Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VULCANOLOGÍA | Sistemas de observación

Una estación sísmica vigila el nacimiento de un volcán en el fondo del mar Caribe

Una estación sísmica flotante ha sido instalada en las cer-canías del volcán submarino Kick'em Jenny, cercano a la costa norte de la isla de Granada, en el mar Caribe. El volcán está creciendo y terminará por emerger en forma de isla, de la misma forma que lo hicieron hace miles de años las islas Canarias. Es el único volcán submarino activo de las Indias Occidentales y ha entrado en erupción al menos 12 veces desde 1939. La última erupción importante tuvo lugar en 2001.

Un equipo de científicos marinos del Instituto Oceanográfico Woods Hole ha instalado la estación y ha empezado a vigilar la actividad del volcán mediante radiotelemetría, en tiempo real. La nueva tecnología permitirá mejorar la capacidad de proteger a los habitantes cercanos al volcán de las erupciones y los maremotos, ha señalado Alex Isern, director de programa en la división de ciencias oceánicas de la Fundación Nacional de la Ciencia de Estados Unidos, que ha financiado la instalación junto con el instituto y el US Geological Survey. Ésta forma parte de un proyecto para desarrollar nueva tecnología para vigilar terremotos en las áreas costeras. La estación utiliza un sismóme-tro instalado directamente sobre la falda del volcán, y transmite los datos sísmicos por radio de alta frecuencia a un observatorio terrestre situado en una población cercana. Los datos alcanzan el observatorio en milisegundos. "Es la primera vez que se utiliza radiotelemetría para transmitir datos desde una estación sísmica de vigilancia submarina", ha explicado Rob Reves-Sohn, geólogo y director del proyecto.

La Armada chilena descarta que un volcán cause los sismos del fiordo de Ayrén

Los científicos podrán observar la inhalación y exhalación del volcán cuando captura y expele el agua del mar, el magma y fluidos muy calientes. El equipo de investigación está coordinando este trabajo con organismos oficiales de Granada y la Universidad de las Indias Occidentales.

No va a hacer falta realizar una instalación similar en el fiordo chileno de Aysén, en el sur del país, donde desde enero de este año se han producido unos 3.000 temblores de tierra, algunos de ellos de gran intensidad, que han producido olas de ocho metros y al menos 10 muertos. La actividad sísmica ha afectado fuertemente a las granjas de salmones situadas en el fiordo y ha provocado un éxodo de la población de las riberas.

Aunque al principio se especuló con la posibilidad de que los terremotos se debieran a la emergencia de una boca volcánica en el fondo del fiordo, las exploraciones con sonar realizadas por la Armada chilena han descartado en principio que sea ésa la causa. El buque hidrográfico Cabrales desarrolló un levantamiento hidrográfico en el fiordo Aysén entre el 29 de abril y el 14 de mayo, con el propósito de verificar la batimetría (profundidades) y compararla con la que figura en las cartas náuticas vigentes, producto de los levantamientos efectuados el año 2002, ha informado la Armada.

Para los trabajos se utilizaron los equipos acústicos de sondaje, especialmente el sonar multihaz, que permite efectuar un completo barrido del fondo marino y obtener representaciones tridimensionales de la morfología física submarina, a cargo de especialistas del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada. Las mediciones arrojaron como resultado una batimetría idéntica a la obtenida en 2002 por la misma unidad, lo que significa que la morfología física submarina no ha sufrido alteraciones, y que no existen peligros para la navegación.

El estudio de la Armada coincidió con la afirmación de un grupo de sismólogos chilenos que señalaron el pasado 25 de abril que los temblores podrían corresponder a un enjambre de origen tectónico y no volcánico. Mario Pardo, director del departamento de Geofísica de la Universidad de Chile, dijo que los temblores son compatibles con el sistema de fallas tectónicas Liquiña-Ofqui que existe en la región, informa Efe. Chile es un país con una fuerte sismicidad.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de mayo de 2007