ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 26 de junio de 2007

Seis jeques tribales mueren en un atentado en un hotel de Bagdad

Irak sufre una oleada de ataques suicidas que provoca más de 50 muertos en todo el país

Un terrorista suicida asesinó ayer en Bagdad a seis jeques tribales que colaboraban con las autoridades de Estados Unidos en el vestíbulo de un hotel de Bagdad, situado muy cerca de la fortificada Zona Verde. El atentado, que causó un total de 12 muertos y 21 heridos, se produjo dentro de una oleada de ataques suicidas atribuida a Al Qaeda en diferentes puntos de Irak, en la que murieron al menos 50 personas.

El atentado contra el Mansur, en el que también se alojan periodistas y contratistas, demuestra que los insurgentes son capaces de burlar las más estrictas medidas de seguridad -un hombre con un cinturón de explosivos pudo entrar en el hall de un hotel en teoría inexpugnable-, que disponen de muy buena información -sabían que tenía lugar una reunión de jeques tribales que colaboran con los estadounidenses- y que pueden seguir actuando en Bagdad, a pesar de la operación de seguridad encabezada por Estados Unidos.

También es una demostración de que los enfrentamientos se están generalizando cada vez entre más jeques tribales y los dirigentes de Al Qaeda en Irak. Entre los muertos se encuentra Fasal Ghoud, el jefe de una coalición de líderes suníes que encabeza la lucha contra la organización de Osama Bin Laden en la conflictiva provincia de Al Anbar.

"El objetivo de este ataque son las tribus suníes que combaten el terrorismo", declaró el responsable tribal de la provincia de Al Anbar, el jeque Mahmud Daham. "Irak seguirá de pie hagáis lo que hagáis. No os tenemos miedo y vamos a continuar combatiendo contra vosotros", agregó.

"Durante unos instantes, vi que todo el edificio temblaba", aseguró un testigo. Además de los jeques, en el ataque ha sido asesinado el periodista y poeta iraquí Rahim al Maliki.

Pero el atentado contra el hotel Mansur no fue el más sangriento de la jornada. Un camión bomba, cargado de gasolina y explosivos, mató a 27 personas después de empotrarse contra una comisaría de Baiji, una ciudad petrolera del cada vez más violento norte de Irak. El atentado arrasó la comisaría. La mayoría de los muertos son reclutas y policías.

En Mosul, la principal ciudad del norte de Irak, un coche estalló en una zona residencial, matando a tres personas e hiriendo a 40. La violencia también llegó al sur del país: ocho personas fueron asesinadas en un atentado en la ciudad de Hilla. Cerca de Basora, tres empleados de una empresa de seguridad británica fueron asesinados cuando una bomba estalló al paso del convoy en el que viajaban. Además, dos soldados estadounidenses murieron ayer en combate, elevando a 73 el número de militares de EE UU fallecidos en Irak a lo largo del mes de junio.

Esta oleada de ataques se produce al día siguiente de la condena a muerte de Alí Hasan al Majid, conocido como Alí el Químico, uno de los dirigentes más sangrientos del régimen de Sadam Husein, por su responsabilidad en la campaña genocida Anfal contra los kurdos.

La ofensiva de Al Qaeda también coincide con una gran operación militar de estadounidenses e iraquí en Baquba, uno de los bastiones de la insurgencia, en la que participan miles de militares.

"Hemos matado a muchos combatientes de Al Qaeda, seguramente a más de 100", señaló ayer en Bagdad el general Mick Bednarek, que dirige la ofensiva contra la capital de la provincia de Diyala, al norte de Bagdad. Sin embargo, el general reconoció que la mayoría de los dirigentes de la organización terrorista habían abandonado la zona en las últimas semanas, antes de que comenzase el despliegue militar.

Un policía iraquí en el vestíbulo del hotel Mansur de Bagdad tras el atentado. / ASSOCIATED PRESS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana