ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 11 de julio de 2007
Reportaje:

El Musac se echa a la calle

No es un prostíbulo, como temían los vecinos, lo que se estaba instalando en su viejo matadero. Es una de las intervenciones artísticas con las que ha decorado la ribera del Órbigo el museo leonés, que este verano se expande

"¡El Ayuntamiento va a poner un puticlub con dinero del pueblo!". El rumor se extendió como la pólvora entre los indignados vecinos de Benavides de Órbigo (León) cuando vieron que el matadero en desuso era reformado y decorado con corazones, desnudos y un cartel luminoso que decía Club Matadero.

Al artista salmantino Enrique Marty se le escapa una carcajada cuando se entera de lo que piensan los lugareños sobre su última obra, encargada por el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (Musac). "¿En serio dicen que el Ayuntamiento ha puesto un puti? Bueno, pues espero que les guste el interior", bromea, con sonrisa pícara, poco antes de la apertura al público.

Durante tres semanas ha coordinado un taller de 11 jóvenes artistas para convertir el espacio en una revisión del show burlesque y cabaret. "Hemos creado un aire lúdico a la vez que inquietante: quería huir de lo que no me gusta de ese ambiente y dejar que el espectador interprete lo que está viendo", explica Marty, ante un dios de escayola con siete brazos que sostiene una botella, un puro habano, un libro y dos juguetes eróticos.

En la iglesia del siglo XI en Velilla de la Reina se combinan las ruinas con un ejemplo de vanguardia videográfica

Su intervención artística forma parte del proyecto Órbigo 2007 del Musac, que consiste en la exhibición gratuita de obras vanguardistas en espacios rurales poco habituados al arte contemporáneo. El matadero, la fábrica de lúpulo, la plaza del mercado o el lavadero comunal son algunos de los 11 enclaves elegidos en una comarca con cerca de 20.000 habitantes que quizá no visitarían las frías paredes de un museo.

"Hacer una exposición desvinculada de los vecinos no tenía sentido. Por eso hemos ocupado espacios del día a día, para que la gente pase delante sin el miedo a no entenderlo por ser vanguardia", comenta el comisario del proyecto, Carlos Ordás. La instalación global cuenta con un presupuesto de casi 100.000 euros, cofinanciados por el Musac, las juntas vecinales y la Asociación 7º Centenario del Mercado de los Jueves, que propuso el proyecto como forma de reactivar el turismo en una zona que hasta ahora no tenía atractivos turísticos para los visitantes.

Raquel, Eduardo y Arturo son tres de los estudiantes de Bellas Artes que han participado en el matadero "bendito" de Benavides, donde nunca se ejecutó una sola res por un cambio de normativa que lo dejó obsoleto antes de empezar a funcionar. Como artistas propusieron El despacho del proxeneta: un espacio contiguo a la habitación dispuesta para el sexo, donde el chulo fuma ante un montón de cocaína, con la imagen de una felación pintada en la pared.

Arte y provocación

"Nuestra idea era poner una bandera, para resaltar el carácter fascista-explotador de la escena, pero no nos dejaron por si ofendía a alguien. Es curioso: podemos pintar sexo explícito junto a dibujos de menores, pero no ironizar sobre ciertas cosas", afirma Raquel. Y, con un guiño, añade: "Al final pusimos tres periódicos en cuyas portadas aparecía la exaltación de esa bandera".

El recorrido por cada habitación del nuevo club no deja a nadie indiferente: a los pezones pintados sobre viejos grifos de la pared se añaden murales con todo tipo de filias, como la relación especial entre Tarzán y Chita, o un cuerpo colgado del techo rodeado de frases bíblicas.

La fiesta inaugural -con show en directo y espectáculo de drag queens- se celebró el pasado fin de semana con un éxito abrumador. Los vecinos (cerca de 1.200 sólo en la tarde del domingo, según el Musac) por fin podían entrar libremente para saciar su curiosidad. No encontraron strip-tease ni barra americana, como temían: sólo pinturas y esculturas. A Josefina Serrano, de 56 años y natural del pueblo, no le disgustaba ver tantos desnudos: "Pensábamos que era un club de alterne, pero ahora vemos que no. Personalmente, no me molesta todo esto, porque lo que han hecho es acercar el arte a un sitio distinto. Y si Murillo pintaba vírgenes, pues estos artistas pueden pintar otras cosas que no sean vírgenes, ¿no?". En su caso, el objetivo del Musac se había cumplido.

