Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El alcalde de Cee intentó recalificar la zona donde su hijo compró terreno rústico

Política Territorial frenó una urbanización de chalés en la costa del municipio

Daniel Domínguez Martínez, hijo del alcalde de Cee, compró varias fincas en el entorno de la ensenada de Caneliñas, un paraje de esta localidad de A Costa da Morte, que el equipo de gobierno municipal, del Partido Popular, presidido por su padre, José Antonio Domínguez García, pretendía recalificar para posibilitar la construcción de una urbanización de chalés con instalaciones náuticas y deportivas proyectadas por la sociedad Grupo Lábaro, una promotora inmobiliaria con sede en Madrid. La Xunta de Galicia se opuso al proyecto.

La propuesta de convenio urbanístico, que se pretendía incluir en el plan general de ordenación municipal de Cee, actualmente en fase de tramitación por el ayuntamiento, se frustró después de que el Gobierno gallego informase negativamente contra el proyecto de urbanización que pretendía llevar a cabo el Grupo Lábaro. La respuesta de la Dirección General de Urbanismo del Gobierno gallego fue negativa. La Xunta quiere ampliar la franja de protección del litoral, y restringir las edificaciones en zonas de especial interés paisajístico, como es el caso de esta ensenada.

La idea de urbanizar el entorno de Caneliñas, en la parroquia de Gures, se fraguó el pasado año. Se trata de una zona escarpada con playa, encima de la cual se sitúa el terreno vallado y una antigua ballenera. Esta fábrica, cerrada desde 1985, llegó a ser el motor económico de la comarca a principios y mediados del siglo pasado.

El grupo inmobiliario Lábaro, que abrió recientemente una oficina en A Costa da Morte donde ya promueve varias urbanizaciones de viviendas, compró el terreno y la nave de la vieja ballenera de Caneliñas con idea de edificar un grupo de chalés, así como unas instalaciones náuticas. Daniel Domínguez Martínez, hijo del alcalde de Cee, también adquirió en octubre de 2005 sendas fincas colindantes con la antigua ballenera, según los documentos que obran en poder de este periódico. Los terrenos ocupan una superficie total de 5.976 metros cuadrados y lindan con la carretera y la pared del vallado de la vieja fábrica pesquera. Domínguez pagó 10.000 euros por estas dos fincas: una, de 2.109 metros cuadrados, está clasificada como solar urbano no edificado y la otra, un terreno de matorral de 3.867 metros cuadrados, tiene calificación de suelo rústico.

El alcalde de Cee avaló el proyecto para urbanizar Caneliñas ante la comisión municipal de Urbanismo, en la que están representados todos los grupos políticos del Ayuntamiento. Para ser viable, la propuesta requería que l a zona de Caneliñas fuese recalificada como urbanizable en el plan municipal, en ese momento aún en fase de redacción. El documento sigue en tramitación y no ha sido enviado a la Xunta para su aprobación definitiva.

Respetar el litoral

Domínguez García, que gobierna con mayoría absoluta en Cee, también acudió a la Dirección General de Urbanismo de la Xunta para consultar la viabilidad del proyecto de urbanización de Caneliñas. Y la respuesta fue negativa, según confirmó Ramón Lueje. El Gobierno autonómo es partidario de permitir actuaciones urbanísticas que supongan "revitalizar elementos etnográficos y del patrimonio" de un lugar como es el caso de la antigua ballenera, cuando se defina su uso "con mucho cuidado y con el máximo respeto a la franja del litoral", explicó Lueje. El responsable de Urbanismo de la Xunta considera que las infraestructuras y entorno de la antigua fábrica pesquera de Cee podrían ser reconvertidas en un museo, un centro de actividades náuticas, un restaurante o incluso un hotel, "pero nunca en una urbanización de viviendas", subrayó.

La Xunta recordó, y así se lo transmitió al alcalde de Cee, que parte de la zona de Caneliñas no sólo está afectada por la prohibición de edificar a menos de 200 metros del mar -el Gobierno gallego tramita una norma para ampliar esta restricción a 500 metros- sino también por el hecho de ser una ensenada con "un interés paisajístico de enorme valor".

El Ejecutivo de Emilio Pérez Touriño quiere que ése sea también un criterio determinante a la hora de planificar las actuaciones urbanísticas en la costa gallega. Otro de los argumentos esgrimidos por Urbanismo para oponerse al proyecto que el alcalde de Cee expuso para Caneliñas es que se trata de una zona de monte en fuerte pendiente, lo que genera problemas topográficos.

El municipio costero de Cee precisa, según Lueje, "una estrategia de desarrollo" que permita estructurar su actual casco urbano, corregir "errores del pasado" y no buscar la recalificación de suelos rústicos de especial protección.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de noviembre de 2006