Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Ellos no han rascado bola"

Los jugadores del Recreativo coinciden en que al Madrid le perjudicó renunciar al balón

Los jugadores del Recreativo se fueron del Santiago Bernabéu con una sensación extraña. La muerte de cuatro aficionados que viajaban para ver el partido, en un accidente de carretera, ayer de madrugada, trastornó el estado de ánimo de la expedición. Uche, el delantero nigeriano que deshizo la cintura del último Balón de Oro y el FIFA World Player, parecía no darle demasiada importancia a la proeza que acababa de lograr. "Vi la portería y lo intenté", dijo, explicando el segundo gol del Recreativo. "No pensé que el que me marcaba era Cannavaro. Esas cosas es mejor no preguntárselas. Driblé, me fui, y tiré a gol. Con un poco de suerte, porque el balón entró perfecto".

Uche hablaba con una tranquilidad absoluta. No alardeaba. Estaba sereno. Igual que su compañero Aitor, el interior que vio en primer plano el desmoronamiento del centro del campo del equipo madridista. "Hoy [por ayer] el Madrid ha jugado como lo ha hecho siempre esta temporada. Se ha desentendido del balón y ha intentado aprovechar las contras. La única diferencia es que le ha faltado pegada. Nosotros hemos estado tranquilos porque estábamos seguros de que si nos colocábamos bien en el campo no encontrarían espacios. Les ha faltado penetrar por las bandas y se han vuelto predecibles. Les hemos dejado tener el balón en su campo, no en el nuestro. A partir de ahí no han generado peligro. No nos han hecho ni una acción de gol. Ni un tiro a puerta. Sólo han intentado tirar balones frontales, pero ni Van Nistelrooy ni Ronaldo se manejan bien en esas situaciones. Han hecho lo que nos convenía".

"Sabíamos que si no les dejábamos jugar cerca de nuestra área se pondrían muy nerviosos y así ha sido", apuntó Aitor. Su compañero Mario, el central, salió de la ducha sin acabar de creerse lo que había vivido. "Imagínense, 0-3 en el Bernabéu. Ya me puedo morir tranquilo"

Mario asentía con un gesto de satisfacción y su nariz, prominente, reafirmaba sus palabras. Acababa de presenciar cómo Ronaldo y Van Nistelrooy se quedaban sin suministros y perdían la batalla. "Ellos", decía; "no han rascado bola. El Madrid no supo jugarnos. Nosotros hemos estado enchufados los noventa minutos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de diciembre de 2006