ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 6 de julio de 2007
Crónica:Fútbol | Copa América

"Si los volantes no suben más, Brasil no funcionará"

Baptista explica las causas del mal juego de una de las selecciones favoritas

Puerto de la Cruz 6 JUL 2007

Julio Baptista (São Paulo, 1981) manifestó ayer su preocupación por un asunto que tiene angustiados a sus compatriotas pese a la victoria ante Ecuador (1-0): ¿Por qué a Brasil le cuesta tanto hacer goles? Señalado por Dunga para ocupar la media punta, el jugador del Madrid, cedido en el Arsenal, ofrece explicaciones inauditas tratándose de un equipo que siempre se caracterizó por la opulencia. Primero, dice, el centro del campo necesita compenetración. Segundo, faltan dribladores, hombres que desborden por afuera.

"Jugar con tres medios centro puede ser bueno o malo", asegura. "Para que funcione nos tenemos que mover más y mejor. Sobre todo cuando tenemos la posesión. Si cuando sacamos la pelota los volantes no se descuelgan más, si no achican más hacia arriba para que podamos juntarnos los delanteros con los centrocampistas, entonces el esquema no funcionará. Si los centrocampistas no suben y tocan de primera, más rápido, entonces los delanteros nos quedamos muy aislados".

"No es sencillo marcar si los rivales defienden con ocho o nueve hombres por detrás del balón"

más información

La reflexión de Baptista agita el debate más acuciante en el entorno del equipo. La decisión de Dunga de jugar con tres medios centros se remonta a sus inicios en el cargo. El esquema de 4-3-3, sin embargo, no parece responder al perfil de la plantilla que tiene a su disposición. Tras enfrentarse a México con Gilberto Silva, Mineiro y Elano, con Diego de enganche, mudó a una versión sin Diego, que también fracasó. Contra Ecuador, mandó a Elano al banquillo y dio salida a Josué, con Baptista por delante. Baptista asegura que debe ofrecerse para dar una salida a los tres volantes. Y advierte que conviene que lo acompañen más porque, de lo contrario, son predecibles. "Yo estoy contento porque el técnico me ha hecho jugar en mi puesto", dice. "Por detrás de los puntas me encuentro a gusto. Pero es complicado. Nos dedicamos a buscar el gol y no es sencillo cuando los rivales se defienden con ocho o nueve hombres por detrás del balón".

"Hasta ahora", prosigue; "Chile, México y Ecuador se han plantado atrás, a esperar el contragolpe. Pienso que a partir de los cuartos todo cambiará. Ya no vale con sacar un punto. Chile tendrá que salir a ganar. Tendremos más espacios y meteremos más goles".

Baptista apunta a Robinho como la figura imprescindible de una plantilla que una vez tuvo a Garrincha pero que ahora no anda sobrada de dribling: "Nos está ayudando mucho porque tiene desborde y se mueve por las bandas. Este equipo necesita mucho a alguien que desequilibre, y Robinho es el que lo hace mejor".

El jugador debe parecerse mucho al arquetipo que sueñan las suegras de Brasil. Atleta bien proporcionado, trabajador, y miembro de la selección, Baptista es además poeta y músico. Aunque cuando habla del asunto es melindroso: "Para ser un buen músico hay que tener muchísimo talento. Yo sólo compongo canciones cuando estamos los compañeros, para pasar el rato. Siempre surge alguna cosita. Gilberto se ha traído la guitarra. En la concentración hay momentos para todo, para las canciones alegres, para las románticas...".

Baptista recuerda que ya tiene pasaporte español. "Mi nacionalidad hará las cosas más fáciles", dice; "porque quiero volver a España a cumplir mi contrato con el Real Madrid, que termina en 2010".

Baptista sufre una falta de Castillo durante el partido ante Ecuador. / ASSOCIATED PRESS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana