Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joven mata a su amigo en Cambados en una discusión por una Play Station

La Guardia Civil investiga la relación del agresor con una hermana de la víctima

Juan Carlos González Agrasar, de 22 años, utilizó un cuchillo de cocina para asesinar en Cambados a su amigo Marcos Muñiz Calviño, también de 22. Con el arma blanca en el bolsillo, se dirigió ayer a la casa de la víctima para reclamarle una Play Station. Cuando le abrió la puerta, le asestó una puñalada mortal y huyó.

Eran alrededor de las cinco de la tarde y en esos momentos se encontraban en la casa de la víctima su madre y una hermana que fueron testigos de lo ocurrido. Según su versión, Muñíz tenía intención de devolver a su amigo la videoconsola, que ambos compartían de vez en cuando. Sonó el timbre de la casa y la víctima fue a abrir. Ambos se enzarzaron en la puerta en una discusión que acabó con el apuñalamiento por la espalda de manera premeditada. Herido de muerte, el joven todavía intentó entrar en casa para pedir auxilio. Su familia encontró su cuerpo tendido en el suelo y nada pudieron hacer para reanimarle. Después, el presunto homicida huyó en su coche y al poco tiempo era detenido por la Guardia Civil, cuando se refugiaba en su casa, situada en la vecina localidad de Corbillón.

Fue conducido al cuartel de n Cambados, donde le interrogaron antes de pasar a disposición del juez de guardia de Cambados. Por el momento todo son hipótesis sobre el móvil del crimen. Una de las versiones que baraja la Guardia Civil, corroborada por la hermana de la víctima, es que la agresión vino motivada por la Play Station. Pero queda por esclarecer otra versión, aún no descartada, que vincularía los hechos a una relación sentimental de la víctima con una hermana del agresor, menor de edad. Esta circunstancia habría desencadenado la fuerte discusión entre ambos que acabó en tragedia.

En presencia de sus padres y su hermana menor, el cadáver de Muñiz fue conducido al Hospital Anatómico Forense de Pontevedra, pasadas las 18.00 horas, para practicarle la autopsia, cuando el juez instructor autorizó su traslado y la policía judicial realizó la inspección del lugar del crimen. El fallecido trabajaba de peón de la construcción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de junio de 2007