Buen dice que deudas de Irún se pueden cobrar por la "torpeza" de sus titulares

El secretario general del PSE guipuzcoano, Miguel Buen, afirmó ayer que algunos expedientes que fueron declarados insolventes en la presunta estafa de la Hacienda de Irún han perdido su prescripción debido a la "torpeza" de sus titulares, por lo que instó a la Diputación guipuzcoana a cobrar las deudas condonadas. El dirigente socialista se refería, sin citar a ninguna persona, al caso de Maite Moneo, la esposa del miembro de la ejecutiva guipuzcoana del PNV Luis María Bandrés, que trató de alcanzar un acuerdo con la Hacienda foral después de que estallara el escándalo de la oficina de Irún. "Algunos incluso han sido tan torpes que van a posibilitar que se haya interrumpido la caducidad de esos expedientes", dijo.

Buen aseguró que cuando se ponga en marcha la comisión de investigación en las Juntas Generales se conocerán "más datos" de este presunto fraude. Dijo poseer "información de carácter reservado" sobre algunos contribuyentes cuyas deudas fueron tramitadas por el ex director de la Hacienda de Irún José María Bravo, el principal imputado del caso. Buen ha remitido una carta al diputado general, Markel Olano, y al titular de Hacienda, Pello González, para que "se abstengan de regularizar la situación fiscal de ninguno de los titulares de los expedientes que están incursos en el procedimiento judicial". "Si la declaración de insolvencia es fraudulenta", porque así lo declara el juez, "automáticamente se interrumpe la prescripción", concluyó.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de julio de 2007