Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa que gestiona los ordenadores de Sanidad tendrá acceso a las historias clínicas

La consejería y el PP habían asegurado que la compañía no podría consultar los datos

La empresa Stacks, que gestiona el nuevo sistema informático de los 400 centros de salud de la región, podrá acceder a los datos personales y médicos de los seis millones de madrileños con tarjeta sanitaria. Así se desprende del pliego de condiciones del concurso público que ganó Stacks, lo que desmiente a la Consejería de Sanidad y al PP, que en los dos últimos días han asegurado que Stacks no tendría acceso a los datos. Esta empresa es propiedad de una multinacional francesa que se dedica a almacenar, elaborar y vender todo tipo de información médica a la industria farmacéutica.

El nuevo sistema informático de la red de centros de salud, que pretende unificar en una única base de datos toda la información personal (nombre, dirección, teléfono...) y las historias clínicas (enfermedades, tratamientos...) de los madrileños, ha causado controversia en los últimos días por dos motivos. El primero es que Sanidad convocara y adjudicara por 6,3 millones un concurso público cuando ya había recibido el sistema informático que pretendía licitar. El segundo es que la empresa que lo lleva a cabo, Stacks, haya sido comprada recientemente por Cedegim, una multinacional francesa dedicada a vender datos médicos a la industria farmacéutica.

Este hecho, según ha denunciado el PSOE, pone en peligro la "confidencialidad de los datos más íntimos de los ciudadanos, sus enfermedades". Los socialistas también han alertado sobre el posible uso comercial de esta información.

Supuestas irregularidades

Sanidad se ha defendido de las supuestas irregularidades en el concurso, documentadas con informes internos de la consejería, insistiendo en que ha "cumplido la legislación vigente" y ha actuado con "máxima transparencia y rigor". Sobre los peligros de uso comercial de las historias clínicas, Sanidad y el grupo parlamentario del PP en la Asamblea de Madrid los han rechazado con dos argumentos en sendos comunicados. El primero es que "es la Comunidad, y no la empresa, la dueña de los datos, a cuyo contenido no accede la empresa". El segundo es que "Stacks ha suscrito una cláusula de confidencialidad cuyo incumplimiento generaría responsabilidades penales".

El contrato firmado entre Sanidad y Stacks confirma lo segundo, pero desmiente lo primero. La empresa sí tendrá acceso a los historiales clínicos en al menos un momento durante los próximos cuatro años, tiempo previsto para el desarrollo del nuevo sistema informático. Este momento será el de la "migración", es decir, el trasvase de los datos desde los 400 servidores actuales, uno en cada centro de salud o consultorio local, al nuevo gran servido centralizado.

El contrato establece que el proceso de migración deberá ser realizado por la empresa Stacks con personal propio y detalla con lenguaje técnico todos los pasos a seguir. Algunos son la "validación del sistema", la "migración de datos", el "paso a entorno de producción", la "carga de datos correspondientes a cada centro", "evaluación de la implantación" o "auditoría de seguridad del sistema implantado", entre otras actuaciones.

Fuentes informáticas de la Comunidad de Madrid interpretan estos pasos: "Todo esto significa que hay que poner a punto todos los datos contenidos en los 400 servidores de los centros de salud para su trasvase al nuevo gran servidor. El inicio de este proceso, la vigilancia de todo vaya bien y la comprobación de que los datos han llegado bien al nuevo servidor central estarán totalmente en manos del personal de Stacks porque es un trabajo muy técnico que sólo puede desarrollar la empresa creadora", precisan estas fuentes, que concluyen que "es indiscutible que Stacks tendrá a mano toda la información contenida en los ordenadores de la consejería".

La empresa, además, deberá poner a disposición de Sanidad un mínimo de dos personas durante hasta la finalización del contrato en 2010. Durante este tiempo, estas personas trabajarán en la sede de la Sanidad y velarán por el buen funcionamiento del sistema.

El proceso de migración acumula ya un mínimo de cuatro meses de retraso, lo que llevó ayer al PSOE a pedir a Sanidad que renuncie a seguir adelante con el proyecto, según afirmaron el candidato a la Comunidad, Rafael Simancas, y el diputado regional Eduardo Sánchez Gatell.

Según el contrato firmado entre Sanidad y Stacks, en octubre tendrían que haber empezado las migraciones de los primeros centros de salud y a final de año estar ya completada la mitad de los 400 de la región. En estos momentos no se ha realizado ninguno y Stacks ni siquiera ha podido empezar el plan piloto previsto en un centro de salud.

Este retraso se debe a los problemas de desarrollo del proyecto, que no han satisfecho nada a los médicos que lo han probado. Así se lo han hecho saber a Sanidad las cuatro sociedades médicas de atención primaria -Sociedad Española de Medicina General, Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, Sociedad Española de Médicos de Atención primaria y Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria-.

"El nuevo sistema no funciona, al menos por ahora. No vamos a permitir que sea aplicado hasta que se solucionen los problemas que lo hacen mucho peor que el actual", manifestaron portavoces de las asociaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de febrero de 2007