Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incineradora de Zabalgarbi estuvo parada casi tres meses por averías en 2006

La Diputación de Vizcaya se cuestiona ahora la ampliación de la planta ubicada en Bilbao

La incineradora de basuras de Zabalgarbi en Bilbao, la única operativa en Euskadi, permaneció inactiva más de dos meses y medio en 2006. Además, durante casi otros dos meses, entre septiembre y noviembre, ha funcionado bajo mínimos debido a problemas con su turbina. Estos datos se desprenden del control de emisiones contaminantes que realiza el Gobierno vasco, ya que la empresa, con un 43% de capital público, no ha informado de estas incidencias. La Diputación de Vizcaya, que posee el 20% de la empresa y ha defendido crear una segunda línea, se cuestiona ahora la ampliación.

La planta, con una inversión de 154 millones de euros, empezó a funcionar en pruebas en abril de 2004 y a pleno rendimiento en octubre de ese año. Pero los problemas empezaron a principios de 2005, debido a una grave avería en la turbina de vapor, la pieza clave del sistema junto a la turbina de gas. Entre enero y finales de junio, la planta estuvo parada más de 40 días, según los datos de las emisiones contaminantes que controla el Departamento de Medio Ambiente. Éste mide en dos focos diferentes una docena de parámetros, entre los que se encuentran el monóxido de carbono, el dióxido de carbono, cloruro de hidrógeno o el dióxido de azufre. En esas jornadas la medición no registra nada, según aparece en el listado al que ha tenido acceso este diario.

Los problemas más serios se plantearon en el verano de 2005, ya que casi dos meses, entre el 9 de julio y el 22 de agosto la planta aparece inactiva en los registros del Gobierno. Estos problemas fueron denunciados por trabajadores de la planta, que señalaban que no se producía energía [ver EL PAÍS del 24 de octubre de 2005]. Pero una portavoz de la empresa calificó de "mentira" que no se generase energía y Zabalgarbi, tras los datos difundidos por este diario, empezó a investigar entre sus trabajadores quién había facilitado las informaciones.

La inactividad volvió a evidenciarse hace más de un año y desde el 18 de noviembre de 2005 hasta el 12 de febreropasado no se registran emisiones que denoten el funcionamiento de Zabalgarbi. Estos tres meses ha sido el periodo más largo en que ha estado parada la planta y fue a finales de 2005 cuando la empresa admitió por vez primera los problemas que impedían la producción de electricidad.

La siguiente parada se ha producido entre el 18 de agosto y el 9 de septiembre pasados, cuando tampoco se registran emisiones, y los datos del Gobierno indican que ha habido problemas también entre finales de septiembre y mediados de noviembre. A lo largo de 2006 la incineradora ha estado inactiva dos meses y medio, que serían cuatro si se toma como referencia el mes de noviembre de 2005.

Los últimos datos conocidos de la producción de electricidad, facilitados por Zabalgarbi y referidos a 2005, indican que se produjeron 423 millones de kilowatios/hora, cuando la capacidad máxima anual es de 760 millones.

Segunda línea

La Diputación de Vizcaya ha iniciado este año su segundo Plan de Residuos Urbanos, cuyos pilares eran tres infraestructuras: una planta de tratamiento mecánico-biológico (separa el material aprovechable y los componentes orgánicos de la bolsa de basura), otra de compost y una segunda línea de incineración, que ampliaría la capacidad de eliminación de 230.000 toneladas anuales de basura en otras 100.000 más. Pero, el pasado día 13 de diciembre, el diputado foral de Medio Ambiente, Josu Madariaga, al realizar el balance del primer año del nuevo plan en las Juntas Generales, no hizo ninguna referencia a Zabalgarbi. Luego, a preguntas de los periodistas, señaló que su departamento priorizará la potenciación del reciclaje, la elaboración del compost y otros tratamientos, y aseguró que la segunda línea de la incineradora "está a la cola de sistema".

Zabalgarbi ha asegurado que este verano inició los trámites administrativos para la construcción de la segunda línea, cuyas obras quiere iniciar en 2008 para que esté operativa en 2011. La inversión prevista es de 130 millones de euros.

Los problemas de funcionamiento de la incineradora de basuras han llevado al Ayuntamiento de Bilbao a exigir un protocolo -que está en fase de elaboración- para que la empresa le comunique cualquier incidente. La marcha de Zabalgarbi es seguida con atención en Guipúzcoa, donde los dos proyectos de incineradoras han tenido varios retrasos por los problemas para elegir su emplazamiento. Irún y Hondarribia siguen con su proyecto de construir en la zona, mientras que la pasada semana se aprobó el emplazamiento para construir en Zubieta (San Sebastián) la proyectada para el conjunto de Guipúzcoa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de enero de 2007