ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 30 de mayo de 2007
Editorial:

Causas de la derrota

Rafael Simancas, candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid, anunciaba ayer que no volverá a serlo, y remitía otras posibles renuncias al Congreso del PSM, a celebrar después de las elecciones generales de 2008. Y Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde confirmado de la capital por mayoría absoluta, se ofrecía a Rajoy para acompañarle en las listas: un tándem destinado a atraer votos de centro y quizás a favorecer posibles alianzas con los nacionalismos moderados.

Los socialistas saben desde hace una década que su punto débil es Madrid. En 2003, sin embargo, estuvieron a punto de desalojar al PP de la presidencia de esa comunidad al haber sumado con IU un escaño más que Esperanza Aguirre. La deserción de Tamayo y Sáez frustró esa posibilidad y ahora el PP ha tenido 14 escaños (y 320.000 votos) más que la suma de los dos partidos de izquierda. Aznar ganó las generales de 1996 por 340.000 votos. En el conjunto de España, PSOE e IU suman ahora un millón de votos más que el PP. Los resultados confirman, pues, que la izquierda, y el PSOE en particular, tienen un problema en Madrid.

¿Un problema de candidatos? Simancas incluyó ayer en su autocrítica una referencia al proceso que llevó a la elección de Miguel Sebastián como aspirante a la alcaldía. Fue una decisión muy personal de Zapatero, tras fracasar otras opciones. Esto influyó seguramente en la aparente falta de entusiasmo del partido en su apoyo a Sebastián. Pero es que su fracaso ha sido similar al de Simancas, que era el prototipo del más opuesto modelo de candidato: el esforzado funcionario de partido. También encarnaban dos modelos muy diferentes por su perfil personal: el brillante economista capaz de atraer votos de las clases medias ilustradas; y el candidato de barrio. Pero si Sebastián ha bajado seis puntos, Simancas ha perdido cinco.

En un momento dado, Zapatero planteó la posibilidad de que el candidato a la comunidad fuera el ex presidente del Congreso Gregorio Peces Barba, un senior con prestigio y fuertes anclajes en el PSOE. Fue rechazado por considerarse una ofensa para Simancas tras el episodio del tamayazo. Y un intento anterior, en 1999, con otro senior intelectual, el ex ministro Fernando Morán, para la alcaldía, tampoco dio resultado.

¿La participación? La de Madrid ha sido inferior a la media española en las elecciones de 1987, 1991 y 1999, pero en las dos últimas ha sido algo superior. Es cierto que ha sido proporcionalmente menor en algunos de los distritos que tradicionalmente votan a la izquierda, lo que puede haber influido; pero no basta para explicar que en una comunidad en que son más los ciudadanos que se autodefinen como de centro izquierda el PP haya tenido más votos que el PSOE en 19 de los 21 distritos de la capital (incluyendo algún barrio con tradición de izquierda) e incluso que en 16 de ellos haya superado a la suma de PSOE más IU. Los socialistas madrileños no podueden escudarse en razones de calendario para seguir aplazando las consecuencias políticas y organizativas que deben sacar de una derrota tan contundente.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana