Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El telescopio espacial 'Hubble' será reparado en órbita en 2008

La NASA decide prolongar la vida del veterano instrumento

Un transbordador subirá en 2008 hasta la órbita a 500 kilómetros de altura donde se encuentra desde 1990 el telescopio espacial Hubble y lo reparará y modernizará en órbita, anunció ayer la NASA. Será la quinta y última misión de mantenimiento del histórico instrumento, que ha permitido conocer mejor el universo y ha acercado, como ningún otro, la astronomía al público.

La noticia ha sido recibida con agrado por la comunidad astronómica, que se quejó públicamente cuando la NASA anunció que suspendía la misión prevista tras la catástrofe del Columbia en 2003. La razón fue que las nuevas medidas de seguridad impuestas para todo lanzamiento del transbordador hacían muy difícil realizar un vuelo de las características que necesitaba el del telescopio. Ayer, el director de la agencia, Michael Griffin, anunció en Greenbelt (Maryland, EE U) que, tras numerosos estudios, la misión parece factible: "Aunque existe un riesgo inherente a toda actividad espacial, el deseo de conservar un bien verdaderamente internacional como el telescopio espacial Hubble hace que realizar esta misión constituya la línea de acción correcta".

Los astronautas llevarán giróscopos, baterías y dos nuevos aparatos

Los astronautas que tripulen el transbordador, cuyos nombres se hicieron públicos también ayer, instalarán dos nuevos instrumentos y efectuarán reparaciones durante cinco paseos espaciales a lo largo de los 11 días de la misión. Los instrumentos son un espectrógrafo de ultravioleta y una cámara que puede observar en un amplísimo rango del espectro. Se cambiará un sensor del sistema para apuntar el telescopio y se intentará reparar un espectrógrafo estropeado. También se instalarán giróscopos y baterías nuevos. Así modernizado, el telescopio podrá indagar todavía más en la estructura del Universo, buscar planetas extrasolares y observar las galaxias primitivas mientras se pone en órbita su sucesor, el James Webb.

La NASA está buscando la mejor fecha, entre la primavera y el otoño de 2008, para la misión, sin trastocar demasiado el ritmo de construcción de la Estación Espacial Internacional, que tiene que estar terminada para 2010, cuando los transbordadores dejarán definitivamente de volar.

El Hubble es una misión conjunta de la NASA y su homóloga la Agencia Europea del Espacio (ESA). El director del programa científico de ésta última, David Southwood, dijo ayer: "Nunca termina la ciencia que podemos hacer con una máquina como el Hubble, que es nuestra forma de explorar nuestros orígenes. Todos deberíamos estar orgullosos de que exista una parte europea en él y de que seamos todos parte de su éxito".

A pesar de que lleva más de 10 años en funcionamiento, los astrónomos se siguen disputando el tiempo de observación del Hubble, como lo prueba el que haya cinco veces más solicitudes que el tiempo disponible. El británico Martin Barstow, del comité de usuarios del telescopio, cree que la decisión de prolongar su vida es la correcta: "El Hubble está fallando. Uno de sus instrumentos clave ha fallado completamente y su cámara principal ha tenido recientemente que pasar a funcionar con los circuitos de recambio tras plantearse

un problema. Esta misión de mantenimiento podrá hacer reparaciones cruciales e instalar dos nuevos instrumentos que prolongarán la vida del telescopio hasta entrada la próxima década".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de noviembre de 2006