Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat prohibirá fumar en bares y restaurantes en que se manipulen alimentos

El director general de Salud dice que el nuevo decreto desarrollará la ley actual

La Generalitat anunció ayer que trabaja en un decreto para prohibir el tabaco en los bares y restaurantes en los que se manipulen alimentos. Por ejemplo, un bar que tiene una plancha en la que se calientan bocadillos. El decreto, en el marco de la legislación actual, pretende garantizar que la manipulación de alimentos se haga en ambientes sin humo y se apoya en la norma que regula las condiciones de manipulación de alimentos. El director de Salud Pública, Antoni Plasència, afirmó ayer que este decreto sólo quiere desarrollar la normativa actual.

La difícil relación entre humo y alimentos. Ésa es la oportunidad que ve la Generalitat. El Departamento de Salud ha tomado la decisión de impulsar el decreto después de los buenos resultados obtenidos en unos estudios elaborados por el propio Departamento y el Instituto Catalán de Oncología.

Según un primer estudio realizado entre profesionales de la hostelería y la restauración, en el primer año y medio de aplicación de la Ley del Tabaco ya se han logrado beneficios para la salud, por ejemplo, entre los trabajadores han disminuido los problemas respiratorios y se ha reducido la presencia de nicotina en sangre. El director de Salud Pública ha manifestado que también se ha reducido el número de casos de infarto miocardio en la región sanitaria de Barcelona. Durante el año pasado, bajó hasta el 11,5% el número de infartos de miocardo agudos, cuando la tendencia era sólo un descenso del 5%. Plasencia afirmó ayer que no se pretende ir más lejos de la ley actual, sino que "el decreto nos debe ayudar en el desarrollo de la norma".

El Gremio de Restauración de Barcelona informó ayer de que desconocía los planes del Departamento de Salud.

Menos de 100 metros

La ley del tabaco fue aprobada en enero de 2006 bajo la tutela de la entonces ministra de Sanidad, Elena Salgado. No es la primera vez que Cataluña se manifiesta partidaria de prohibir el tabaco. El departamento ha insinuado en varias ocasiones la posibilidad de ir más allá y prohibirlo en los locales de restauración de menos de 100 metros cuadrados en los que ahora se puede fumar. Pocos meses después de la entrada en vigor de la ley, la consejera de Salud, Marina Geli, declaró a este diario: "El tabaco se debería haber prohibido en los locales de menos de 100 metros".

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, se manifestó partidario el pasado mes de agosto de prohibir en un futuro el tabaco en todos los bares y restaurantes. Soria aseguró entonces que "hacen faltan medidas más restrictivas". El ministro dijo que la ley ha resultado muy útil ya que "ha disminuido sensiblemente el consumo" de tabaco [la venta ha caído el 3% en año y medio] y, sobre todo, el tabaquismo pasivo. Por eso, Soria afirmó que hay que "ser realistas", y que la prioridad inmediata del Gobierno será impulsar campañas de prevención e información, así como investigaciones sobre los efectos nocivos del tabaquismo.

El mundo laboral es el que más se ha adecuado a la norma, mientras que algunas discotecas y locales de ocio siguen al margen de la ley. Muchos de los bares de menos de 100 metros cuadrados -que tenían la opción elegir ser o no lugares con humo- optaron por el tabaco. Los locales de más de 100 metros cuadrados tienen, desde hace justo un año, la obligación de acondicionar zonas libres de humo, pero sólo un 40% lo hace adecuadamente

En Cataluña, 3 de cada 10 personas mayores de 15 años son fumadoras, pero aproximadamente el 48,4% -unos 835.000 fumadores- quieren dejar el tabaco. La mayoría tienen entre 15 y 44 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de septiembre de 2007