Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba trata de superar los fallos en el reparto de los alimentos

Con la consigna es "poner los pies en la tierra" y aliviar con urgencia las difíciles condiciones de vida de los cubanos, el Parlamento cubano se reunió ayer, por segunda vez en la historia de la revolución con Raúl Castro como protagonista principal, con el propósito declarado de abordar los problemas que más angustian a los cubanos, en especial la pésima situación del transporte y la alimentación.

El diario Granma informaba ayer de que el Gobierno incrementará hasta un 250% los precios que paga a los productores de carne y leche con el propósito de que aumenten sus entregas al Estado para distribuir estos alimentos a la población a precios subsidiados.

Sentado junto a la silla vacía de Fidel, que no ha vuelto a aparecer en público desde que fue operado de urgencia hace 11 meses, el jefe del Ejército cubano presidió un debate sobre el problema de la deuda del Estado con los cooperativistas y campesinos privados.

En la pasada reunión de la Asamblea Nacional, en diciembre, Raúl Castro puso el grito en el cielo al conocer que las deudas acumuladas por las empresas estatales eran millonarias, y exigió resolver de inmediato los impagos a los productores privados, responsables del 65% de la producción de alimentos en el país.

En el primer informe presentado al Parlamento por la ministra de Finazas y Precios, Georgina Barreiro, se aseguró que en estos seis meses se renegociaron deudas bancarias por valor de 863 millones de pesos (39 millones de dólares) y se abonaron otros 550 millones de pesos (24 millones de dólares) en concepto de "pérdidas". También se anunció que han entrado en funcionamiento nuevos trámites para que los campesinos y cooperativistas puedan cobrar de inmediato sus facturas.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de junio de 2007