Selecciona Edición
Iniciar sesión
Reportaje:GENTE

Manolo Escobar cuelga su otro arte

El cantante expone en Zaragoza parte de su gran colección de pintura, su "vicio"

El coleccionista es muy conocido, pero lo es menos su afición. Manolo Escobar se confiesa "un vicioso del arte". Hasta el 2 de septiembre el monasterio cisterciense de Veruela (Zaragoza), muestra en su refectorio y su antigua cocina, 54 pinturas y una escultura del hombre que se ha pasado media vida gritando: "¿Dónde estará mi carro?".

El cantante suma en su colección más de 2.000 obras. No faltan los autores aragoneses Broto -con dos magníficos lienzos, Altar y Gran cascada-; un dibujo de Víctor Mira y otro de Saura. Tampoco la presencia del Equipo Crónica, Tàpies, Carlos Franco, Millares, Nagel, Cesepe, Sicilia, Antón Patiño, Navarro Walderberg, Menchu Lamas, Antón Lamazares, Campano, García Sevilla, Gordillo, Alcolea y Barceló.

Escobar mira extasiado su obra ya colgada. El galerista Miguel Marcos guió sus preferencias, pero nunca sus gustos. Para el comisario de la muestra, Fernando Castro Flores, en esa colección ecléctica hay de todo, "priman el color y el expresionismo", la corriente que ama el cantante.

"Lo que prima es mi gusto. Yo no compro nada si no me gusta. Hay en cada cuadro algo mío", dice Manolo Escobar. "Antes compraba tan compulsivamente que durante dos años dejé de hacerlo. Luego me dejé asesorar por expertos".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de julio de 2007