ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 25 de abril de 2007
Reportaje:

Ivan Basso, cercado

El Discovery le suspende, y el Comité Olímpico Italiano, que ya tiene su presunta sangre, le cita

Después de Jan Ullrich, el número 1, Ivan Basso, el 2. La tenacidad y la inteligencia de los investigadores de la Guardia Civil están consiguiendo que la Operación Puerto siga viva, al menos fuera de España, pese al archivo decretado por el juez Antonio Serrano. Y si hace unas semanas fue un fiscal de Bonn quien consiguió cruzar el ADN de Ullrich con el de la sangre de las bolsas que presuntamente le pertenecían, con resultado positivo, dentro de una semana será un fiscal deportivo italiano quien lleve a cabo la misma prueba con la sangre que presuntamente corresponde a Ivan Basso.

Así, ayer, el fiscal antidopaje del Comité Olímpico Italiano (CONI), Ettore Torri, anunció la convocatoria de Basso en sus oficinas el 2 de mayo próximo para solicitarle una muestra biológica con el fin de cotejar su ADN con el de las muestras de las bolsas de sangre halladas en los apartamentos de Eufemiano Fuentes y marcadas con el número 2 y el nombre Birillo, que obran ya en su poder. Torri también interrogará a Basso y le confrontará con los datos acusadores que le ha suministrado la Guardia Civil.

El fiscal del CONI solicitará a Basso su ADN para cotejarlo con las bolsas de Madrid

Poco después de hacerse pública la convocatoria en la página web del CONI, el equipo Discovery Channel emitía un comunicado anunciando la suspensión temporal de Basso, que hoy debería participar en la Flecha Valona y el domingo en la Lieja-Bastogne-Lieja, mientras se prolongue la investigación. "En el contrato de Basso figura una cláusula por la que se compromete a entregar su ADN si se lo solicitan en el curso de alguna investigación", explica Johan Bruyneel, director del equipo norteamericano. "En el caso de que la identificación sea positiva, tendremos que replantearnos la situación". Bruyneel fichó a Basso por dos años en enero pasado, consciente de su presunta implicación en la Operación Puerto y después de que una primera investigación del CONI se cerrara por falta de pruebas.

El fiscal del CONI, sin embargo, precisó entonces, en septiembre pasado, que en el caso de que se presentaran nuevas pruebas de cargo no dudaría en reabrir la investigación. Y nuevas pruebas fue lo que depositaron encima de la mesa de Torri, ex fiscal penal de la provincia de Roma, los miembros de la Guardia Civil que lo visitaron hace unas semanas con absoluta discreción. Basándose en ellas, Torri reabrió el caso silenciosamente. Solicitó un informe completo a la Guardia Civil con todos los detalles -documentos, escuchas, recibos, pruebas de análisis de sangre, una fotocopia de la agenda de Fuentes en la que figuraba el número particular de Basso...- y pidió al juez Serrano, depositario de las bolsas de sangre incautadas, permiso para que unos funcionarios de su oficina procedieran a extraer de cada bolsa congelada, cuatro según los investigadores, una pequeña muestra.

Con la misma discreción, y antes incluso de que se publicara que los italianos tendrían muestras de Birillo, los funcionarios acudieron la semana pasada al laboratorio antidopaje de Barcelona, donde se custodia la sangre de la Operación Puerto por orden judicial, y se hicieron con las correspondientes muestras. Dos de las bolsas están marcadas con el número 2 y datadas a 12 de enero de 2006 y 11 de noviembre de 2005. Las otras dos, a nombre de Birillo, corresponden al 8 de agosto y al 15 de diciembre de 2005.

También Torri ha recibido el informe sobre la implicación de Basso. Una copia de este informe volará en los próximos días hacia Brescia, donde la fiscal Maria Cristina Rota podrá incluirlo en las investigaciones que persigue desde hace meses sobre tráfico de sustancias dopantes en los gimnasios de la región y en la que están imputados, entre otros, una hermana de Ivan Basso y el ciclista del Liquigas Luca Paolini.

El acelerón experimentado por la Operación Puerto coincide, y no casualmente, con el incremento de la presión por parte del Tour de Francia para impedir que los ciclistas citados en la lista negra elaborada con el informe de la Guardia Civil participen en su carrera.

La presión ejercida por los organizadores cuenta con el apoyo de la Unión Ciclista Internacional (UCI), como se puso de manifiesto ayer, en la reunión mantenida en Charleroi (Bélgica) en vísperas de la clásica Flecha Valona y en la que junto a Christian Prudhomme, director del Tour, se sentaron representantes de la UCI y de los 21 equipos participantes, los más importantes del mundo.

En la reunión los equipos se comprometieron, entre otras medidas, a no alinear a ninguno de los corredores implicados en la Operación Puerto en ninguna carrera, y no solamente en el Tour. Además, se pusieron de acuerdo en nuevas medidas antidopaje, como el incremento de controles, que serán anunciadas el domingo, en la salida de la clásica Lieja-Bastogne-Lieja. Estas decisiones significan, de entrada, que pase lo que pase con sus muestras, Ivan Basso lo tendrá muy complicado para defender su título en el próximo Giro de Italia, por no hablar del Tour. "He encontrado en la reunión el soplo de Estrasburgo", dijo Prudhomme a la agencia France Presse refiriéndose a la reunión previa al último Tour en la que los equipos retiraron a los implicados, entre ellos Jan Ullrich e Ivan Basso. "Se ha manifestado una fuerza colectiva para ir hasta el fondo de la Operación Puerto. Los ciclistas que no puedan correr tienen una solución bien sencilla, que recurran ante un tribunal y que demuestren su inocencia mediante el análisis del ADN".

Basso, tras su expulsión antes del Tour 2006. / ASSOCIATED PRESS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana