Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VERANO 2007

Las granjas de Wwoof promueven el trueque de manutención por trabajo

"Que quede claro; esto no es turismo barato. Es voluntariado", así define Chemi Peña al wwoofing, que acaba de estrenar su versión española.

Peña, informático de profesión, pero amante de la vida rural y ecológica, abrió en mayo la versión española de un movimiento que se inició en Inglaterra hace 30 años: gente que quiere vivir unas semanas en una granja ecológica, trabajando a cambio del techo y la comida. "Es un intercambio de voluntad, de confianza. No hay dinero de por medio", dice Peña. Sólo los 20 euros iniciales para subscribirse y acceder a todo el listado de granjas. La página se encarga de casar oferta con demanda, dar un carnet de socio con seguro de accidentes, resolver quejas y poco más.

En España ya hay 200 grajas que admiten a estos voluntarios, incluso con familias, por un mínimo de una semana. "Hemos heredado las granjas que ya estaban en la versión internacional. En el 80% son propiedad de extranjeros. Por eso se da el caso de familias de Estados Unidos que vienen a una granja española, y se pasan un mes en una comunidad anglosajona", dice Peña. "A mí me interesa más el tema del intercambio cultural, fomentar el intercambio entre gente diferente".

WWOOF ESPAÑOLA: www.wwoof.es WWOOF INTERNACIONAL: www.wwoof.org

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de julio de 2007