ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 24 de marzo de 2007

Suecia y Cuba se enfrentan en una crisis diplomática

Las relaciones entre Cuba y Suecia atraviesan un nuevo momento delicado. En esta ocasión, las tensiones diplomáticas alcanzan la categoría de gresca tropical, con floridos cruces de acusaciones por lo que unos y otros consideran violaciones de derechos humanos y denuncias públicas de que La Habana ha abierto en repetidas ocasiones la correspondencia diplomática de Estocolmo. Hasta los vikingos y sus "patrones raciales" han subido a escena en el rifirrafe.

La trifulca es la comidilla en las recepciones y jardines diplomáticos de La Habana, si bien tanto en la Cancillería cubana como en la Embajada sueca nadie contesta. Todo empezó hace 10 días durante una sesión del Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra, cuando el ministro de Exteriores de Suecia, Carl Bildt, acusó a las autoridades de la isla de no respetar los derechos humanos.

La respuesta del representante cubano, Juan Antonio Fernández Palacios, fue inmediata y airada. Al hacer uso de la palabra, afirmó que Bildt actuaba con "hipocresía" al criticar a Cuba omitiendo cualquier referencia a la situación de la base estadounidense de Guantánamo, y hasta aseguró el embajador que el discurso del canciller recordaba a la Suecia imperialista. "En Cuba no se persigue a los inmigrantes ni se intenta hacer una limpieza étnica para retener en el país a aquellos que respondan a los patrones raciales de los conquistadores vikingos".

Libertad de expresión

La cosa no quedó en un simple desencuentro de salón, muy frecuente en Ginebra. "Los días de los vikingos han quedado atrás. Eso fue hace unos 1.000 años", replicó posteriormente Bildt a la BBC, tras señalar que Suecia "es uno de los países más abiertos de Europa" en temas de inmigración. Añadió que en su país viven personas de todo el mundo, "incluyendo a refugiados cubanos, donde tienen la libertad de expresión que se les niega en su propio país".

El ministro sueco denunció además que su Embajada en Cuba tenía constancia de que las autoridades están abriendo su correo diplomático, "una señal muy perturbadora (...) una ofensa muy grave a las reglas de comportamiento internacional". El jueves, la Cancillería sueca protestó por el supuesto caso de violación de su valija diplomática y anunció que convocaría al embajador cubano en Estocolmo, Jorge D. Payret Zubiaur.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana