Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Inquietud en los mercados

La crisis afecta al quinto banco hipotecario británico y vuelve a sacudir las Bolsas

La crisis financiera de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos domina a los mercados. Cualquier asunto relacionado con ella, lleva a las Bolsas casi a la histeria. Ayer se despertaron con la noticia de que el Banco de Inglaterra tuvo que acudir al rescate de un banco británico, el Northern Rock, por sus problemas de liquidez. Las consecuencias fueron inmediatas caídas en los parqués de toda Europa, pese a que Tokio había cerrado ganando casi dos puntos.

Los mercados europeos viven otra jornada de descensos que afectaron sobre todo a entidades financieras y constructoras

Los ahorradores hacen largas colas ante las oficinas de la entidad para intentar recuperar sus depósitos

El Banco de Inglaterra tiene que acudir al rescate de Northern Rock, que sufre una falta de liquidez y se desploma en Bolsa

La City de Londres vivió un día de nervios. El Banco de Inglaterra había anunciado la noche anterior que ha tenido que salir en rescate de la quinta entidad hipotecaria del país debido a la falta de liquidez de la entidad. La crisis financiera ha afectado directamente a los bancos británicos especializados en el mercado hipotecario y ha provocado el pánico entre los ahorradores, que formaron largas colas en las oficinas del Northern Rock para intentar retirar sus depósitos.

La intervención, que tuvo el apoyo del canciller del Exchequer (ministro del Tesoro británico), Alistair Darling, se produjo apenas un día después de que el gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, advirtiera de que la autoridad emisora no acudiría al rescate de entidades que estuvieran prestando dinero de manera irresponsable. El pasado 3 de septiembre, Barclays se vio obligado a recurrir al sistema de emergencia del Banco de Inglaterra y tomar prestados el equivalente a 2.100 millones de euros por problemas de tesorería, pero dejó claro que se trataba de una cuestión puntual y no el reflejo de un problema más profundo de falta de liquidez.

No es el caso del Northern Rock. Con sede en Newcastle e implantado sobre todo en el norte y el noreste de Inglaterra, esta entidad no basa su sistema crediticio en los depósitos de sus clientes. Su modelo de negocio consiste en recurrir al mercado a comprar dinero que luego presta a un interés superior en forma de hipotecas. Este sistema se basa en la liquidez del mercado y por lo tanto con problemas en un momento en que la desconfianza generada por la crisis hipotecaria de este verano en Estados Unidos ha contraído la liquidez del mercado y encarecido el precio del dinero.

El Northern Rock empezó en agosto a tener problemas para encontrar dinero en el mercado. Aunque ya endureció entonces su política de concesión de créditos, esta semana ha estado a punto de no poder cumplir con sus obligaciones y se ha visto obligado a acudir al Banco de Inglaterra. El banco emisor ha ido al rescate del banco, poniendo a su disposición la liquidez que necesita pero a un precio que penaliza a la entidad. Según sus directivos, el Northern Rock no necesitó ayer utilizar esa línea de liquidez.

Caída superior al 20%

El banco de Newcastle se desplomó nada más abrirse la bolsa de Londres. Tras abrir cayó más de un 20% por debajo del cierre del día anterior. Cerró la jornada con una caída de 201 peniques equivalente a un desplome de 31,5 puntos. Las acciones del Northern Rock, que en febrero pasado se cotizaban en torno a los 1.250 peniques, valían 639 peniques el jueves por la noche y tan solo 438 peniques al cierre de ayer. En la City se especulaba con que la entidad acabe siendo adquirida por la competencia, especialmente si el precio sigue bajando.

A pesar de que la dirección del banco intentó calmar a sus clientes subrayando que el Banco de Inglaterra acudió al rescate porque la entidad tiene un plan de negocio que asegura su viabilidad, el desplome provocó el pánico de los ahorradores y largas colas ante sus oficinas de clientes que intentaban recuperar sus ahorros. La autoridad financiera sólo garantiza el 100% de los depósitos en las primeras 2.000 libras (2.720 euros). Hasta 33.000 libras (45.000 euros) la garantía es del 90% del depósito y para cantidades superiores la garantía de reembolso tiene un tope de 31.700 libras (43.120 euros).

La crisis del Northern Rock arrastró a la baja el índice FTSE100, que se contrajo un 2,56% al cierre. Los bancos hipotecarios fueron los más afectados: Bradford & Bingley cayó un 7,7%, Alliance & Leicester un 6,9% y HBOS un 3,6%. Barclays, cuyos accionistas aprobaron ayer la OPA sobre ABN Amro, cayó un 3,09%, pero HSBC subió un 1,5%. A pesar de que las autoridades británicas dejaron claro que operaciones como la de ayer sólo tienen como objetivo ayudar a entidades con problemas de liquidez y no con problemas de solvencia, la libra esterlina también se vio arrastrada por la incertidumbre generada por la crisis del Northern Rock: se contrajo un 0,4% frente al euro, cayendo a 0,6891 libras por euro, su nivel más bajo en los últimos 14 meses, y retrocedió también un 0,3% frente al dólar hasta los 2,0160 dólares por libra.

La necesidad de que el Banco de Inglaterra haya tenido que acudir al rescate de una entidad británica cruzó pronto el Canal de la Mancha y contagió al resto de mercados europeos. Sobre todo a los españoles, que durante el último mes han mostrado mayor debilidad que sus homólogos europeos. Basta con ver que entre el lunes y el viernes todos los grandes índices del Viejo Continente han avanzado posiciones excepto el Ibex 35, que ha perdido un 0,09%.

El índice selectivo español lideró las caídas en Europa al perder un 1,54%. Un punto más que el DAX alemán que retrocedió un 0,51% o el CAC 40 parisino (-0,49%). Entre tanto, Nueva York tras una apertura a la baja, se recuperó y conservó lo ganado el día anterior.

China sube los tipos

China, entre tanto, demostró ayer que su economía tiene problemas muy distintos de los del mundo occidental. El Banco Central de China anunció una subida de los tipos de interés para frenar la inflación y el exceso de liquidez, informa Efe. Esto indica que su principal problema está mas cerca del calentamiento económico que de la temida desaceleración en Estados Unidos y Europa.

Esta subida de tipos en la quinta en lo que va de año. El Banco Central chino decretó la última el 22 de agosto. Con este nuevo movimiento, el precio del dinero en el gigante asiático queda en el 7,29%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de septiembre de 2007