Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Autopista a La Pedriza

El Gobierno desdoblará la M-609 en sus límites con el Parque Regional del Manzanares

Una media de 20.000 vehículos circulan cada día por la carretera M-609. A partir del próximo verano el tráfico que discurre entre Colmenar Viejo y Soto del Real se duplicará. Desdoblar esta vía es uno de los proyectos que la Consejería de Transportes e Infraestructuras ha incluido en sus presupuestos para el año que viene. Sus seis kilómetros de vía se convertirán así en una autopista, cuando, en verano, según la consejería, está previsto que comiencen las obras, pues el concurso de adjudicación será convocado el año que viene.

De momento, está en elaboración el proyecto de obras, que ya cuenta con el visto bueno de la Consejería de Medio Ambiente, que ha impuesto una serie de condiciones ambientales que se deben incluir en el plan. "Al ser un tramo corto, no necesita declaración de impacto ambiental", explicaron en la consejería.

Existe temor a que la nueva autovía convierta el parque en otra Casa de Campo

En Ecologistas en Acción no se explican cómo este proyecto ha podido superar un dictamen ecológico, puesto que la vía es uno de los límites naturales del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares y, por tanto, cualquier trabajo de ampliación de las calzadas supone una mala influencia para la conservación de la zona.

"La obra en sí misma pisará el terreno del parque, porque lo normal es que una carretera se amplíe por ambos lados", explicó Santiago Martín Barajas, portavoz de Ecologistas en Acción.

Las condiciones que impone Medio Ambiente son similares a las que impuso a la denominada carretera de los pantanos, la M-501. Entre ellas figura la obligación de hacer un plan de revegetación y adecuación paisajística de la zona, así como construir pasos de fauna bajo la vía e instalar pantallas acústicas en sus márgenes.

Ecologistas encuentra otros dos problemas, más graves, en la duplicación de la vía. Según Martín Barajas, ampliar la carretera M-609 va a suponer un "mayor aislamiento del parque". En la actualidad, el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, más el monte del Pardo -que juntos suman 60.000 hectáreas de masa arbórea al norte de la capital-, ya están limitados al oeste por la autopista de A Coruña (A-6) y las urbanizaciones que la rodean; al este por la autovía de Colmenar (M-507) y, al sur, por la ciudad de Madrid. Y al norte queda el límite natural de la propia sierra.

"La nueva autopista supondrá además cortar el corredor ambiental que existe entre el parque y el cerro de San Pedro, que también es un área de interés general", argumentó Martín Barajas.

"La mejor manera de acabar con un área natural es aislarla. Primero porque la fauna que no puede salir de ese espacio está condenada a la extinción, pero también afectará a la vegetación y acabará siendo como la Casa de Campo", subrayó.

Sin embargo, la mayor pega que pone su organización a la futura autopista es que su fin último será el desarrollo urbanístico de la zona. "Ésta es otra carretera del ladrillo", afirmó Martín Barajas, para explicar que la conexión por carretera es fundamental para dar una salida a las futuras viviendas que proyectan los ayuntamientos de la zona. Un crecimiento que los ecologistas ven incompatible con el futuro del parque.

Según la información recabada por Ecologistas en Acción, el municipio de Soto del Real proyecta un avance de planeamiento para recalificar 600 hectáreas. Esto supondrá construir unas 7.000 nuevas casas, por lo que pasará de 5.000 viviendas a 12.000. Es decir, con una media de tres habitantes por casa, proyecta tener unos 36.000 habitantes en el futuro.

La previsión para Guadalix, que este verano ha modificado algunas normas urbanísticas, es de construir un millar de nuevas casas en los denominados SAU números 1, 3, 5 y 36. Los propios redactores del plan afirman que pretenden tener otros 4.000 vecinos y, así, alcanzar los 9.500 habitantes en la localidad.

El tercer municipio al que afectará la nueva carretera, el de Miraflores, ha proyectado unas 2.000 viviendas junto al casco urbano, así como unos 400 chalés en el barrio de Los Pinarejos, junto al término municipal de Soto. Es decir, unos 7.200 nuevos vecinos. Estas cifras hacen prever que en la zona afectada por la carretera irán a vivir unos 12.200 nuevos habitantes, que se sumarán a los 20.000 vehículos que, según Transportes, circulan hoy día por la M-609.

"El desarrollo urbanístico no se produciría si no hubiera autopista", asegura el portavoz de Ecologistas en Acción. "Una vez más, la Comunidad de Madrid proyecta una carretera no para satisfacer las necesidades sociales, sino para favorecer unos crecimientos urbanísticos brutales".

Sus quejas y denuncias en lectores.madrid @elpais.com

Triplicar la M-607

Otro de los proyectos que la Consejería de Transportes ha incluido en sus presupuestos para el año próximo es "triplicar la M-607 desde Colmenar Viejo a Tres Cantos", según explicaron en la consejería. Por esta carretera circulan unos 30.000 vehículos diarios.

Esta segunda obra es complementaria a la anterior, porque ambas autovías se unen en el municipio de Colmenar. También es una vía que se une a la carretera que baja de Cerceda.

En este caso, la Consejería de Transportes tiene muy avanzados los trámites.

Para la construcción de estas carreteras, y de otras 18 vías, la Comunidad de Madrid ha destinado un importe de 145 millones de euros, aunque en el proyecto de presupuestos no queda desglosado el importe para cada una de ellas.

Transportes destinará además una importante partida -57,9 millones de euros- a la mejora de carreteras y al refuerzo de firmes. Según la Consejería, esto supone un 28,6% más que el año pasado.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2006

Más información