Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Entrevista:Joan Clos | Ministro de Industria, Comercio y Turismo

"Las compañías eléctricas tienen que rebajar sus expectativas de beneficios"

A los 27 años, el actual ministro de Industria, Joan Clos, era ya director de un hospital en Tarragona. Tres décadas después, tras su paso por la alcaldía de Barcelona, se enfrenta al reto de gestionar una de las áreas del Gobierno más complejas. Con el sector de la energía en plena ebullición empresarial, Clos niega las acusaciones de intervencionismo lanzadas contra el Ejecutivo y cree que la industria ha tomado el relevo a la construcción.

Joan Clos (Parets del Vallès, Barcelona, 1949) ha cumplido nueve meses como ministro de Industria. Ex alcalde de Barcelona (1997-2006), el pasado año sustituyó en el cargo a otro catalán, José Montilla, actual presidente de la Generalitat. Médico especializado en Epidemiología y Salud Pública, Clos se ha tenido que enfrentar, en los últimos meses, a un sector energético hiperactivo, con tensión alta y afectado por un abceso enorme: una deuda con el sector eléctrico, alimentada desde finales de los años noventa, que a final de año rondará los 10.000 millones de euros.

"Las tarifas domésticas aún no son inductoras de ahorro. Pero sí en el sector industrial. Eso explica que el consumo global no crezca"

"El PP optó por continuar con las tarifas reguladas. Lo que se dejó de pagar en su día, lo pagaremos a plazos en los próximos 15 años"

"No regularemos las descargas de Internet. Es prácticamente imposible. Estamos en el bando de los que promovemos la libertad" "En los próximos meses fijaremos el canon digital. (...) Será difícil que salga la ley audiovisual en esta legislatura"

Pregunta. Las tarifas eléctricas han subido dos veces desde enero y se anuncian revisiones de precios trimestrales ¿cuánto va subir la luz este año?

Respuesta. Las tarifas domésticas van subir moderadamente, alrededor del incremento de la inflación del año pasado. Y esto obedece a la política del Gobierno de absorción del déficit tarifario. Nos comprometimos a reducir este déficit en tres años.

P. Es decir, que si en los próximos meses los precios de las materias primas suben, las subidas recogerán el déficit y además las subidas en los mercados internacionales...

R. Lamentablemente. Si los precios de las materias primas cambian... tendremos que actuar en línea con las obligaciones europeas sobre tarifas, que nos obligan a recoger los precios reales de la energía. De momento, de todas formas, no hay previsiones en este sentido. Más bien al contrario.

P. Pero hay temor a que haya subidas fuertes cada tres meses...

R. Por lo que ahora conocemos, no. En relación al resto de Europa, estamos en la franja de tarifas domésticas más bajas a pesar de que tenemos poca energía autóctona. Pese al caudal de ruido que rodea la cuestión de la energía, nuestra electricidad es comparativamente barata, especialmente la doméstica. La industrial ya está más en concordancia con los precios europeos.

P. O sea, que la electricidad es demasiado barata...

R. Las tarifas domésticas aún, seguramente, no son inductoras de ahorro. En cambio, en el sector industrial, las tarifas ya son incentivadoras de ahorro. Y eso explica que el año pasado, el consumo de electricidad no creciera a pesar de que la economía lo hizo en un 4%.

P. En los últimos meses, las empresas energéticas han mostrado satisfacción por decisiones adoptadas por su ministerio. ¿Debemos recelar los consumidores?

R. A mí no me llega que las empresas estén satisfechas. Más bien me llega que no están nada satisfechas. Y que están preocupadas por algunos de los aspectos de la regulación. En todo caso, no nos guiamos por la satisfacción o no de nadie. Actuamos siempre intentando que las cosas sean lo más equitativas posibles.

