Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar se reunió en secreto en Moscú con directivos del gigante ruso del gas

El ex jefe del Gobierno viajó dos veces a Rusia en marzo, la segunda para ver a Putin

El ex presidente del Gobierno José María Aznar se reunió en secreto en Moscú con directivos del gigante ruso del gas Gazprom a principios de marzo, según confirmaron fuentes oficiales en Moscú y Madrid. Aznar regresó a Moscú sólo dos semanas después para un encuentro privado con el presidente ruso, Vladímir Putin. Consultado por EL PAÍS a través de personas de su entorno sobre el primero de dichos viajes, Aznar no quiso revelar qué entrevistas mantuvo y negó que éstas tuvieran relación con la situación de Endesa o de cualquier otra empresa española.

Como presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), Aznar mantiene una intensa actividad internacional. Son numerosas sus conferencias e intervenciones públicas. Ayer mismo, se encontraba en Washington presentando un informe sobre la situación de América Latina.

Sin embargo, no ha trascendido nada de los dos viajes que durante el mes pasado efectuó a Moscú. El Gobierno español tampoco ha sido informado de su contenido y resultados, supuestamente por su carácter privado. El primer viaje lo hizo Aznar entre el 8 y el 10 de marzo y, en el curso del mismo, se reunió con directivos del gigante ruso del gas, Gazprom. El segundo tuvo lugar entre el 23 y el 26 del mismo mes y esta vez su objetivo era reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Tras tener información del primero de dichos viajes, EL PAÍS consultó con el propio Aznar, quien reconoció su visita a Moscú, pero no quiso revelar qué entrevistas mantuvo en la capital rusa ni el objetivo de las mismas. A través de una portavoz oficial, el ex presidente negó que abordase con sus interlocutores la situación de la eléctrica Endesa o de cualquier otra empresa española.

Aznar llevó con sigilo sus contactos en Moscú e incluso prescindió de sus escoltas durante parte de la visita, pero las fuentes consultadas aseguran que se reunió con responsables de la firma estatal Gazprom.

Sin relación con Endesa

Estos contactos se produjeron en plena lucha por el control de la eléctrica española Endesa -entre la alemana E.ON y la italiana Enel, aliada con Acciona- y en medio de una profunda remodelación del mercado mundial de la energía.

La rusa Gazprom, que mantiene acuerdos de suministro con la alemana E.ON, está detrás del intento de crear la llamada OPEP del gas, que el pasado lunes dio sus primeros pasos en una reunión de países exportadores en Doha (Qatar).

La constitución de un cartel del gas, a semejanza del petróleo, supone una pesadilla para Europa, cuya alternativa a la dependencia del suministro de gas procedente de Rusia, cada vez más sujeto a presiones políticas, es el gas argelino.

El segundo viaje de Aznar a Moscú, sólo dos semanas después del primero, tampoco trascendió a la opinión pública, a pesar de que su objetivo era reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, lo que sobrepasa con mucho lo puramente privado. Al parecer, Putin no pudo recibirle en su primera visita, lo que motivó que volviera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 2007