Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

¿Qué pasa en Izquierda Unida?

Guía para entender la crisis de candidatos a las elecciones del 27 de mayo de la coalición

La federación regional de IU entra en la última semana de plazo para resolver su crisis. Así se lo ha impuesto la Presidencia federal. El próximo 6 de febrero debería tener solucionado el conflicto que ha dejado en suspenso los candidatos al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid, a cuatro meses de las elecciones del 27 de mayo.

Pero en IU nada es previsible. La crisis puede cerrarse mañana, y los mismos que se enfrentan se harán sonrientes la foto de la paz, o puede enredarse en una maraña de normas internas y declaraciones contradictorias. Es una situación recurrente, que los propios miembros de IU achacan a un sistema de decisiones muy abierto. Tras consultar a diferentes dirigentes de la coalición, éstas son las claves para entender qué es lo que pasa en IU.

- Los dirigentes. La dirección regional de IU está formada por diferentes corrientes o "sensibilidades". En estos momentos se agrupan en dos bandos. La mayoría la compone el grupo abanderado por el diputado nacional Ángel Pérez, que controla en torno al 60%. El círculo de apoyos más próximo a Pérez representa un 20% de esa mayoría, pero cuenta también con el respaldo del diputado regional Miguel Reneses, que aporta otro 10%. Junto a ellos, hay otros dirigentes como Julián Sánchez Vizcaíno, Antero Ruiz o Gregorio Gordo.

El 40% restante lo integran a partes iguales el entorno de la portavoz municipal de IU, Inés Sabanés, y el diputado Fausto Fernández y un amplio grupo que apoya a la ex diputada Virginia Díaz en el ámbito regional, y a Enrique de Santiago, en el federal.

- ¿Por qué están divididos? La mayoría de IU ha querido situar a toda costa a Pérez como candidato a la alcaldía. Hasta ahora ha sido imposible alcanzar un acuerdo porque los grupos minoritarios que respaldan a Pérez prefieren acatar todo lo que éste decide, por temor a que acabe cerrando un acuerdo con Sabanés y Fernández. Esto les situaría en los puestos más bajos de las listas electorales, porque Pérez, Sabanés y Fernández alcanzarían juntos un 60% de la representación, sin otras minorías.

Por otro lado, la mayoría de IU desconfía del tirón entre el electorado de Sabanés, que se ha hecho popular como portavoz municipal. No creen que eso justifique que encabece una lista electoral. De ahí que los dos bandos tengan posiciones inamovibles.

- ¿Qué se juegan? En las elecciones de 2003, IU obtuvo nueve escaños en la Asamblea regional y cuatro en el pleno municipal. Las perspectivas de la propia coalición para el 27 de mayo ni siquiera rozan esos resultados y está en juego llegar al 5% de los votos, el mínimo para tener representación. En caso de un descalabro de IU, el beneficiado sería el PP, porque el sistema de reparto de escaños de la Ley D'Hont favorece a la mayoría.

- Candidatos en suspenso. Un Consejo Político Regional celebrado el pasado 3 de junio eligió como candidatos a alcalde y a presidente regional a Ángel Pérez y a Gregorio Gordo, respectivamente. Pero la agrupación Madrid-Ciudad impugnó la candidatura de Pérez ante la Comisión Federal de Garantías Democráticas, que el pasado 20 de enero decidió anular el acuerdo adoptado en ese consejo.

Hacía además una mención específica a la "elección de cabeza de lista al Ayuntamiento de Madrid", que debe repetirse. Pero Pérez se negó a acatar esa decisión. Y cuando nadie cuestionaba su candidatura, el miércoles pasado Gordo la puso a disposición de sus compañeros, si eso garantizaba un acuerdo.

- Intervención de la presidencia federal. La decisión de la Comisión federal de repetir el consejo político fue respaldada por la presidencia federal hace hoy una semana. Ésta aprobó una resolución con tres obligaciones a cumplir por la federación regional antes del próximo 6 de febrero: que la dirección regional cumpla las resoluciones de la Comisión federal, que entreguen los censos de las agrupaciones y, cumplido esto, que negocien una solución.

- El bulo de un acuerdo. La dirección regional anunció el pasado viernes como hecho un supuesto acuerdo para cerrar la crisis, que fue desautorizado por el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares. "No hay aún acuerdo y queda mucho por delante", dijo. Según este presunto acuerdo, negociado por Pérez, él permanecería como candidato a alcalde, y Sabanés iría a la Comunidad. El problema es que es una propuesta de parte, aún no aceptada por la agrupación Madrid-Ciudad, que debe elegir su candidato, ni por la propia Sabanés.

- ¿Por qué Sabanés no es candidata a día de hoy? La dirigente de IU ya ha dicho que no se utilice su nombre "en aras de un acuerdo que a día de hoy no existe". Ser número uno a la Comunidad es, desde luego, su intención, pero no de cualquier manera. Tampoco sin su gente. Y si una de las dos partes no quiere, no hay entendimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de enero de 2007