Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre muere de un infarto cerca de un centro de salud sin ser asistido por los médicos

Lunes a las nueve de la noche en el parque Pasillo Verde de San Martín de la Vega (15.000 vecinos, Madrid). Cecilio Montero -73 años, cinco hijos, toda la vida trabajando en el campo- sale a dar su paseo de jubilado cuando, de repente, se pone la mano en el pecho. Cae fulminado. Un infarto en el corazón, a 305 metros del centro de salud. Un vecino corre a ayudarle. Cecilio se ahoga.

Dos personas más corren al centro de salud a pedir ayuda a los médicos. Pero éstos, siempre según la versión ofrecida por la familia y denunciada por el PSOE de la localidad, no salen a socorrerle. "Dijeron que no podían salir porque el protocolo de urgencias les prohibía abandonar el puesto de trabajo", aseguró ayer Antonio Rincón, yerno de la víctima. El protocolo no existe: los médicos, ante una urgencia, tienen la obligación de salir del centro de salud.

Cecilio, mientras, está tirado en el parque. Se muere. Un vecino llama a la Policía Local, según el Ayuntamiento de San Martín de la Vega. "La policía, a la llamada de un particular, fue primero al parque y después al centro de salud a pedir a los médicos que acudiesen a socorrer al hombre", afirma las mismas fuentes. Una doctora y un ATS acuden al fin con la policía al parque. Han pasado 35 minutos desde que a Cecilio le falla el corazón. Sólo 15, según la versión de la Consejería de Sanidad. Los médicos le reaniman durante 40 minutos. También llega una ambulancia del Summa. Ya no hay nada que hacer y Cecilio muere.

Los familiares de la víctima están indignados. "Es una vergüenza que los médicos no saliesen inmediatamente del centro de salud a socorrer a mi suegro", denunció Antonio Rincón, su yerno. Los hijos del fallecido están pensando presentar una denuncia. "Es demencial que sólo se pueda atender de urgencias a la persona que pueda trasladarse por sí misma al centro de salud", agregó Víctor Cruz, portavoz del PSOE.

La consejería lo niega

La Consejería de Sanidad niega la versión de la familia. También la de la Policía Local de San Martín de la Vega. Una portavoz de Sanidad asegura que la distancia que hay entre el centro de salud y el parque donde murió Cecilio es de 800 metros y no de 305. "Acabo de hacer el recorrido con mi coche y son 305 metros", reitera el yerno de la víctima. Ochocientos metros o 300, lo cierto es que los facultativos no salieron de urgencia a socorrer a la víctima.

"Los médicos no salieron inmediatamente porque tenían que preparar el equipo de reanimación. Tardaron sólo 15 minutos en llegar", aseguró una portavoz de Sanidad. Sobre la llegada de la Policía Local al centro de salud, la portavoz afirmó que fueron los propios médicos los que llamaron a los agentes "porque el suceso ocurrió en un parque y necesitaban una dirección concreta a la que llegar". Fuentes municipales reiteraron que a la policía la llamó un particular y no un médico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de julio de 2007