Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más pacientes y menos médicos

Fabricar un médico requiere 10 años. Y la sanidad no tiene ese tiempo. A día de hoy los hospitales reconocen que faltan médicos en determinadas especialidades y para cubrir las guardias. La carencia también es evidente en la atención primaria, que sufre una presión asistencial cada vez mayor. El número de tarjetas sanitarias en Cataluña ha aumentado hasta situarse en 7,3 millones a finales de 2006.

Los presupuestos de la Generalitat, que hacen una especial incidencia en el gasto social, prevén la contratación de 612 nuevos facultativos

"No tenemos siquiera un registro del personal, estamos tapando agujeros", afirma Patricio Martínez, secretario del sindicato Metges de Catalunya

Los hospitales reconocen que faltan pediatras, anestesistas, psiquiatras y, en general, profesionales para cubrir las guardias

"La falta de profesionales es una cuestión numérica, sino algo más profundo", reconoció el presidente del Consorcio Hospitalario de Cataluña, Josep Abelló, en una asamblea anual de la entidad. Profundo y relativo, según el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona, Miquel Bruguera: "Faltan médicos para el tipo de organización sanitaria que tenemos. Si pagaran más, habría más profesionales disponibles".

El Ministerio de Sanidad ha pedido datos a las comunidades autónomas. Cataluña trabaja en el recuento y, hoy por hoy, no hay un todavía un censo de facultativos. Los prepuestos de la Generalitat, que hacen una especial incidencia en el gasto social, prevén un incremento de 612 médicos, cantidad que no se sabe en qué proporción paraliará el déficit porque se desconoce dónde y cuántos profesionales faltan.

La patronal Unión Catalana de Hospitales espera tener listo este mes el número de especialistas que precisan sus centros. Su director general, Boi Ruiz, explica que la intención es llegar a una cifra consensuada con el resto de instituciones sanitarias como el Instituto Catalán de la Salud y el Consorcio Hospitalario. "Hay que cuantificar el número de especialistas para analizar si la falta de médicos es un problema solucionable con medidas organizativas", dice Ruiz.

Ritmos distintos

El número de facultativos no ha crecido en Cataluña al ritmo que se han ido creando nuevos hospitales. "Ahora los médicos disponen de menos horas para hacer guardias por la aplicación de una directiva europea de salud laboral. No están obligados a hacer más de dos guardias al mes. Este agujero se tiene que cubrir con personal ajeno al centro", explica Ruiz. Bruguera va más allá de los números: "El estado de descontento general en la sanidad se ha instalado hace tiempo en los médicos asistenciales".

Pediatras, anestesistas, psiquiatras y, en general, especialidades de carácter técnico son las principales carencias apuntan en el Hospital del Mar. La mayoría de hospitales consultados reconoce estas carencias. El Clínic considera que faltan en puestos de guardia en algunas especialidades. Para el Hospital de Bellvitge las áreas que más facultativos necesitan son cardiología, endocrinología y cirujanos con experiencia en oncología. Para afrontar esta falta, el director gerente, Joan Berenguer, propone "introducir nuevos incentivos que hagan del hospital un centro más atractivo para los facultativos". Para Xavier Corbella, director de atención especializada de la Fundación Althaia de Manresa, la solución pasa por contratar especialistas de otros países. En el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol de Badalona, en cambio, consideran que no faltan más profesionales, "aunque en ocasiones es difícil poder cubrir contratos eventuales", precisan.

Metges de Catalunya lamenta que no se haya realizado un plan de recursos humanos. "No tenemos siquiera un registro del personal, estamos tapando agujeros", afirma Patricio Martínez, secretario del sindicato. Bruguera habla de un "error de previsión": No se contó con la inmigración. Y se refiere a una práctica habitual, la contratación de médicos extranjeros, que, a su juicio, tiene dos peligros: "Desguarecemos de profesionales a otros países y el grado de preparación no es el mismo que el de aquí, ya que sus universidades exigen menos".

Conocer el sistema

Con el fin de normalizar la práctica de estos profesionales, el Colegio está organizando unos cursos para dar a conocer el sistema sanitario catalán y sus principios éticos. De los nuevos colegiados en 2005, casi la tercera parte son médicos extranjeros. En la actualidad estos profesionales representan el 11% de los médicos colegiados.

En diciembre de 2005, el número de médicos registrados en el Colegio de Barcelona era de 26.138, de los que el 6,6% están jubilados. Se estima que unos 20.750 realizan una práctica de carácter asistencial. Este número representa una densidad de 4 médicos en activo por cada 1.000 habitantes. Cataluña es la comunidad que más médicos tiene por cada 1.000 habitantes en comparación con otros países europeos. Sin embargo, la profesión en Cataluña sufre una tendencia al envejecimiento.

Bruguera apunta la necesidad de reformar el sistema: "Concentrar servicios, reorganizar las urgencias, lograr que los médicos de atención primaria sean más polivalentes y resolutivos, reducir la carga burocrática en la atención primaria...". La lista es interminable.

La Coordinadora de Usuarios de la Sanidad anima a realizar un examen de conciencia: "Hay que preguntarse cuántos médicos son nuestros y cuántos están fuera del sistema y por qué se han de jubilar a los 65 años de forma obligatoria", plantea Carme Sabater, directora de la coordinadora.

Los sistemas deben evolucionar. "Somos un sistema con mucha presión asistencial", sentencia Jordi Varela, gerente del Hospital del Mar. "Cataluña se ha entregado a la reforma de la primaria. Ahora la prioridad es reforzar la relación de la primaria con los hospitales".

LA ATENCIÓN PRIMARIA RECLAMA MÁS RECURSOS

El médico de atención primaria necesita más tiempo para atender a sus pacientes, formación continua, más recursos materiales, líneas telefónicas suficientes, equipos modernos y eficientes y autonomía en los programas de prevención de pediatría y ginecología. "La masificación es cada vez mayor. El médico no controla su agenda. El 30% de los equipos trabajan muy presionados", asegura Francesc Borrell, portavoz de la Plataforma 10 Minutos, que ha convocado una huelga para el próximo 10 de abril.

LA LEGISLATURA DEL PACTO PROFESIONAL Y CIUDADANO

- La consejera de Salud, Marina Geli, se refiere a esta legislatura como la del gran pacto político, profesional y ciudadano. Así lo explicó en un acto del Consorcio Hospitalario de Cataluña.

- Francesc José María, director del ICS, explica a este diario que globalmente no faltan médicos. "Pueden faltar en alguna especialidad y en algún territorio. Somos, en Europa, uno de los territorios con una tasa más elevada de médicos por 1.000 habitantes. Podemos tener un problema de distribución".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de abril de 2007

Más información