Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda sostiene que Madrid es culpable del déficit de las administraciones locales

La deuda de la capital es la más alta de todas las ciudades de España

La deuda de la ciudad de Madrid durante los últimos tres años se ha más que cuadruplicado. Esta situación ha provocado que las cuentas municipales arrojen un déficit -diferencia entre ingresos y gastos públicos- muy abultado. El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, culpó ayer a Madrid de ser parte "importante" del déficit del Estado. El concejal de Hacienda de la capital, Juan Bravo, acusó a Ocaña de realizar estas declaraciones al día siguiente de almorzar con el candidato socialista a la alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián.

El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, afirmó ayer que el Ayuntamiento de Madrid es el principal responsable del déficit de las entidades locales, ya que el saldo negativo de sus cuentas supone la mayor parte de dicho déficit.

Ocaña lanzó está afirmación durante una jornada organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección, en la que recordó que para 2007 el Gobierno prevé un superávit del conjunto de las Administraciones Públicas del 0,7% del PIB, gracias al saldo positivo del Estado (0,2) y la Seguridad Social, y a pesar del déficit de Comunidades y Ayuntamientos, de una décima cada uno. Pero Ocaña no explicó a cuanto ascendía la previsión del déficit de Madrid para 2007 ni que peso tenía sobre el total de Ayuntamientos.

Los números rojos son protagonistas de las arcas del Ayuntamiento de Madrid, al menos durante los dos últimos años. El crecimiento de la deuda en que ha incurrido el equipo de gobierno para financiar las obras de reforma de la M-30 ha provocado que las cuentas de la capital arrojen déficit.

El Gobierno prevé que el conjunto de las administraciónes locales registre un déficit del 0,1% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2007, y una "parte importantísima" de esa décima proviene del déficit madrileño y del plan de saneamiento de este Ayuntamiento.

La parte del león

Según el secretario de Estado, el déficit de las Comunidades Autónomas es "moderado, absorbible y compensable" por el superávit de la Administración General del Estado. Ocaña reiteró que el déficit de los Ayuntamientos se debe a los planes de saneamiento presentados por determinados municipios, y "muy particularmente por el Ayuntamiento de Madrid, que es responsable de la parte del león de esta décima de déficit".

Durante el año pasado el Consistorio madrileño se vió obligado a presentar ante el Ministerio de Economía un Plan Económico y Financiero, un calendario de gastos e ingresos para que las arcas municipales alcanzaran el equilibrio financiero en 2008. A partir de entonces deberán arrojar superávit.

La Ley de Estabilidad Presupuestaria impone el déficit cero. Las administraciones que incurran en déficit deberán elaborar un plan para rectificarlo. Entre las condiciones que el Ministerio de Economía puso para autorizar el Plan municipal era fiscalizar cada año el cumplimiento del plan en los presupuestos. Por eso, el Ministerio de Economía supervisa cada año las cuentas municipales. Según el presente Plan el déficit de la capital en 2007 será de 294 millones de euros, cerca de un 20% menos que el año anterior.

Carlos Ocaña, también, recordó que en "esta España tremendamente descentralizada" el Estado ya no es el único responsable en sanear sus cuentas, y por eso es necesario que todas las administraciones "actúen responsablemente" limitando su déficit.

Según datos del Banco de España, los Ayuntamientos españoles debían 21.557 millones de euros a mediados de 2006. La deuda de la capital ascendía a 4.403 millones, lo que representa el 20% del total.

El equipo de gobierno ha presentado hace escasas semanas el proyecto de presupuestos municipales para 2007. Según estos, la deuda alcanzará a finales del año que viene su máximo nivel. En total, el Consistorio deberá 6.039 millones de euros. La más alta de todas las ciudades españolas. Gran parte de esta deuda corresponde a las obligaciones contraidas por la reforma de la M-30. Según el compromiso del Plan Económico Financiero elaborado por el Ayuntamiento, a partir de entonces la deuda descenderá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de noviembre de 2006