P. Como en la cuestión del déficit acumulado que se les reconoce...

R. En la resolución del déficit, un grave problema que hemos heredado, todos tenemos que aportar nuestra parte. Las compañías, rebajando sus expectativas de beneficio; el sector industrial, gran consumidor energético, con incrementos de tarifas por encima de las domésticas y, los consumidores domésticos, con la agenda de absorción del déficit en tres años. Se trata de repartir el esfuerzo entre todos.

P. Lo que sí ha molestado en las empresas es la decisión de descontarles más de 1.100 millones por los derechos de emisión gratuitos que recibieron en 2004...

R. Es una medida lógica. Se les asignaron emisiones de CO2 gratuitamente que luego se cobraron a los usuarios. Pues hay que recuperar esa asignación. Las compañías sabían que el recorte llegaría en un momento u otro.

P. Ustedes, y antes lo ha mencionado, se han quejado de la herencia que dejó en el sector la gestión del anterior Gobierno. ¿Siguen responsabilizando al PP por las subidas de tarifas?

R. Por normativa europea, las tarifas han de desaparecer. El PP optó por continuar con las tarifas reguladas, por lo que acumuló un déficit que es el que ahora tenemos que absorber. Como en la gasolina o el gasóleo, que no están regulados por las tarifas, donde los precios se actualizan continuamente. Estamos en el proceso de transición a un régimen de vigencia para toda Europa regulado sin tarifas, a excepción de las tarifas de último recurso.

P. Se lo pregunto de otra forma. ¿Hasta qué punto las políticas anteriores son responsables de que tengamos que hacer frente a un déficit tarifario que si se midiera en pesetas sería billonario?

R. A través de las tarifas, al contrario de lo que Europa exigía, no se repercutió el coste real de la energía. Por lo tanto, lo que se dejó de pagar en su día, lo pagaremos a plazos en los próximos 15 años. Ahora, afortunadamente, aunque estamos aumentando el stock de deuda, en dos años dejará de crecer.

P. No estamos pagando entonces las OPA registradas en el sector.

R. Eso es absurdo. Es como decir que si sube el precio de las acciones de Zara, los precios de las prendas de Zara van a subir. Como si no existiera la competencia de la tienda de al lado. Confundir el precio del servicio con el precio de la acción es una barbaridad y además, posiblemente, una intoxicación.

P. Se acusa al Gobierno del que forma parte de haber intervenido en el proceso de OPA y de provocar el descrédito de los órganos reguladores

R. Ha habido mucho ruido y muchas páginas y minutos de informativos. Pero es un suflé que el tiempo se encargará de poner en su sitio. Lo único cierto es que ha habido una apetencia por comprar compañías españolas. Compañías que han pasado por crisis y reestructuraciones y que al final son bastante eficientes. Hay, además, la expectativa de que nuestro país crecerá aún más y, con ello, crecerá el mercado de la energía. Por nuestro lado, desde el Gobierno, intentamos lo contrario, que las industrias y las familias, aunque crezcan, ahorren energía y consuman menos.

P. Pero ¿ha habido acuerdo político para facilitar la entrada de Enel en Endesa?

R. No. Enel quería entrar en España con fuerza. Hace años que se sabe, lo ha publicado. Porque todo el mundo se está posicionando y el mercado español es apetecible por dos razones, como le decía antes. Por la eficiencia de las empresas y porque se espera que el mercado de la energía crezca mucho. Por cierto, nuestras compañías también van fuera a comprar. No hay que escandalizarse. Es un mercado abierto.

P. Para supuesto escándalo, las acusaciones de espionaje a Manuel Pizarro [presidente de Endesa].

R. No se le ha espiado en absoluto. Es radicalmente falso.

P. ¿Qué opina sobre el reabierto debate de la energía nuclear?

R. El tema de las nucleares no nos afecta sólo a nosotros. Todo el mundo está reflexionando. El problema que tiene la energía nuclear de nueva generación, es decir, que genere poco o ningún residuo, es que no sabemos a qué coste final va a salir. En Finlandia se está construyendo una nueva central de nueva generación y las noticias que llegan indican que los costes se están disparando. En todo caso, la posición del Gobierno, es no incrementar el porcentaje de energía nuclear en el total de energías.

