Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

Los inmigrantes piden ser tratados como ciudadanos y poder participar

Los colectivos de inmigrantes que residen en la Comunidad Valenciana piden a los políticos para el próximo mandato que se les trate como ciudadanos, "con los mismos derechos y deberes" que quienes han nacido en esta autonomía. Asimismo, les exigen a quienes salgan elegidos en las elecciones municipales y autonómicas que se celebrarán el próximo 27 de mayo que se fomente la participación para que la sociedad pueda tomar parte en las decisiones que adoptan las administraciones local y autonómica.

En esta línea, el portavoz de la Asociación Latinoamericana de Inmigrantes Ecuatorianos y Sudamericanos Rumiñahui, Ignacio Beltrán, comentó que los miembros de esta entidad aspiran a que se les respete "como personas y ciudadanos" y a que no se les trate como a "ciudadanos de segunda o tercera clase". De este modo, afirmó que esperan que "la Generalitat y los ayuntamientos se impliquen" en este sentido para que se les "respete más" y se les "trate como ciudadanos, de la misma manera que al resto, con los mismos derechos y obligaciones", dijo. Destacó también que "no se debe confundir inmigración con delincuencia".

Beltrán, que forma parte de una candidatura municipal de Movimiento por el Cambio y la Libertad, agregó que, con vistas a la próxima legislatura, los inmigrantes latinoamericanos plantean a los políticos que se les tenga en cuenta y consideró que si trabajan en la Comunidad, pagan sus impuestos y cotizan a la Seguridad Social deberían "poder votar" para hacer escuchar su voz. Señaló que la administración, especialmente la municipal por ser la más cercana, "debe favorecer el ejercicio de los derechos recogidos en la Constitución española".

El representante de los inmigrantes suramericanos en Valencia estimó, igualmente, que los presupuestos de la Administración han de ser "participativos" y "más sociales", a la vez que demandó que se garantice "el derecho a una vivienda digna y a un entorno sano, saludable y ecológico", y exigió "la defensa de los servicios públicos, sin privatizarlos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2007