que dedica a los Cinco, aquellos héroes de la literatura adolescente creados por Enid Blyton. Quizás Dick murió en Dunkerque o Julián acabó alcoholizado... "Y mi rencor / hacia esa edad incierta en que no éramos niños / ni adultos, este persistente / rencor me dicta el título / del último episodio de la serie: / Los cinco en el infierno, o Un final merecido", escribe el poeta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de octubre de 2007