ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 18 de abril de 2007
Reportaje:Matanza en el campus

Una sociedad cara a cara con la violencia

En EE UU hay más de 190 millones de armas de fuego en manos privadas

En EE UU hay más de 190 millones de armas de fuego en manos privadas. Hay 65 millones de pistolas en circulación. Uno de cada tres norteamericanos está armado, algunos de ellos fuertemente armados. En el 40% de los hogares hay un arma de fuego; en uno de cada cuatro hay una pistola escondida en un cajón. Se venden al año cerca de dos millones de pistolas y más de cuatro millones de armas de fuego en general.

Este enorme arsenal, en su mayor parte amparado por las leyes, es utilizado para matar cada año a más de 11.000 personas en este país, cuatro veces más que los muertos en el World Trade Center o en la guerra de Irak. Las armas de fuego son también el instrumento de más de 17.000 suicidios y de más de 700 muertes producidas por accidentes domésticos.

"Los políticos tienen miedo de abordar el control de armas", dice un activista

Visto desde el más violento de los países europeos, donde el número de asesinatos cometidos por armas de fuego no sobrepasa la cifra de unos pocos cientos al año, puede pensarse que el espantoso episodio de Virginia, donde un solo hombre con dos pistolas mató a 32 personas, obligará a EE UU a replantearse la permisividad en la compra y posesión de armas de fuego, que esto será como el 11-S del control de armas, una fecha histórica tras la cual todo cambiará.

Visto desde Washington, a unos 350 kilómetros del lugar en el que se produjo la tragedia, a menos de 50 kilómetros de la ciudad en la que vive la familia del asesino, y a unos 20 kilómetros de la tienda de armas más próxima (la venta no es legal en el Distrito de Columbia, pero sí en el vecino Estado de Virginia), el panorama es diferente.

La cultura de las armas está fuertemente asentada, y si bien una tragedia de la magnitud de la vivida reavivará el debate eterno entre los partidarios y los detractores del derecho a la posesión de armas, la posibilidad de una total prohibición de su venta está lejos de convertirse en realidad.

Una prueba de ello es el hecho de que ninguno de los candidatos presidenciales en liza, salvo el republicano John McCain, que se ha ratificado en su apoyo a la libre adquisición de armamento, se han referido aún a ese asunto. Cabe esperar algún movimiento en el Congreso de parte de los demócratas a favor de mayores restricciones legales, pero no es difícil aventurar que cada una de esas iniciativas encontrará fuertes resistencias.

Paul Helmke, presidente de la Campaña Brady para la Prevención de la Violencia de las Armas, el principal grupo a favor de más estrictos controles, se refirió ayer a este asunto en términos contundentes: "Los políticos tienen miedo de abordar este tema". La imagen patética de la campaña electoral de 2004, cuando el candidato demócrata John Kerry empuñó un arma y defendió el derecho a su posesión para ganar algunos votos, fue la prueba de que Helmke tiene razón. Una mayoría de la opinión pública parece todavía creer en la vigencia de la Segunda Enmienda de la Constitución, que dice literalmente: "Una bien regulada milicia es necesaria para la seguridad de un Estado libre, el derecho del pueblo a tener y poseer armas no debe ser violado".

Ese texto es el eje del debate sobre esta cultura de las armas en una sociedad cuyas raíces se encuentran en la lucha aislada por la supervivencia, en la conquista de nuevos y peligrosos horizontes, en la defensa de esos logros sin reparar en las consecuencias. Esa cultura es un símbolo de identidad de una sociedad de origen agrario en la que cada individuo tenía que defender su propiedad frente a múltiples peligros. Pero es también un rasgo inseparable de su desmedida ansia de libertad. "¿Qué país puede preservar sus libertades si sus gobernantes no son advertidos de vez en cuando de que su pueblo conserva el espíritu de resistencia? Dejadles tener armas", escribía Thomas Jefferson en 1787.

Éstos parecen hoy argumentos arcaicos en sociedades modernas que buscan la convivencia pacífica y que han otorgado al Estado el monopolio de la violencia. Pero no lo son para millones de norteamericanos que se sienten representados en la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en sus siglas en español), cuyo vicepresidente ejecutivo, Wayne LaPierre, firmaba ayer un artículo en su página web titulado ¿Qué desastre será la siguiente excusa para suspender la Segunda Enmienda?, en el que afirmaba: "La verdad es que no hay ningún escenario en el que los dueños legales de armas de fuego puedan aceptar que el Gobierno entre en sus casas y los desarme".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana