Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona se quedará sin corridas de toros a partir de la temporada de 2008

Un concejal republicano pretende que la plaza se convierta en sede del mercado de Encantes

La empresa Balañá, propietaria de la plaza de toros Monumental de Barcelona, tiene contratada la temporada taurina de 2007 pero, salvo que ocurra un imprevisto, ésa será la última en la que se celebren corridas de toros en Barcelona. 2008 será ya un año sin festejos taurinos. La decisión no guarda relación con la decisión del Ayuntamiento de declarar la ciudad como "antitaurina", sino con las pérdidas que genera cada festejo. Más de 24.000 euros por corrida. La noticia llenó de satisfacción al segundo teniente de alcalde, el republicano Jordi Portabella, que ha empezado ya a planificar usos para la plaza, de modo que la suspensión de los toros sea definitiva. Su proyecto es instalar en ella a los comerciantes de los Encantes (equivalente en cierto sentido al Rastro de Madrid), hoy situados en la vecina plaza de les Glòries Catalanes.

La decisión de Portabella es conocida por la alcaldía y por algunos dirigentes locales socialistas que la ven con cierta reticencia. La política del PSC en materia taurina es la no intervención. Si la empresa quiere cerrar la plaza, allá ella. Se trata de una decisión de un empresario privado en la que el municipio no interviene ni para acelerar el fin de las corridas ni para mantener su celebración de modo artificial. La empresa, consultada por este diario, declinó hacer declaraciones al respecto. Un portavoz de Portabella señaló que las conversaciones "están muy abiertas", de modo que es "prematuro" adelantar valoración alguna sobre el futuro de la plaza.

Ninguno de los dirigentes del PSC quiso opinar sobre la cuestión. Declinaron hacerlo de forma específica el primer teniente de alcalde, Xavier Casas, y la concejal de Urbanismo, Assumta Escarp. El alcalde, Jordi Hereu, no estaba disponible. En lo que sí insistieron diversas fuentes municipales es en que la propuesta de Portabella se produce una vez conoce la intención de la empresa de poner fin a las corridas y no como estímulo para que se acaben los toros en Barcelona.

La postura oficial del equipo de gobierno municipal es conocida. Jordi Portabella es un decidido antitaurino y arrastra en ello a su partido, Esquerra Republicana. Este mismo partido es acérrimo defensor de las tradiciones taurinas de las comarcas del sur de Cataluña donde se celebran regularmente festejos, incluyendo toros con fuego en los cuernos. Otros remedos de corridas celebrados en las poblaciones costeras consisten en citar a novillos para lograr que caigan al mar, de donde son luego pescados.

Iniciativa per Catalunya es también una formación contraria a las corridas de toros y sumó sus votos a los de los republicanos cuando, en abril de 2004, éstos presentaron en el pleno municipal una moción para rechazar que se celebraran corridas de toros en Barcelona. También votaron a favor los nacionalistas de CiU. El Partido Popular votó en contra. Los socialistas, en cambio, dieron a sus concejales libertad de voto. El entonces portavoz, Ferran Mascarell, formuló con claridad la postura que hoy podría suscribir el alcalde Hereu: los toros son una tradición anacrónica y caduca que morirá sin necesidad de que intervengan los poderes públicos.

Barcelona celebra corridas de forma regular en la temporada taurina. Más o menos, de abril a septiembre. El público que acude a los festejos es variopinto. Hay una afición local, que no es mayoritaria en la ciudad pero sí muy entusiasta, y que coincide en la plaza con grupos de turistas que se renuevan domingo a domingo. Hay también diversas peñas toreristas y tertulias en las que se glosa la corrida de los domingos.

Los nacionalistas y también ICV basan su rechazo a la tauromaquia en dos motivos: lo que pueda tener la fiesta de humillación y dolor para el animal y, de forma implícita, el supuesto carácter "españolista" de la fiesta. Una opinión que se contradice con la presencia de plazas desde hace décadas en lugares con una población de origen autóctono como Olot (Girona) y con la evidencia de que Barcelona ha tenido hasta tres plazas de toros, aunque ahora ya sólo quede activa la Monumental.

La de las Arenas, que fue inaugurada en el año 1900, se halla situada en el otro extremo de la ciudad aunque en la misma avenida: la Gran Via. Está siendo reformada para convertirse en centro comercial, de modo que hoy sólo puede verse su caparazón elevado con gatos hidráulicos, ya que el interior ha sido vaciado. La plaza de la Barceloneta desapareció hace mucho tiempo. Fue precisamente una mala corrida en esta plaza, denominada El Torín, la que provocó, en 1835, una revuelta popular que acabó en una quema de conventos.

Abierta a todo

La plaza de toros denominada Monumental fue construida en 1913 y es obra, en su interior, del arquitecto catalán Manuel Raspall, aunque la corona exterior fue diseñada y construida en 1916 por Andreu Mas i Morell. Se inauguró en 1914. Entonces se llamaba El Esport, porque el espacio fue pensado para albergar diversos usos: los taurinos, pero también otros de tipo deportivo, polivalencia recuperada en los últimos tiempos.Además de las corridas de los domingos, la plaza ha acogido mítines políticos y conciertos de los Beatles (1965), los Rolling Stones (1976), Bob Marley (1980), Queen o Bruce Springsteen. Sin embargo, tras la inauguración a principios de los noventa del Palau Sant Jordi, en la montaña de Montjuïc, la Monumental dejó de acoger este tipo de acontecimientos.Es de estilo que recuerda el mudéjar con toques bizantinos y se halla situada en la Gran Vía, muy cerca de la plaza de les Glòries, que en el diseño de Ildefons Cerdà (creador del moderno ensanche barcelonés) estaba destinada a ser el centro de Barcelona.El urbanismo de la ciudad, sin embargo, hizo que el crecimiento se produjera en dirección sur, de modo que esa zona quedó abiertamente descentrada. Frente a la plaza hay un edificio de viviendas, obra de Antoni de Moragas, en el que pueden verse fotografías en blanco y negro de Francesc Català Roca decorando los sobretechos de los balcones.La primera de las corridas celebradas en la plaza, cuyo aforo actual es de 19.582 plazas, se hizo con toros de la ganadería de Veragua y participaron los toreros Vicente Pastor, Bienvenida, Vázquez y Tosquito.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de diciembre de 2006

Más información