Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez de Majadahonda impide que una niña se llame Beliza

La familia de Beliza, una niña de ocho meses de Las Rozas, no sabe qué hacer con su nombre. Aseguran que no puede nacionalizar a la pequeña porque, de momento, el juzgado encargado de ello no reconoce ese nombre. Sus padres, Lina Martín y Newar, son colombianos, pero llevan cinco años residiendo en España.

El pasado 5 de enero presentaron un recurso ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Majadahonda después de que en noviembre no les permitieran registrar al bebé. "Nos dijeron que teníamos que cambiárselo porque la juez decía que ni existe ni corresponde a ningún sexo", señaló Linda al periódico 20minutos. "Les expliqué que así se llama la abuela de mi esposo, pero nos dijeron que nos lo pensáramos", añadió.

La familia ha buscado nuevos argumentos para su petición entre los escritores españoles. Aluden a obras de Lope de Vega como Las melindres de Belisa, y a otra de Federico García Lorca, El amor de Don Perlimplín con Belisa en su jardín. Respecto al cambio de la zeta por una ese, Lina replica: "También le ocurre a la princesa Letizia".

Un recurso ante Justicia

Cuando un registro rechaza un nombre, la familia afectada puede interponer un recurso ante la Dirección General de Registros y Notariados, dependiente del Ministerio de Justicia. "En este caso, cabe recurso, y lo normal es que se conceda el nombre que decidan sus padres", señala una fuente del Ministerio de Justicia. Quedan prohibidos los nombres ofensivos, aquellos que hagan confusa la identificación y los que induzcan a error en cuanto a sexo, según el artículo 54 de la Ley de Registro Civil, pendiente de un proyecto de reforma del Parlamento para "clarificarlo y evitar cualquier tipo de confusión, como ha ocurrido en este caso", añade la misma fuente.

Por si acaso, los padres de la pequeña ya piensan en otros nombres para su pequeña. En la nueva lista gana Ainara. "Pero no sé si la niña respondería, porque ya está acostumbrada a Beliza", asegura Linda.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007