Otro escenario artístico se encuentra en el lavadero de la misma localidad, donde todavía se reúnen las mujeres a lavar la ropa mientras charlan. Durante julio y agosto, uno de los temas de conversación será 100 obras de arte imposibles, de Dora García: 100 frases suspendidas sobre el agua con olor a jabón casero que proponen extrañas piezas artísticas como "reproducir la luz del sol" o "almacenar el propio aliento". María José Delgado lleva muchos de sus 52 años frotando la colada en el agua fría de ese mismo lavadero. Los carteles recién instalados suponen una distracción cuando acude a limpiar una enorme colcha y no encuentra a nadie con quien hablar. "Claro que me gusta lo que han puesto aquí, pero, ¿lo han hecho los mismos que el matadero y la panera?", pregunta con cierto escepticismo.

En la vieja panera donde se procesaba el trigo de la zona, el Musac ha instalado la videocreación Supersubjektiv, de la suiza Pipilotti Rist. Escenas oníricas, coloristas y casi hipnóticas se acompañan de una repetitiva banda sonora. Todo el conjunto probablemente necesitará un cartel explicativo sobre el universo de Rist, aunque está previsto que los visitantes acudan con guías informativas repartidas gratuitamente en el Musac y la plaza del Mercado. "Hemos editado una guía detallada con la propuesta de un viaje artístico y explicaciones de cada artista y su obra. Es una sugerencia de recorrido que llevaría un día entero, desde Velilla de la Reina por la mañana a Benavides por la tarde, visitando los seis pueblos que tienen alguna exposición", describe Ordás.

La iglesia del siglo XI de Velilla, por ejemplo, combina sus ruinas con vanguardia videográfica en Tetsuo Bound to fail, de Sergio Prego, pionero en los años noventa del ahora conocido efecto Matrix.

El horario de las exposiciones -abiertas hasta septiembre- coincide con el museo: de diez de la mañana a dos de la tarde y de cuatro de la tarde a nueve de la noche, de lunes a domingo. Salvo lugares como la plaza del pueblo, donde se puede contemplar las 24 horas el cartel luminoso del artista Fernando Sánchez-Castillo con un mensaje provocador: "Vivo sin trabajar".

El recorrido propuesto en la guía incluye ejemplos de la "vanguardia inquietante", como la exposición (Des)Ubicados en el Centro de Telecomunicaciones Los Ocho Caños, donde Txomin Badiola, Ixone Sádaba y Biel Capllonch, entre otros, ofrecen fotografías y esculturas que se enfrentan a ciudades inhóspitas. Un buitre que arrastra un cuerpo humano por el suelo o superhéroes que observan (y dejan) boquiabiertos al espectador.

Videovanguardia para Estambul y Benicàssim

Las paredes del Musac se han quedado pequeñas para simultanear exposiciones. Por eso la pinacoteca estará presente en dos escenarios externos durante el verano, a través de videocreaciones. El nuevo Museo de Arte Contemporáneo de Estambul, Santralistambul -que abre oficialmente en septiembre-, presenta desde hoy y hasta el 30 de julio una preinauguración con la vanguardia europea del vídeo. Las tres colecciones seleccionadas son el Centro Georges Pompidou de París, el ZKM de Alemania y el Musac. "Es un honor participar en esta muestra, sobre todo porque somos un museo muy joven y nos han situado junto a los grandes. Además, ocupamos la mayor parte del espacio con 900 metros cuadrados, porque presentamos más videoproyecciones", explica Rafael Doctor, director del Musac. Entre los 14 artistas de su muestra, titulada Un viaje interpersonal, se encuentran Pipilotti Rist, Kimsooja, Pierre Huyghe y Shoja Azari.

Por otra parte, del 19 al 22 de julio, las pantallas del Festival FIB de Benicàssim proyectarán ante el público masivo una selección de vídeos con temas como la creación de los símbolos pop o una crítica del mercado del arte. Además, durante esos días seis fotógrafos de la talla de Massimo Vitali o Cristina García Rodero retratarán el estilo de vida del festival como "romería del siglo XXI". Las fotografías se reunirán en un libro de gran formato y se expondrán a principios de 2008 en el Musac.

Fotografía perteneciente a la serie Citerón (2003), de Ixone Sádaba, que reflexiona sobre la tragedia humana en la exposición colectiva (Des)Ubicados, en Benavides de Órbigo.

Imagen de la serie Ciudad de nadie (1996), deTxomin Badiola, que retrata a superhéroes de estética rave.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana