ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 18 de abril de 2007

El PSdeG admite que es muy "apurado" reformar el voto emigrante antes de 2008

El BNG afirma que la modificación no tiene sentido si no se aplica a las próximas generales

El PSdeG admitió ayer que resulta "ciertamente apurado" completar la tramitación de la reforma de la ley electoral en lo que afecta al voto de los emigrantes a tiempo de que pueda aplicarse en las elecciones generales del año próximo. A pesar de ello, y de que el BNG sostiene que la modificación de la norma sólo tiene sentido si puede ser aplicada a los comicios de 2008, socialistas, nacionalistas y populares acordaron promoverla en el Parlamento. El PP apoyó la propuesta, aunque su portavoz se negó a explicar por qué su grupo está a favor de reformar el voto emigrante.

Los portavoces de los tres grupos parlamentarios acordaron crear una ponencia conjunta para promover la reforma del procedimiento de voto de los residentes ausentes previsto en la Ley Orgánica de Régimen Electoral. Ese acuerdo, así como la decisión de que los debates comiencen después de las municipales del 27 de mayo, fue lo único sobre lo que PP, PSdeG y BNG se mostraron plenamente coincidentes.

Los nacionalistas quieren que la ponencia concluya la tramitación de la reforma legislativa a tiempo de remitirla al Congreso de los Diputados el próximo mes de septiembre. El BNG sostiene que hay tiempo suficiente para que las Cortes tramiten la modificación de la ley electoral entre ese mes y la disolución de ambas cámaras antes de las elecciones generales, que previsiblemente tendrá lugar en enero.

Su objetivo, según el portavoz nacionalista, Carlos Aymerich, es que en esos comicios los emigrantes ya puedan votar en urna, que la campaña en el exterior sea regulada y que los residentes ausentes cuenten a la hora de distribuir escaños, lo que incrementaría sensiblemente la representación de Galicia en el Congreso y el Senado. Si la ponencia no sirve para aplicar los cambios a las generales, subrayó, "mejor que no se haga nada". "No estamos dispuestos a participar en una ceremonia de la confusión", subrayó.

Y es que los nacionalistas, aunque no señalaron a nadie, sí son conscientes de que "hay quien llega a la ponencia sin mucho entusiasmo". Y que "algunos", en referencia a los socialistas, pueden estar interesados en mantener el formato de voto del que en el pasado se beneficiaba el PP.

Xaquín Fernández Leiceaga, en nombre del PSdeG, no corroboró los temores de Aymerich, pero admitió lo apretado del calendario si lo que se quiere es que los emigrantes puedan votar en urna el año próximo. "No vemos mal que se tramite con la máxima diligencia, pero no podemos marcar el ritmo de trabajo del Congreso", señaló.

El necesario consenso

En su opinión lo verdaderamente importante es alcanzar un consenso en el Parlamento de Galicia, porque sin él no será posible abordar con éxito en el Congreso la modificación de la vigente ley electoral. Y la reunión de ayer, reveló Leiceaga, puso de manifiesto que la reforma tiene algunos aspectos sobre los cuales va a ser "complejo" conseguir un acuerdo de las tres fuerzas políticas gallegas.

El representante del PSdeG precisó que su grupo no rechaza hablar sobre ningún tema, pero es necesario que la propuesta final nazca del máximo consenso y de la participación de los representantes de los gallegos que viven en el extranjero.

El portavoz del Partido Popular, José Manuel Barreiro, confirmó que su grupo apoya la constitución de la ponencia conjunta para promover la reforma electoral, pero se negó taxativamente a explicar por qué los populares quieren que se modifique el procedimiento de voto por correo. Barreiro se limitó a asegurar que el PP tiene una posición sobre qué aspectos deben cambiar del procedimiento de voto de los residentes ausentes, pero, a pesar de la insistencia de los periodistas, rechazó explicar los motivos por los que su partido ha decidido apoyar la reforma. El portavoz popular tampoco quiso pronunciarse sobre los plazos.

Fuentes del Congreso de los Diputados aseguraron la semana pasada a EL PAÍS que no hay tiempo material para completar la reforma de manera que sea de aplicación en las elecciones de 2008 y que ni siquiera ningún grupo parlamentario tiene esta modificación en su agenda de trabajo.

De no salir adelante la modificación en esta legislatura, las Cortes dispondrán de algo más de un año para hacerla realidad antes de las elecciones gallegas de 2009. En las municipales de mayo tendrán derecho a voto más de 300.000 gallegos, un 12% del censo total.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana