Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Empezar antes no garantiza aprender más

Un estudio refleja que los más pequeños absorben más si una lengua es vehicular pero menos si es una asignatura

¿Empezar antes es mejor para aprender un idioma? Un estudio reciente de expertos de la Universidad de Barcelona (UB) acaba de sorprender al concluir que iniciar antes los estudios no garantiza mejores resultados. El informe lo ha dirigido la catedrática de Filología Inglesa Carme Muñoz y se basa en pruebas realizadas a 2.000 alumnos de inglés divididos en dos grupos de edad, quienes empezaron a los 8 años y quienes lo hicieron a partir de los 11.

Según este estudio, los alumnos que empezaron a estudiar inglés más tarde, desde los 11 años, obtuvieron mejores resultados respecto a la competencia global en esa lengua, en escritura y conversación.

¿Qué explicación tiene? "En condiciones de inmersión los niños pequeños son como las esponjas, que absorben la lengua a su alrededor. Pero en condiciones de aprendizaje escolar su contacto con la lengua es tan reducido que no pueden absorberla", explica Muñoz. "Por eso pierden la ventaja que tienen respecto a los mayores", afirma esta catedrática. "Los alumnos de mayor edad tienen más madurez intelectual y ventajas en el aprendizaje escolar cuando el inglés no es la lengua vehicular, sino un objeto de estudio", añade.

MÁS INFORMACIÓN

La conclusión de este trabajo no es que no haya que empezar antes a estudiar inglés, sino que hacerlo no garantiza aprender más.

Para el presidente de la Asociación de Profesores y Profesoras de Inglés de Cataluña (APAC, en sus siglas en catalán), Miquel Berga, iniciar antes el estudio de una lengua "en principio juega a favor del aprendizaje, pero el factor decisivo para avanzar no es empezar con menos edad".

En Cataluña, la mayoría de los estudiantes, el 45,5%, empiezan a estudiarlo entre los 6 y los 11 años y entre los 12 y los 15 lo hacen el 35,9%, según un informe de la Generalitat sobre la situación de la lengua inglesa en Cataluña, que recoge datos de entre los años 2000 y 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de abril de 2007