Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Tomás Gómez | Secretario general del Partido Socialista de Madrid | El cambio del PSM

"Estamos a años luz de la gente"

La cuenta atrás del PSOE para intentar recuperar el poder en Madrid ya en las generales del año próximo comenzó ayer. Así lo manifestó el nuevo secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, regidor de Parla y el alcalde más votado de España. En la clausura del congreso que le dio un respaldo masivo, prometió trabajar con "humildad y tesón" y ejercer una oposición "sin crispaciones". Para ello cuenta con una nueva ejecutiva sin familias.

Tomás Gómez (Enschede, Holanda, 1968) habla casi a cámara lenta por culpa del sueño. Lleva 48 horas sin dormir. En ese periodo ha reemplazado a Rafael Simancas como secretario general de los socialistas madrileños y ha configurado su ejecutiva regional. También le ha dado tiempo a abrazarse con su "referente", el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a planificar su agenda para el lunes y a desgranar algunos de los cambios que quiere impulsar "hacia dentro y hacia fuera". Entre ellos, convertir el PSM en un partido "simpático". En un agosto sin vacaciones, diseñará con su equipo la "hoja de ruta" para recuperar, ya en las elecciones generales del año que viene, el granero de votos socialistas que antaño fue Madrid.

"La crisis ha tenido que ver con la forma que hemos tenido de hacer política. En el congreso hemos enterrado un modo de hacer las cosas"

"Esperanza Aguirre es una mujer compleja. Es inteligente, lista y visceral, pero también muy ambiciosa y a veces poco reflexiva"

Pregunta. Parece que tiene mucha tarea por delante. El PSM tiene unos 23.000 militantes en una región de seis millones y medio de ciudadanos. ¿No le parecen pocos?

Respuesta. Poquísimos. El partido está lejos de la gente. Hay que hacerlo más atractivo, más simpático. Hay que duplicar los militantes.

P. ¿Por qué resulta antipático?

R. Eso debemos reflexionarlo en breve. Las elecciones no las hemos perdido en semanas, en meses, ni en un año. No gobernamos desde hace mucho... Cada vez gobernamos en menos municipios, tenemos menos concejales, hay menos porcentaje de voto. Hay que reflexionar y trabajar con nuevas técnicas. La crisis ha tenido mucho que ver con la forma de hacer política de esta organización. En este congreso se ha enterrado un modo de hacer las cosas y ha nacido un nuevo socialismo madrileño, por lo menos en lo interno.

P. ¿Se han acabado entonces las famosas familias?

R. Hemos enterrado que el partido no funcione a través de cuotas de poder, pero no con formas de pensamiento diferentes. Éste siempre ha sido un partido plural. Y eso es bueno.

P. ¿Le han dado la espalda a los ciudadanos?

R. Hemos estado hablando de los asuntos en los que nos cocemos en el partido y estamos a años luz de la gente.

P. Usted no es diputado. ¿Será un inconveniente?

R. Es una ventaja. El problema de Simancas es que se lo comieron los despachos. Yo quiero sacar a los políticos a la calle.

P. ¿Entonces no renunciará a su cargo de alcalde?

R. No. Hay una cosa que está por encima de todo: mi palabra. Es mi único patrimonio.

P. ¿Será el candidato en 2011?

R. Hay unas generales por medio y un congreso ordinario en un año. Además, yo defenderé que haya unas primarias.

P. ¿Es posible borrar la imagen de partido en declive y perdedor del PSM?

R. Yo creo que los militantes ya lo han empezado a hacer. La campaña a secretario general se podía hacer de dos maneras. O recabar apoyos y pactar, como se ha hecho históricamente, o recorrer todas las agrupaciones. Yo he decidido hacer esto último.

P. Usted habla de terminar con la crispación. ¿Qué clase de oposición le hará a Aguirre?

R. Hay cosas que hace bien y otras mal. Yo no voy a criticar todo lo que haga. Sólo lo que considere que es malo. Como la ley de modernización, que es una auténtica chapuza.

P. ¿Cuáles son los tres problemas más graves de la región?

R. Madrid tiene que gestionar mejor su sanidad, su educación... Pero sobre todo tiene un problema con la vivienda. Luego está la inmigración. Puede suponer más riqueza y calidad de vida para el país, pero hay que resolverlo bien. No es el caso.

P. ¿Qué opinión le merece Esperanza Aguirre, en lo político y en lo personal?

R. Aguirre es una mujer compleja. Inteligente, lista y visceral. También muy ambiciosa, aunque creo que a veces es poco reflexiva. La respeto y reconozco su valía política.

P. ¿Lo peor del PP madrileño?

R. La confrontación. Eso sólo la beneficia a ella en sus pretensiones de cargarse a Rajoy. Por eso tiene enfrentamientos con sus propios alcaldes. Eso la lleva a no colaborar con el Gobierno en cuestiones como la igualdad o la violencia de género. Luego creo que Madrid requiere más calidad democrática. Por ejemplo, en los medios públicos.

P. Ha hablado de un pacto sanitario.

R. Madrid es un zoológico en el modelo sanitario. Conviven hospitales tradicionales, fundaciones, empresas públicas, conciertos, nuevos modelos de concesión. No hay ninguna comunidad que tenga esta diversidad.

P. Dicen de usted que no tiene un perfil ideológico muy definido.

R. Yo soy práctico y heterodoxo. Quiero lo mejor y lo más rápido para los ciudadanos.

P. ¿Qué piensa de la bajada de impuestos anunciada por Aguirre?

R. No soy ortodoxo. Todas las bajadas de impuestos no son malas. Aunque no digo que sea así.

P. ¿Qué va a hacer mañana?

R. Dormir, por supuesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de julio de 2007