Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ESCAPADAS

Paseos entre esculturas que respiran

Un libro traza un recorrido europeo de parques y espacios escultóricos al aire libre

A finales de los años sesenta, varios artistas comenzaban a realizar en Europa las primeras creaciones escultóricas no figurativas en espacios naturales. Eran jóvenes que a partir de los conceptos vanguardistas, y en especial de la abstracción, pretendían entablar un nueva relación entre el arte y la naturaleza. Buscaban la armonía entre lo artificial y lo original, respetando el entorno y resaltando la importancia de la puesta en escena.

El libro Guía de Europa. Parques de esculturas es el primero en elaborar un exhaustivo recorrido por más de cien espacios de gran valor artístico y ecológico creados en los últimos 40 años, y que acogen obras de más de 1.200 artistas. Una guía crítica ideal para viajeros y estudiosos en busca de nuevas y originales rutas culturales en España y el resto de Europa. "El libro está más cerca de Chatwin que de un mero catálogo de exposición", subraya Raúl Rispa, editor junto con Valeria Varas. "Quien busca destinos artísticos con puestas en escena espectaculares puede descubrir en este libro maravillas como el museo Kröller-Müller, en Holanda; la Fundación Henry Moore, en Much Hadham, Hertfordshire, y el parque escultórico de Salisbury, ambos en Inglaterra; diversos escandinavos, y los importantísimos espacios de la Toscana, entre muchos otros", destaca Valeria Varas.

Para documentar las obras de 18 países, desde Suecia hasta Italia y de Irlanda a Letonia, el libro ha contado con la participación de más de 140 personas: historiadores y catedráticos de arte, escultores, pintores, instaladores y arquitectos del paisaje.

Uno a uno, los 18 países

Los países aparecen citados en orden alfabético y cada uno lleva una introducción, en la que, además de analizar sus corrientes artísticas contemporáneas, refleja las condiciones climáticas, geográficas y geológicas de cada territorio. Desde auténticos paraísos del jardín escultórico, como el Reino Unido, Italia, Suiza, Alemania u Holanda, hasta países del Este donde apenas se empiezan a proyectar estos parques, como Lituania, que cuenta con el Europos Park, cerca de Vilna. El parque fue creado por Gintaras Karos en 1991, y cuenta con esculturas como su LNK Infotree, compuesta por decenas de televisores y una estatua de Lenin tirada en el suelo.

A la hora de proponer sus rutas favoritas, Valeria Varas se queda con el Kunstwegen (paseo del arte), "una ruta de 140 kilómetros que hasta se puede hacer en bicicleta, entre las ciudades de Zwolle (Holanda) y Nordhorn (Alemania). Pasa por varios pueblos y en el camino te vas encontrando con unas 60 esculturas de creadores locales o firmas de la talla de Olafur Eliasson, Ulrich Rückriem, Dan Graham o Ilya y Joseph Kossuth". Varas también cree que si se visita el sur de Suecia no se puede dejar de ver Ladonia, en la región de Scania. "Es una performance que dura ya más de 20 años. En ella, la escultura entabla una relación de supervivencia con el mar, que se va comiendo la obra poco a poco. Hay posturas encontradas sobre si se debe salvar o si su destino es ser materia degradable, perecedera. Hay quien dice que Ladonia es como una república independiente".

Raúl Rispa siente predilección por el pequeño jardín del polifacético cineasta y artista Derek Jarman en Dungenness (Inglaterra). "Compró una casita delante de una central nuclear de Kent y creó este jardín, que es un auténtico poema. Salvaje, mutante. Un pequeño paraíso". También le impresiona la Organic highway, de Mikael Hansen, una subyugante vía de troncos superpuestos que forma parte del proyecto Tikon, en Dinamarca. "Una obra que se funde totalmente con el entorno".

En total, 131 parques, jardines o museos al aire libre se presentan con mayor o menor extensión en el libro, atendiendo a rigurosos criterios valorativos: desde la simple mención hasta entradas propias (73 en total) que ocupan de una a seis páginas. La información se completa con276 fotografías

"Este libro no incluye sólo textos ilustrados. Refleja un discurso iconográfico, con un despliegue de imágenes que marcan su propio relato", comenta Rispa. Del aspecto gráfico se ha encargado particularmente Valeria Varas, que ha seleccionado las 276 fotografías entre todo el material suministrado por las distintas instituciones. "Las imágenes pretenden ser sugerentes. De esta manera, los intensos y fríos azules del impresionante Skulputurlansdkap Nordland, que está dentro del Círculo Polar en Noruega, transmiten algo muy distinto a la vitalidad cromática que se palpa en la fundación Pierre Gianadda, en Martigny (Suiza), o en la luz mediterránea de la fundación NMAC, en Vejer de la Frontera (Cádiz)", dice Varas.

La idea inicial del libro partió precisamente de Jimena Blázquez, directora de la fundación NMAC, cuyo parque es uno de los espacios más importantes en España. Inaugurado en 2001, ocupa 30 hectáreas de bosque de pino, acebuche o alcornoque que alojan más de veinte esculturas e instalaciones de artistas españoles y extranjeros, como, por ejemplo, uno de los árboles de acero plateado del norteamericano Roxy Paine, o el Quasi brick wall, un muro descompuesto y reflectante del danés Olafur Eliasson, famoso por su instalación Weather project, el sol que triunfó en la sala de turbinas de la Tate Modern londinense.

De España también figuran obras como el Peine de los vientos, de Eduardo Chillida, en San Sebastián, y su Chillida leku, en Hernani (Guipúzcoa); los ensamblajes del alemán Wolf Vostell en Malpartida (Cáceres); la Illa das Esculturas, en Pontevedra; la casa-taller de César Manrique, en Lanzarote, o el Centro de Arte y Naturaleza de Huesca. "El libro da fe de las obras magníficas que tenemos aquí y creo que es un paso importante para reivindicar la importancia de todo este patrimonio, que en España no parece gozar del interés y la protección que merece", afirma Miguel Cereceda, profesor de Estética de la Universidad Autónoma de Madrid, que además resalta la importancia de los proyectos que se han puesto en marcha, "como el museo-mausoleo de Morille (Salamanca), inaugurado a finales de 2005".

- Guía de Europa. Parques de esculturas.

Editorial Documenta y Fundación NMAC. 2006. 240 páginas. 29 euros. www.documenta-artes.com.

De los ensamblajes de Wolf Vostell en Cáceres a las obras orgánicas del proyecto Tikon en Dinamarca. Jardines y bosques que fusionan arte y naturaleza desde Irlanda hasta Letonia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de noviembre de 2006