Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy no logra frenar la división en su partido por la candidatura de Gallardón

El secretario del Grupo Popular acusa al alcalde de Madrid de "falta de respeto y educación"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, no logró frenar ayer la polémica abierta en su partido en torno a la eventual candidatura a diputado de Alberto Ruiz-Gallardón. Al contrario, la ambigüedad de Rajoy, quien dijo que tomará una decisión "cuando se convoquen las elecciones", propició nuevas críticas al alcalde de Madrid, incluida la del secretario general del Grupo Popular, Jorge Fernández Díaz, quien le acusó de "falta de respeto" y "de educación". El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, se preguntó "por qué hay personas que no quieren que los mejores participen en las elecciones generales".

El presidente del PP dice que decidirá "cuando se convoquen las elecciones"

"¿Por qué hay gente que no quiere a los mejores en las elecciones?", se pregunta el vicealcalde

En una entrevista concedida a la agencia Europa Press, Rajoy se zafó como pudo de las preguntas sobre la inclusión del alcalde de Madrid en su candidatura para las próximas generales. Tras agradecer la "disponibilidad" de Ruiz-Gallardón, de quien dijo que "es un gran alcalde de Madrid", alegó que la composición de las listas no constituye "una gran preocupación de la mayoría de los ciudadanos" y se quejó de que se le plantee este asunto cuando nadie le pregunta al presidente José Luis Rodríguez Zapatero quién va a ser el número dos de su lista.

Rajoy aseguró que decidirá cuando se convoquen las elecciones, "que será en enero si se celebran en marzo" de 2008. "Tomaré la decisión que me parezca más sensata, siempre escuchando a la gente", insistió. "Mi obligación es escucharles a todos, sobre todo a las personas inteligentes y que tienen conocimiento de causa".

Rajoy fue ayer mucho más cauto que en mayo pasado, cuando se mostró muy distante con el alcalde de Madrid, quien planteó por vez primera su deseo de formar parte de la lista del PP al Congreso. "Gallardón podría ser un buen número dos, pero hay muchos otros", dijo entonces.

El presidente del PP pudo escuchar ayer mismo nuevas declaraciones de dirigentes de su partido sobre este asunto. Y en un tono cada vez más agrio. El secretario general del Grupo Popular en el Congreso, Jorge Fernández Díaz, llegó a decir que la insistencia del alcalde de Madrid en postularse para diputado "suena a falta de respeto" y "de educación" hacia Mariano Rajoy, informa Efe.

"Alegar que el alcalde de Madrid aportará el voto moderado que el PP necesita es tanto como decir que el PP es un partido radicalizado. Eso está bien que lo diga el PSOE, pero no está bien que se diga desde nuestras filas", continuó Fernández Díaz.

El dirigente popular agregó que el PP es un partido "moderado en las formas", pero con convicciones "firmes y sólidas", aunque algunos, agregó, sin citar a Gallardón, "confunden la moderación con el relativismo".

Fernández Díaz consideró "reiterativo" que Gallardón haya vuelto a plantear su disposición para ser diputado y señaló que, según los estatutos del PP y la Constitución, lo "razonable" es que los alcaldes y dirigentes autonómicos que quieran un escaño en las Cortes lo ocupen en el Senado y no en el Congreso.

En este punto coincidió con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien apenas disimula su animadversión hacia el alcalde. Aguirre pasó formalmente sobre el tema, pero a la vez dejó clara su postura al recordar que a ella le parece "muy bien" todo lo que diga el secretario general de los populares, Ángel Acebes, sobre esta cuestión. Acebes, declaró el día anterior que "no es el momento, ni interesa al PP", hablar de las aspiraciones de Gallardón: "La selección de candidatos para el Congreso y el Senado no se ha abierto dentro del PP".

El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, insistió en las críticas. Preguntado sobre la posibilidad de que Gallardón atraiga el voto moderado, Pujalte replicó: "Nadie puede atribuirse las esencias de nada, porque las esencias de un partido de centro y moderado las hemos construido entre todos", informa Servimedia.

El presidente de los populares en Vizcaya, Antonio Basagoiti, se sumó a la consigna oficial del PP y señaló que Gallardón debe atenerse "a los tiempos que marque Rajoy". Además, señaló que parece que el alcalde de Madrid "se sube al tren antes de que haya salido", declaró a Radio Euskadi.

La respuesta al aluvión de críticas más o menos moderadas llegó por parte del vicealcalde de Madrid y mano derecha de Gallardón, Manuel Cobo, quién afirmó que Gallardón está entre los políticos del PP capaces de atraer voto. "En el próximo mes de marzo se jugará un partido trascendente para todos los españoles, para el PP y Mariano Rajoy, uno de esos partidos donde te juegas tanto que es necesario contar con los mejores". Según Cobo, Gallardón es una de esas personas "que pueden aportar experiencia y capacidad para ganar".

Cobo no abandonó el símil deportivo y se mostró "seguro de que Rajoy tendrá la capacidad de hacer la alineación sin que nadie se la dicte desde fuera" y se preguntó "por qué hay personas que no quieren que los mejores participen en las elecciones". "No sé qué intereses les mueven, pero cada vez que Alberto Ruiz-Gallardón hace la más mínima declaración se ponen muy nerviosas", añadió. Para Cobo, el anuncio del alcalde "es lógico, coherente y nada nuevo".

Por otra parte, Rajoy consideró posible un Gobierno del PP con ministros catalanes. "Estoy dispuesto a llegar a acuerdos con otras fuerzas políticas, pero nunca trituraré mis convicciones" y añadió: "Nosotros ya hemos gobernado en coalición con partidos nacionalistas", declaró en una entrevista al Diari de Girona.

Sobre el futuro de Rodrigo Rato y su posible vuelta a la política nacional cuando deje definitivamente la dirección del Fondo Monetario Internacional, el líder popular señaló que Rato no quiere volver a la política: "Él ha manifestado públicamente y también me lo confirmó personalmente, que no quería seguir en la política; pero en cualquier caso, es una persona muy valiosa que está aquí y con la que a todos nos gustaría contar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de agosto de 2007