Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La Moncloa mira a la Casa Blanca y a Downing Street

El 1 de julio se inician las obras del nuevo centro de prensa en el complejo presidencial, impulsado por el jefe del Gobierno

La Moncloa ha decidido poner en marcha un centro de prensa, homologado con el de la Casa Blanca norteamericana y el del número 10 de Downing Street londinense -en cuyos modelos se ha inspirado- y con los de la mayoría de los Gobiernos europeos. El centro de prensa, cuyas obras se iniciarán el próximo 1 de julio y culminarán en diciembre, proporcionará un espacio propio a los medios de comunicación acreditados en la Presidencia del Gobierno para poder informar desde el "mismo corazón del Gobierno", en el complejo del palacio de La Moncloa.

El centro de prensa, que dispondrá de modernos instrumentos tecnológicos, proporcionará a los medios de comunicación un acceso directo a los altos cargos gubernamentales que comparecerán en el centro de forma programada para anunciar o explicar iniciativas políticas de especial relevancia. La especificidad de la información que proporcionará La Moncloa respecto a la de los ministerios será la de temas o proyectos de ley emblemáticos, en su vertiente más política.

El centro es una vieja idea de Zapatero en "su política de transparencia"

También comparecerán en el centro de prensa, con una regularidad pendiente de establecer, la vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, que mantendrán conversaciones informales con los medios sobre temas de actualidad. El presidente del Gobierno accederá, asimismo, al centro cuando las circunstancias lo requieran, según fuentes de La Moncloa,

La Secretaría de Estado de Comunicación pretende, también, utilizar el centro de prensa como lugar de respuesta rápida para situaciones de crisis, "una tribuna desde la que el portavoz del Gobierno, escogido al efecto, intervenga con urgencia ante situaciones imprevistas", según han indicado fuentes de La Moncloa. La iniciativa no es una respuesta coyuntural a las críticas de los medios informativos a la política de comunicación del Gobierno en temas de Estado, como el proceso de final dialogado del terrorismo, aclaran en la Secretaría de Estado de Comunicación.

La iniciativa es una vieja idea del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que la sitúa dentro de su "política de transparencia" hacia los medios de comunicación, cuya estrella, ya materializada, ha sido la independencia de los medios públicos respecto del Ejecutivo.

También la barajó, previamente, entre 1996 y 1998, el que fue primer secretario de Estado de Comunicación con el Gobierno del PP, Miguel Ángel Rodríguez. La idea de Rodríguez no prosperó, aunque realizó una primera y pequeña reforma, abriendo una sala de prensa, inexistente hasta entonces, en la Secretaría de Estado de Comunicación.

Pero la iniciativa del centro de prensa tomó impulso en la segunda etapa de la Secretaría de Estado de Comunicación del Gobierno de Rodríguez Zapatero, iniciada en septiembre de 2005, bajo la dirección de Fernando Moraleda. Este, en contraste con su antecesor, Miguel Barroso, ha puesto "cara y voz" a la Secretaría de Estado de Comunicación. Barroso se dedicó en su etapa, de abril de 2004 a septiembre de 2005, a la estrategia de comunicación y programó y negoció el actual mapa audiovisual.

A finales de 2005, el director general de Información Nacional de La Moncloa, Julián Lacalle, anunció oficialmente la pretensión de la Secretaría de Estado de Comunicación de crear el centro de prensa, en una cena en León con los periodistas acreditados en La Moncloa. Lacalle, junto con Angélica Rubio, directora de Coordinación Informativa, y Gabriela Cañas, directora general de Información Internacional, son los directivos del equipo de comunicación de La Moncloa, que dirige Moraleda.

Las razones del retraso del inicio de las obras obedecen a razones burocráticas que la Administración General del Estado tiene la obligación de cumplir (permisos de obra, concursos...), según fuentes de La Moncloa.

Actualmente, el centro de prensa de La Moncloa tiene un desarrollo limitado. Su principal actividad son las ruedas de prensa de los viernes, tras el Consejo de Ministros, que ofrece la vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno. Además de esta actividad regular, La Moncloa, en su vertiente informativa, suele utilizarse para las ruedas de prensa posteriores a los encuentros que celebra el presidente del Gobierno con mandatarios extranjeros, presidentes autonómicos, líderes políticos y sociales...

Una vez creado el nuevo centro de prensa, también tendrá en cuanta el calendario informativo de la semana. Así, los miércoles rebajará su actividad ya que ese día, regularmente, se celebra en el Congreso la sesión de control del Gobierno, con la participación del presidente y la mayoría de sus ministros. Lo mismo sucederá los viernes, al estar programada, con antelación, la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El centro de prensa contará con personal de la propia Secretaría de Estado de Comunicación. Previsiblemente, dispondrá de un director; de un ayudante, que sustituirá al director en su ausencia, mantendrá la programación y atenderá las necesidades de los periodistas; de dos secretarias y dos ordenanzas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de junio de 2007