ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 10 de octubre de 2007
Reportaje:

Arigona no quiere ser expulsada

Una joven kosovar convulsiona a los austriacos al rechazar la repatriación

"Prefiero matarme antes que regresar. Allá (en Kosovo) no hay futuro para mí, ni posibilidades de formación", dice Arigona Zogaj, una joven kosovar de 15 años que a través de un vídeo ruega no ser expulsada del país. El drama de Arigona ha desencadenado en Austria una enorme ola de protestas contra las leyes de asilo, que permiten la expulsión de extranjeros que llevan años viviendo en este país alpino completamente integrados en la sociedad.

Su padre y sus cuatro hermanos fueron deportados y ella vive escondida desde el 26 de septiembre

Arigona Zogaj se escabulló el 26 de septiembre, día en que la policía austriaca llegó a su casa para repatriar a la fuerza a la familia. Su padre y sus cuatro hermanos menores fueron deportados a Kosovo tal como estaba previsto. Su madre está internada en un hospital con una crisis de nervios. Le permitieron prolongar su estadía en territorio austriaco hasta que hallara a su hija. Pero a pesar de la intensa búsqueda por parte de las fuerzas del orden, nadie sabe dónde está Arigona. No hay "ni rastro" de su paradero, comunicó Alois Lissl, director de la policía del Estado de Alta Austria.

Fue el pasado viernes cuando la joven reapareció en un vídeo para advertir a las autoridades de Austria que prefería morir antes que volver a un país que ya no siente como el suyo. Dijo además que no saldría de su escondite hasta que no permitieran el regreso de su padre y sus hermanos, "Quiero que podamos seguir viviendo aquí como siempre, como hasta ahora".

La familia llegó a Austria en 2002 y desde entonces se estaba tramitando su solicitud de asilo. Al final fueron rechazados varios recursos y la concesión de un permiso de residencia. Tampoco sirvieron de nada las muestras de apoyo de los vecinos de la localidad de Frankenbrug, en el Estado de Alta Austria. Aquí vivían los Zogaj desde hacía cinco años. Arigona iba al colegio. El pasado 7 de octubre los vecinos salieron a la calle para manifestar su apoyo a Arigona, que ya estaba escondida, y expresaron su repudio contra la práctica inhumana de las leyes de extranjería austriacas. También se mostró solidario el director de la granja avícola donde trabajaba el matrimonio kosovar. Wolfgang Mik dijo que "esta gente ha dado más al Estado de lo que le han costado, trabajaban cada minuto que les permitía la ley". Mientras tanto se han sumado las manifestaciones de protesta, como una convocada ayer en Viena por el Partido Verde delante del Ministerio del Interior en la que participaron casi 3.000 personas. Pero el ministro Günther Platter, del democristiano Partido Popular, no da su brazo a torcer. Al ver el vídeo protagonizado por la chica de 15 años dijo que Austria "no se dejará chantajear". El ministro del Interior es el único que podría conceder un permiso especial de residencia por "razones humanitarias" y en reconocimiento del alto grado de integración de la familia.

Arigona se ha convertido hoy en icono de las víctimas de una práctica considerada inhumana por la oposición. La regulación permite la repatriación repentina de solicitantes de asilo incluso después de más de tres años de tramitación, aunque no hayan cometido ningún delito y a pesar de haber reconstruido su vida en armonía con la sociedad. Desde la alianza en el Gobierno de los conservadores y el derechista Haider (2000), Austria ha intensificado las deportaciones de inmigrantes no legalizados basándose en una ley que también fue aprobada por los socialdemócratas, actualmente en el Gobierno en coalición con los conservadores.

En 2006, Austria ha concedido asilo a 4.063 de los 13.349 nuevos solicitantes. Unos 35.000 casos están en tramitación, algunos con esperas que podrían durar 10 años. Organizaciones humanitarias informan de que son muchos los casos de intentos de suicidio de solicitantes de asilo con miedo a ser repatriados.

Arigona Zogaj, de 15 años, hace el signo de la victoria en un lugar de Austria. / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana