Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Suráfrica reabre sus fosas

Exhumado el primer cuerpo de una víctima de los 'suicidios' del 'apartheid'

"Mi padre llevaba una barba muy larga. Los detenidos que le vieron llegar cuentan que se la habían arrancado de media cara a mechones y sangraba por la boca. No había ni llegado a comisaría y ya le estaban torturando", explica Siyanda Ngudle, hijo de Looksmart Ngudle, cuyo cadáver fue exhumado hace poco más de una semana de una fosa común en un cementerio de Pretoria, en la que ha permanecido desde 1963, desaparecido.

Ngudle fue el primero de una larga lista de más de un centenar de presos políticos asesinados previa tortura -oficialmente "suicidas" o "fallecidos al caer por las escaleras"- por las fuerzas de seguridad del apartheid, el sistema de supremacía blanca que dominó Suráfrica hasta 1994. Sus restos han sido recuperados por el equipo de desaparecidos de la fiscalía surafricana en colaboración con el equipo de antropólogos forenses argentinos especializado en violación de derechos humanos.

Le tenían ganas. Sindicalista y comunista, Ngudle era del Congreso Nacional Africano (ANC) y comandante de su brazo armado, Umkhonto we Sizwe (MK, Lanza de la Nación), formado por Nelson Mandela en 1961 para la lucha violenta contra el sistema racial. El nacimiento del MK activó la maquinaria legislativa del apartheid, que pergeñó la ley de los 90 días que permitía la detención sin juicio de todo sospechoso de terrorismo por tres meses.

Looksmart había iniciado los sabotajes a líneas telefónicas y eléctricas y estaciones de correos, ideados por Mandela para el MK. En 1963, Ngudle fue detenido y llevado a comisaría. Allí sus compañeros fueron testigos de sus torturas. Luego fue trasladado a Pretoria, en cuya cárcel coincidió con otro histórico del ANC, Gowan Mbeki, padre del actual presidente del Gobierno, Thabo Mbeki.

Comisión de la Verdad

Gowan Mbeki testificó en 1996 ante la Comisión de la Verdad creada en la transición para lidiar con los delitos contra la humanidad cometidos en el país: "Vi que Looksmart me dejaba en el suelo del patio una bolita de papel (...), decía que le torturaban, que su espalda estaba cubierta de heridas. A la mañana siguiente alguien susurraba por debajo de la puerta de mi celda: han matado a Looksmart Ngudle". La versión oficial fue que se suicidó el 4 de septiembre con el cordón del pijama.

La familia contrató abogados para averiguar lo sucedido. Tenían testigos de las torturas, a quienes Looksmart había dicho que le estaban aplicando corrientes eléctricas para obtener información. Pero el magistrado consideró inadmisibles las evidencias de maltrato y la familia abandonó la causa. "Era un circo", dice Siyanda, que nunca ha creído el suicidio de su padre. Los intentos de la familia por recuperar su cuerpo resultaron en vano.

La mujer de Ngudle, Beauty, también testificó en abril de 1996. "Sólo quiero sus huesos. Nunca pudimos enterrarlos", dijo ante la comisión que presidió el arzobispo Desmond Tutu. Beauty no llegó a ver cumplido su deseo. Falleció poco después.

La fiscalía no descarta que el activista se suicidara, "bien para no delatar a compañeros, bien porque no aguantaba el castigo, se trataría de un suicidio inducido", asegura Nicolene Rousseau, una de las responsables del equipo de desaparecidos, que tiene más de medio millar de denuncias por desaparición en los 40 años de apartheid. Tal vez Siyanda Ngudle consiga alguna respuesta del examen de los forenses al cadáver. "La tierra del cementerio es muy ácida y los huesos están deteriorados", explica Luis Fondebrider, el responsable del Equipo Argentino de Antropología Forense.

"Era un hombre poco hablador", recuerda Queen, tía de Siyanda, "pero era muy buena persona". Lo enterrarán en Middledrift, en el este del país, donde nació, junto a sus padres y su mujer. Era poco hablador. Tal vez sus huesos, por fin, hablen por él.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de marzo de 2007