Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

El Consell se opone a que Alicante sea la sede de la Casa del Mediterráneo

Camps quiere que la institución, dependiente del Ministerio de Exteriores, se ubique en Valencia

El Consell se opone a que Alicante sea la sede la Casa del Mediterráneo, una institución homóloga a la Casa de América en Madrid dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores. El Ejecutivo de Camps insistió ayer en que ha de ser Valencia la que acoja esa institución y no Alicante, tal y como anunció el pasado jueves el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El consejero portavoz, el popular Vicente Rambla, criticó ayer a los socialistas por su compromiso y anunció que reclamará al Gobierno central que "reconduzca su propuesta de que sea Alicante".

Rambla arremetió contra Zapatero por anunciar que la antigua Estación de Murcia en Alicante albergará la futura Casa del Mediterráneo. Esta iniciativa, que arrancó de Eduardo Zaplana en 2002 y figura en el programa de 2003 de Camps, se revitalizó el pasado mes de marzo cuando el Gobierno socialista anunció que Quart de Poblet albergará el segundo centro de operaciones de la ONU en Europa.

En esa ocasión, y para contrarrestar el protagonismo del Gobierno socialista, Camps reclamó a los ministros de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y Defensa, José Antonio Alonso, que ubicasen la Casa del Mediterráneo en los cuarteles que el Ejército tiene en el paseo de la Alameda de Valencia.

El consejero portavoz argumentó que el anuncio de José Luis Rodríguez Zapatero es "la constatación evidente y permanente de que los socialistas siempre están llegando tarde en esta Comunidad, primero para reconocer la bondad de la Ciudad de las Artes y las Ciencias [que inició el Consell de Joan Lerma], después para impulsar el AVE o la Copa del América" y "a última hora y a punto de cerrar, para promover la Casa del Mediterráneo, que hace ya muchos meses planteó el presidente de la Generalitat, Francisco Camps". "Zapatero debería haber venido a pedir perdón o a dar solución a alguno de los temas importantes que tiene bloqueados esta Comunidad", sentenció el consejero portavoz.

El pleno del Consell acordó en su reunión de ayer dar una subvención de seis millones de euros a la Cámara de Comercio de Valencia para adecuar el edificio comprado en la calle de Jesús de Valencia y otros dos millones para la rehabilitación de la sede de la patronal autonómica Cierval, a la que también concedió otro millón y medio para acciones de formación.

El Ejecutivo valenciano también decidió autorizar las obras de los nuevos juzgados de Elche, Vila-real, Alzira y Paterna. Al término del pleno del Consell también compareció el consejero de Territorio y Medio Ambiente, Esteban González Pons, que anunció que la Generalitat ha aprobado el plan para rehabilitar el parque público de viviendas (22.000 en total) y se han aprobado dos nuevos decretos para regular las adjudicaciones de VPO y fomentar las rehabilitaciones. González Pons también informó de que ha aprobado una orden que obligará a los Ayuntamientos a colocar la información sobre los planes de actuación integral en Internet para que puedan alegar los propietarios residentes fuera del municipio afectado.

Además de estas cuestiones, el Consell que preside Camps acordó subvencionar con 300.000 euros el FIB de Benicàssim y con 3,5 millones de euros el local social de la Unión Musical de Llíria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2007