P. ¿Es caro el móvil en España?

R. Seguramente estamos en el promedio de la UE. Hemos pasado de una situación de regulación por tarifas a una situación de regulación por mercado. Es razonable pensar que el consumidor español no se comportará de forma muy diferente que el resto de consumidores europeos. La hipótesis de trabajo es que una buena competencia garantiza unos precios baratos.

P. Las telecomunicaciones son la primera causa de queja de los usuarios.

R. El servicio de telecomunicaciones en nuestro país está a un nivel francamente comparable con cualquiera de los países europeos y en algunos aspectos, mejor. No hay ningún otro servicio que tenga tantos contratos y por ello hemos puesto en marcha la oficina de atención al cliente.

P. En Internet tenemos menos accesos de banda ancha y muchos dicen que además es caro. ¿Qué hace Industria?

R. Generar competencia, que es lo que nos permiten las nuevas regulaciones europeas sobre estos mercados. Y los precios son muy parecidos a los de la UE.

P. Los presidentes de grandes compañías privatizadas como Repsol, Tabacalera y previsiblemente ahora Endesa nombrados bajo gobiernos del PP han sido sustituidos. El único que permanece es el de Telefónica. ¿Qué piensa de César Alierta?

R. Alierta lo está haciendo muy bien. Y Telefónica es una gran compañía que está dando la batalla a escala mundial.

P. ¿Qué pasa con la ley audiovisual? ¿por qué no se aprueba?

R. De hecho, estamos avanzando a través de otros mecanismos legislativos como la ley de Impulso de la Sociedad de la Información en materia audiovisual. Se ha modificado la directiva europea de televisión sin fronteras y ahora hay que incorporarla a la ley audiovisual. Pero parece bastante difícil que pueda salir adelante esta ley en la presenta legislatura.

P. Y las licencias para la televisión por el móvil, ¿para cuándo?

R. En esta legislatura. Ahora estamos preparando ya el camino para el procedimiento concesional.

P. El canon digital que enfrenta a los fabricantes de telecomunicaciones y a las sociedades de gestión de derechos se ha paralizado. ¿Qué va a hacer el Ministerio?

R. Nuestro papel es que en caso de que las dos partes en litigio no se pongan de acuerdo tenemos que arbitrar. Y como no existe ese acuerdo, en los próximos meses regularemos el canon digital, para que esté listo para el próximo año. Y estamos trabajando para hacer una propuesta lo antes posible.

P. Aetic, la asociación de empresas del sector de telecomunicaciones e información, dice que las sociedades de gestión piden 1.200 millones de euros al año.

R. No sé si piden o no esa cifra y mejor no calentar el debate. En todo caso, a mí me parecería exagerada.

P. Un tema que preocupa a los internautas es la posibilidad de que se regulen las descargas desde Internet o el intercambio de archivos. El ministerio ya hizo un intento.

R. No vamos a intentarlo de nuevo. Todo el proceso de las descargas por Internet está creciendo muchísimo y es prácticamente imposible regularlo de manera eficiente. Estamos en el bando de los que promovemos la libertad.

P. ¿Cómo está el sector industrial?

R. El sector industrial está reaccionando muy bien ante la coyuntura y está tomando el relevo a la construcción como motor del crecimiento.

P. Pero hay algunos casos de deslocalización preocupante como Delphi o Bosch.

R. Esto siempre pasa en una economía grande y competitiva, pero lo cierto es que el empleo ha crecido mucho y también en la industria. Y a la vez es altamente gratificante constatar la buena marcha de la cifra de exportaciones.Joan Clos / Ministro de Industria, Comercio y Turismo

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de junio de 2007