Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arquitecto de Guadalix aprobó planes urbanísticos que él mismo había redactado

El Ayuntamiento de Guadalix de la Sierra (4.963 habitantes) ha aprobado los planes parciales de dos zonas del municipio, el SAU-I y SAU-III, donde se edificarán 869 viviendas en altura. En estas casas vivirán unas 2.700 personas, una cifra que incrementará la población actual en un 54%.

IU ha denunciado que su tramitación ha sido "completamente irregular", ya que los había visado e informado el arquitecto municipal, lo que es incompatible debido a que la empresa de la que es coadministrador ha sido la encargada de redactar los planes. "Por tanto, se ha erigido como juez y parte", explica IU.

Guadalix de la Sierra, gobernado por el PP, encargó a la empresa MDS Arquitectos, SL, la redacción de los planes parciales. El arquitecto municipal, Rafael Martínez Díaz, que ocupa su cargo de forma honorífica, fue el encargado de revisar los planes. El problema surge debido a que Martínez es coadministrador de MDS Arquitectos, SL.

"El arquitecto es incompatible para informar los planes que su propia empresa ha llevado a cabo", denuncia el concejal de IU de Guadalix, José Antonio Herencia. Los servicios técnicos municipales también advirtieron al alcalde, Ángel Luis García, sobre la incompatibilidad del arquitecto para visar los planes, porque, a su juicio, se están mezclando los intereses privados con los públicos.

Martínez explica que estas críticas le cogen de sorpresa y aclara: "Fue el propio Ayuntamiento el que me hizo el encargo". En su opinión, "lo que no tiene ningún sentido es que te encarguen hacer las cosas y luego te digan que eres incompatible". El arquitecto recuerda que los desarrollos son legales y que han intentado que las cesiones para el Ayuntamiento sean las más ventajosas posibles. El alcalde ha declinado hacer declaraciones al respecto.

Los planes se aprobaron en pleno de forma inicial y han pasado el periodo de información pública. El Ayuntamiento estudia ahora las alrededor de 100 alegaciones recibidas. La Comunidad de Madrid es la que tiene la última palabra para dar el visto bueno a los nuevos planeamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de enero de 2007