Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Elecciones 27M

La dimisión que nunca llegó

Aguirre ha incumplido su promesa de reducir las listas de espera

El mayor incumplimiento electoral de Esperanza Aguirre es no haber dimitido en noviembre de 2005. Ese mes se cumplía el plazo de dos años que ella misma se había impuesto para reducir las listas de espera para una intervención quirúrgica. Aunque la presidenta regional se empeña en repetir que sí ha logrado que la demora sea inferior a 30 días, las cifras de la Consejería de Sanidad (en la web www.listadeesperamadrid.com) la desmienten. Ha aumentado el tiempo y el número de enfermos que esperan.

Los últimos datos, del 31 de marzo y referidos al último semestre, indican que los pacientes aguardan una media de 55 días para entrar en el quirófano, frente a los 47 que esperaban en diciembre de 2004, cuando Aguirre lanzó su plan de choque para reducir las esperas, que incluye efectuar algunas intervenciones en centros privados. En total, 42.246 pacientes aguardan una cita quirúrgica, 3.338 más que entonces.

La presidenta insiste en que ha cumplido su compromiso. Lo que ocurre en realidad es que ha cambiado los criterios para contabilizar la espera. El nuevo sistema de cómputo se fijó en 2004 en el Plan Integral para la Reducción de la Lista de Espera. En él se establecieron dos tipos de listados. El oficial -que ahora sólo incluye el 34,1% de los enfermos, mientras antes del plan incluía al 84,3%- y el paralelo. En el oficial la lista de espera ronda los 30 días. En el paralelo es muy superior.

En ese segundo listado se incluye a quienes rechazan una operación en una clínica privada (que han pasado del 9,8% en 2004 al 30,8%) y los pacientes "transitoriamente no programables". Este grupo lo forman los enfermos a la espera del anestesista o con problemas de salud que desaconsejan la operación. En 2004 suponían el 5,9% de la lista de espera. Ahora, el 35,1%.

Esperanza Aguirre insistía el pasado miércoles en el "éxito" de su promesa. "Era importante para incrementar la calidad del servicio acortar los tiempos de espera en la asistencia sanitaria", dijo al presentar su nuevo programa sanitario. Pero no ha sido el único incumplimiento del programa de 2003. En él ofreció la libre elección de enfermera en atención primaria y hospitales y la segunda opinión médica, aún inalcanzables. En cambio, sí ha regulado el ejercicio efectivo de las instrucciones previas (el denominado testamento vital) y creado un registro para esos documentos, abierto el pasado diciembre. Estas iniciativas no eran propuestas de su cosecha: la Ley de Ordenación de la Sanidad en la Comunidad de Madrid, aprobada en 2003, obliga a ponerlas en marcha. Es decir, que ha tenido cuatro años para impulsarlas. La libre elección de enfermera no se ha tramitado y el reglamento que regula la segunda opinión médica se aprobó el pasado 12 de abril en el Consejo de Gobierno, pero aún no ha entrado en vigor.

En el programa de 2003, el PP proponía "impulsar" la actividad del Defensor del Paciente. El titular de esta institución, Juan Ignacio Barreda, ex presidente del Senado, se ha limitado a ejercer una actividad burocrática y no ha presentado aún informes, ni una memoria pública de su labor. "Los informes y recomendaciones que emita dicha institución servirán para mejorar la eficacia y la calidad de los servicios sanitarios", afirmaba el programa.

Aguirre sí ha cumplido en las infraestructuras sanitarias, aunque con peros. Prometió 50 centros de salud nuevos, y ha puesto en marcha 57 (la mayoría aún en obras), y siete hospitales, que al final serán ocho. Los ha construido sí, pero no funcionan. Sólo han terminado las obras de tres de ellos -el del Sur, en Parla; el del Tajo, en Aranjuez; y mañana tiene previsto dar por terminadas las del hospital del Henares, en Coslada-, pero tardarán meses en atender a los primeros pacientes. Quedan por concluir las obras del nuevo de Puerta de Hierro (Majadahonda), el del Norte (San Sebastián de los Reyes), el de Vallecas, el del Sureste (Arganda) y el de Valdemoro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 2007