CUATRO CLAVES DE LA EVOLUCIÓN DE LOS SUELDOS | 3

La deslocalización, amenaza a la vez que oportunidad

"Desde luego la globalización permite a las empresas sustituir con mayor facilidad el trabajo nacional con el extranjero; les permite encarar con mayor flexibilidad cambios de precios", observa Jon Messenger, investigador de la Organización Internacional del Trabajo. "Frente a ese fenómeno, el poder contractual de los trabajadores podría debilitarse. Por ejemplo, la OCDE ha subrayado que 'los trabajadores pueden haber tenido que hacer concesiones en los sueldos y en las condiciones de trabajo para mantener el empleo'. Este fenómeno nos preocupa, pero son necesarios más estudios para entender su tamaño y cómo encararlo".

Pero Florence Jaumotte, analista del FMI y principal autora del estudio La globalización del trabajo, apunta que el traslado de las actividades productivas a otros países "es todavía un fenómeno menos grande de lo que se piensa, si se compara con el tamaño de las economías". Y, según ella, la integración global no sólo representa una amenaza para el empleo en los países desarrollados, sino también un estímulo, "como oportunidad para mayores exportaciones, y condición para una mayor eficiencia de las empresas". En algunos casos, concluye Jaumotte, los países en desarrollo crean empleo en los desarrollados, "por ejemplo, pidiendo servicios en sectores como el financiero".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de julio de 2007