Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El fin de la vida

Antes de Madeleine

Otras personas emprendieron la misma lucha que la enferma de esclerosis que murió en Alicante

Madeleine Z., la mujer de 69 años que el día 12 se suicidó en su casa de Alicante, es el último caso conocido de una lista de enfermos terminales que han planteado el mismo debate: su voluntad de decidir su fin con dignidad. Ramón Sampedro y Jorge León, en España; Vincent Humbert, en Francia; Piergiorgio Welby, en Italia, y Josiane Chevrier, en Suiza, agitaron la sociedad con su decisión de ser ellos quienes fijaran el momento y la forma de su adiós.

Todos ellos compartieron la determinación de Madeleine, una mujer con una vida llena de experiencias, desde su huida de un tren nazi hasta los felices años en los que regentó un restaurante francés en Alicante, o su época de bohemia en París. Con un pasado pleno, Madeleine quería tener el control sobre su futuro, y no acabar inválida como consecuencia de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que padecía desde 2001. Esta enfermedad debilita músculo a músculos hasta que fallan aquellos que mueven los pulmones y el paciente se asfixia o se encadena a un respirador artificial.

Ni Madeleine ni sus antecesores lo tuvieron fácil. En Europa, sólo dos países -Holanda y Bélgica- han despenalizado la eutanasia. El suicidio asistido sólo se permite, además, en Suiza. A este país acuden enfermos de todo el mundo para dirigir sus últimos momentos.

Chevrier contó con el apoyo de la organización suiza Exit para su suicidio. Welby, en Italia, consiguió que un médico le retirara el respirador. El médico y la madre de Humbert fueron procesados en Francia. En España, Sampedro y León urdieron artimañas para que la justicia no persiguiera a quienes les ayudaron.

Madeleine no quiso complicarle la vida a nadie. Con la compañía de una amiga y dos voluntarios de la asociación Derecho a una Muerte Digna, y tras ponerse unas gotas de su perfume favorito, tomó un helado con los fármacos indicados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2007