Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona cierra 53 fuentes ornamentales y restringe otras para ahorrar agua

La Fuente Mágica de Montjuïc y las fuentes de la avenida de la Reina María Cristina funcionan de las 21.00 a las 23.00, una hora menos al día, desde el pasado día 11 para reducir el consumo de agua mientras dure la situación de excepcionalidad por sequía en Cataluña. "Es un esfuerzo importante que hacemos, a pesar de que atraiga a muchos turistas, para ahorrar en el agua que se pierde por evaporación", destacó ayer el concejal de Servicios Urbanos y Medio Ambiente, Francesc Narváez. Otras 53 fuentes ornamentales que aún funcionan con agua corriente se han cerrado.

Aunque las fuentes de Montjuïc están entre las 170 que funcionan con un circuito de agua recirculada (que se puede volver a aprovechar), se ha decidido reducir su funcionamiento al horario de tarde,

Narváez destacó que las medidas de ahorro de agua aplicadas a fuentes ornamentales permitieron ahorrar el año pasado 438.000 metros cúbicos de agua potable "que se perdía" y aseguró que "todas acabarán siendo de agua recirculada".

El cierre de fuentes ornamentales y la reducción de los horarios son algunas de las medidas que se incluyen en el Plan de Actuación Municipal para Riesgo de Sequía, que prevé nuevas actuaciones de limpieza viaria y en el riego de parques y jardines.

El mayor cambio afecta a la vía pública, donde los servicios de limpieza de contenedores y vehículos con cisterna ha pasado a usar agua freática."Sólo usarán agua del grifo las limpiezas sanitarias y de desinfección", explicó el edil, que aseguró que las limpiezas con agua potable, que se hacen en zonas sucias por orín, excrementos, ocio nocturno y actividades con mucho público, "se mantendrán, aunque empeore la sequía".

El concejal anunció una campaña de control del consumo del agua en todos los equipamientos municipales, piscinas y gimnasios y otra de sensibilización para que los trabajadores municipales y la ciudadanía hagan un consumo mínimo. Destacó que los barceloneses son los que consumen menos agua entre los de las ciudades españolas que superan el medio millón de habitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2007