Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro luso respalda a la policía en el 'caso Madeleine'

La fiscalía pide que se aprehenda el coche alquilado por los McCann

José Sócrates, el primer ministro de Portugal, declaró ayer a EL PAÍS que tiene "total confianza en el trabajo realizado por la policía portuguesa" en el caso Madeleine. Sócrates respalda la actuación de la policía en "un caso muy difícil", que califica de estrictamente "policial" pero no político. "La policía ha dado lo mejor que tiene para descubrir lo que le ha ocurrido a la pequeña", dijo el primer ministro, quien considera que "el deber de los políticos es limitarse a no alimentar el folletín".

Mientras tanto, la investigación llegó ayer a la esfera del ministerio público, que a su vez pasó el dossier al juez de instrucción para que éste solicite la aprehensión de un "objeto importante", que se supone es el coche alquilado por los McCann. El fiscal general, Pinto Monteiro, aclaró que las pesquisas no han terminado todavía, y nombró un fiscal especial, Luís Bilro Verão, para ayudar a decidir si son necesarias nuevas medidas cautelares y, en su caso, solicitar "la cooperación internacional" con las autoridades británicas. La fiscalía deberá pronunciarse en diez días sobre las nuevas diligencias y medidas a tomar.

La burocracia y la jerga judicial han hecho aparición en el caso, pues, y es difícil decir si eso será una buena noticia para los McCann. Ayer, la cadena británica Sky News contribuyó a la confusión general al informar de que el fluido -y no la sangre- hallado por los perros de la policía británica en el maletero del coche alquilado por la familia McCann es compatible con el ADN de Madeleine en un 88%. "No confirmo noticias publicadas en la prensa", dijo escueto el portavoz de la policía, Olegario de Sousa.

La tesis de la policía portuguesa, dijeron fuentes de la policía a este diario, sigue inmutable en medio del caos informativo. Su teoría es que Maddie murió accidentalmente la noche del 3 de mayo en el Ocean Club, y que sus padres y amigos, "muchos de ellos médicos con influencias y una buena posición social", decidieron esconder el cadáver para evitar un escándalo o por miedo a no ser creídos.

La policía, afirmó además Sky, encontró también en el maletero del coche una gran cantidad de pelo de Madeleine; "tanta, que tiene que proceder directamente del cuerpo y no de una manta o una prenda de ropa", dijo la cadena, que atribuyó las revelaciones a "mandos policiales" que "informaron a periodistas portugueses".

La semana pasada, el portavoz de la policía judicial, Olegario de Sousa, comentó que estaban "muy satisfechos" con los avances parciales de los análisis enviados por el laboratorio de Birmingham; ese avance incompleto, filtrado primero a Jornal de Notícias y luego a Correio da Manhá, decía que los restos hallados en el coche eran compatibles con el ADN de Madeleine, en el primer caso con casi el 100% y en el segundo con el 80%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de septiembre de 2007