ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 10 de octubre de 2007
La ofensiva terrorista

Bermejo sostiene que aún no es momento de actuar contra ANV

Los dos partidos a los que apoyó Batasuna eluden condenar el atentado

Acción Nacionalista Vasca (ANV), la formación para la que la ilegalizada Batasuna pidió el voto en las elecciones del pasado mayo, gracias a lo cual pudo ganar 43 alcaldías en Euskadi y Navarra, se va a ver emplazada a pronunciarse ante cada atentado de ETA. Que los condene o no puede resultar clave para su ilegalización. El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, aseguró ayer en Madrid que "en el momento que estén las condiciones y existan pruebas, ocurrirá lo que tenga que ocurrir".

más información

Los atentados de ETA van a poner en serios aprietos a ANV y cada uno de ellos va a suponer un emplazamiento a esa formación, a sus alcaldes y a sus 437 concejales, en total, en Euskadi y Navarra. Su silencio o sus pronunciamientos sobre ellos van a ser observados con lupa por la Fiscalía, los jueces y el Gobierno. Ningún representante de ANV ni de EHAK, el partido para el que Batasuna pidió el voto en las autonómicas de 2001 y que cuenta con grupo en el Parlamento vasco, condenó la acción etarra de ayer.

ANV no obtuvo representación en el Ayuntamiento de Galdakao (Vizcaya), donde su lista fue anulada antes de los comicios, por lo que no se vio ayer en la necesidad de pronunciarse sobre el atentado en la corporación, cuya Junta de Portavoces aprobó por unanimidad una rotunda declaración de condena y de exigencia a ETA de su disolución definitiva y la entrega de las armas. Sí la tiene, en cambio (cuatro ediles), en Durango, donde no suscribió la condena por el atentado cometido el pasado 24 de agosto contra el cuartel de la Guardia Civil de esa localidad vizcaína, en la que resultaron dos agentes heridos.

En el caso de Batasuna, su negativa a condenar el atentado de Santa Pola -dos muertos por un coche bomba, el 4 de agosto de 2002-, el primero que cometió ETA después de la aprobación de la ley de Partidos, tuvo un papel clave en su ilegalización.

Aquel silencio, unido a otros comportamientos y actividades de la formación abertzale, hasta un total de 20, que incluyeron amenazas a representantes de partidos no nacionalistas y manifestaciones de apoyo a etarras llevaron al Tribunal Supremo a decidir su disolución. La Fiscalía de la Audiencia Nacional señaló el lunes que la reciente operación policial contra la cúpula de Batasuna no arrojó "datos de peso" para actuar contra ANV. En la abundante documentación incautada no hay, al parecer, indicios suficientes para probar la vinculación entre la formación ilegalizada y el histórico partido nacionalista.

En manos de la Fiscalía están en este momento dos indicios. Uno es el resguardo de una transferencia bancaria de ANV, por 231 euros y atribuida a "gastos de julio", hallada en el piso de una de las dirigentes de Batasuna encarceladas. El otro es un documento en el que se afirma que Batasuna y ANV "son, hoy por hoy, las dos organizaciones políticas de la izquierda abertzale", cada una con "su personalidad propia, su función y su responsabilidad" dentro del movimiento.

El auto de prisión por el que el juez Baltasar Garzón encarceló el domingo a 17 dirigentes de Batasuna alude a la vocación "fagocitadora" de todo el espectro independentista vasco y señala que esa tendencia de la formación ilegalizada, "bajo los auspicios de ETA" puede producir efectos en otras organizaciones a las que "eventualmente puede colonizar". Respecto a ellas, añadía el magistrado, podrá actuarse "cuando haya indicios bastantes para ellos, pero no antes".

ANV, cuya disolución viene exigiendo el PP casi desde que se anunció su concurrencia electoral, que ha reactivado tras el fin de la tregua en junio, está así bajo escrutinio de la Audiencia Nacional, según señaló ayer el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo. "En lo que se refiere a actuaciones especiales en torno al mundo de ANV, el ministerio [de Justicia] no para de ordenar su juego y, en el momento en el que la jugada lo aconseje, se den las condiciones y existan pruebas que nos permitan ir a los tribunales, ocurrirá lo que tenga que ocurrir", aseguró el titular del departamento en una rueda de prensa en Madrid.

Bermejo abundó que "las fichas están ahora en una partida en la que el ministerio no está. Están ahora en la Audiencia Nacional y la partida es una partida judicial e intervienen los jueces y los fiscales". Con todo, dejó claro que los servicios jurídicos del Estado estarán "muy atentos" a los pasos que den ahora tanto ANV como EHAK. Tanto ANV como el grupo de EHAK en la Cámara vasca han dejado ver que albergan inquietud por su futuro, mientras el resto de formaciones e instituciones les pedían ayer, con más o menos matices, la condena de lo ocurrido.

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, en una conferencia de prensa en su departamento. / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana