Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Internet y las nuevas tecnologías

El futuro inmediato: teléfonos inteligentes y computadoras de bolsillo

Steve Ballmer, consejero delegado de Microsoft (a la derecha), conversa con Juan Luis Cebrián.
Steve Ballmer, consejero delegado de Microsoft (a la derecha), conversa con Juan Luis Cebrián. RICARDO GUTIÉRREZ

Ballmer. Hay muchas cosas que resultan posibles gracias a los nuevos dispositivos informáticos. Ese pequeño aparato que hoy en día llamamos teléfono móvil se está convirtiendo en un potente ordenador, aunque con un teclado y una pantalla reducidos. Bill Gates le habló de los tablets, y aún creemos mucho en ellos. Puede que su evolución no haya ido tan rápida como pensábamos, pero nuestra misión es que resulte fácil llevar encima algo digital para leer y escribir, al igual que en la actualidad se lleva un bloc de notas para una reunión como ésta. Las televisiones van a ser aparatos parecidos a ordenadores que permitirán relacionarse a distancia con nuestros amigos mientras se vean diferentes programas, acontecimientos deportivos y de todo tipo. Por lo demás, la computadora personal seguirá siendo un cacharro interesante. Vamos a ver cómo una serie de aparatos de uso común se hacen cada vez más inteligentes: los ordenadores serán adecuados para leer, escribir, tomar notas, ver la televisión, escuchar música y llamar por teléfono.

"Soy una persona que se excita fácilmente, en ocasiones puedo dar un puñetazo sobre la mesa"

"¿Cuándo desaparecerán los periódicos de papel? Seguramente, en veinte años"

"Vista, el nuevo sistema operativo de Microsoft, estará disponible en España a finales de enero"

"No veo a Microsoft como el Gran Hermano, aunque reconozco que otros lo piensan"

Cebrián. ¿Qué es lo primero? ¿La música, la televisión por IP? ¿Qué llegará el año que viene?

B. Va a haber una oleada de aplicaciones relacionadas con la televisión que básicamente usan Internet como red de distribución. Empezará en Alemania, Suiza y Estados Unidos. Las primeras en usarlas serán las compañías telefónicas de esos países. El teléfono empieza a ser un dispositivo informático muy potente, y es algo que se acelerará mucho en el año entrante. Los teléfonos inteligentes y las computadoras de bolsillo... todo eso está explotando, al igual que los ordenadores multimedia, que se conectan a la televisión.

C. El modelo empresarial de la música ha sido destruido por la piratería en Internet. Ahora se viven numerosas crisis en los medios de comunicación, sobre todo en la prensa. Gates anunció que en 2010 habría muchos más lectores de periódicos en la red que en el soporte papel. ¿Cómo ve el futuro? Parece que Microsoft puede llegar a ser una empresa de medios más que un proveedor de software. Da noticias, tiene un motor de búsqueda, distribuye música, el año que viene empezará a vender publicidad con el nuevo sistema AdServer... y lo mismo hace su competencia, Google o Yahoo! ¿Son éstas las nuevas empresas de medios de comunicación?

B. Depende de cómo se defina lo que es una empresa de medios. Creo que tiene un significado diferente según para quién. En nuestro caso, me gustaría más definirnos como una empresa de productos informáticos centrada en el software. Eso es lo que pienso que somos. Pero también desarrollamos tecnologías importantes en publicidad. El uso del software incluirá publicidad, por lo que venderemos y proporcionaremos publicidad, y en algunas categorías incluso crearemos contenido. Actualmente producimos videojuegos para la X-Box. Todo lo cual, en cierto sentido, nos convierte en una empresa de medios. Sin embargo, no creo que en el futuro los medios de comunicación, en el sentido tradicional, vayan a desaparecer. La gente quiere contenido elaborado, quiere oír la opinión de expertos, ya sea sobre noticias generales o sobre deportes, quiere ver películas espectaculares de 90 o de 120 minutos... Lo que va a cambiar es la manera de distribuir los productos, y por lo mismo se producirán mutaciones en el modelo empresarial. Lo sucedido en la industria de la música no es bueno, porque tenemos derecho a proteger los beneficios derivados de los contenidos que se ponen en el mercado.

C. Así que todavía no usa un iPod... ni se lo permite a sus hijos.

B. No uso el iPod, por supuesto. Estas navidades Microsoft va a sacar en Estados Unidos un competidor del iPod, el Zune. Supongo que podría decir "muy pronto, el Zune"

[soon, the Zune, que en inglés suena casi igual].

C. Si van a vender publicidad, ustedes cuentan con bases de datos sobre sus clientes mucho más extensas que las de cualquier otra empresa del mundo. Gracias a Passport tienen información sobre sus direcciones, situación familiar, comportamientos de consumo, cualquier cosa. Eso les facilita la creación de publicidad personalizada para cada cliente. Las demás empresas no pueden hacerlo, no tan fácilmente por lo menos.

B. Para empezar, todo debe basarse en el respeto a la intimidad y las preferencias de los usuarios. Sólo podemos utilizar la información que nuestros clientes quieren que usemos. Por otra parte, va a haber por lo menos dos o tres empresas que serán capaces de proporcionar publicidad personalizada por Internet -Microsoft, Yahoo!, Google...- y, en cierto sentido, mientras siga existiendo competencia entre nosotros, seguiremos ofreciendo ese mismo servicio a todas las empresas de medios de comunicación. En la actualidad, Google trabaja con MySpace y FOX, Microsoft trabaja con FOX Sports y estamos involucrados en una página muy conocida llamada Facebook. Las empresas de medios tradicionales pueden trabajar con las de Internet para proporcionar publicidad personalizada.

C. Ha mencionado a Google, a Yahoo! y a la propia Microsoft. Todas están en China ahora, y todas han firmado acuerdos similares para censurar sus contenidos, los resultados de sus motores de búsqueda, sus noticias, etcétera. Sin embargo, ningún periódico que se precie accedería a censurarse para salvar su edición china. ¿No cree que la ética de los medios de comunicación impide este tipo de actitudes?

B. En China no somos una empresa de medios de comunicación en el sentido clásico. Lo que hacemos, lo que hacen algunos de nuestros competidores, es alojar contenidos ajenos, tenemos blogs en los que escriben otras personas, por lo que no se trata de que censuremos nuestro contenido. En realidad sólo hay tres opciones: no trabajar en China; trabajar en China y acatar las reglas del gobierno chino; trabajar en China y no acatar las reglas del gobierno, y arriesgarnos a que nuestros empleados sean arrestados o sufran otras consecuencias. Pensamos que es mejor participar en China, dejamos claro que todo contenido que se cree allí se puede ver fuera de China, aunque no dentro, y siempre aclaramos, cuando eliminamos contenido, que lo hacemos porque nos lo ha pedido explícitamente el gobierno de Pekín. O sea, que intentamos lo correcto, en el contexto del sistema. La única otra opción es abandonar el mercado.

C. ¿Aplicarían la misma política en Cuba, por ejemplo? ¿Aceptarían que Fidel censurase el contenido proporcionado por Microsoft?

B. Existen dos aspectos prácticos. El primero es que Cuba es mucho más pequeña que China.

C. ¿Deciden esas cosas en función del tamaño del mercado?

B. Digo que es un aspecto práctico que se debe tener en cuenta. Lo segundo es que, en los 15, casi 20 años, que llevo viajando a China, he visto un progreso tremendo en el mercado de ese país. No puedo decir lo mismo sobre Cuba. Espero seguir viendo el aumento de la libertad personal en China, y si no pensase que eso fuera a ocurrir, tendría una opinión distinta. Estamos intentando trabajar con nuestros competidores, con Google y Yahoo!, para animar al gobierno chino a que adopte una postura, digamos... más permisiva. Pero tenemos que cumplir las leyes chinas en China, al igual que tenemos que cumplir con la legislación europea sobre la intimidad.

C. En cualquier caso estamos ante un serio problema. Tanto ustedes como Google y Yahoo! son considerados en todo el mundo, (especialmente ustedes, porque cuentan con las herramientas y el sistema de navegación en la Red), como un monopolio, o un oligopolio. Mientras sigan siendo los líderes y tengan más poder que muchos Estados en ese campo, la cuestión es quién se hace garante de los derechos democráticos en la Red. ¿Los Estados, o las grandes empresas como la suya?

B. Van a ser los Estados. Todas las empresas deben respetar los derechos de los gobiernos soberanos, o abandonar los países en cuestión. Podríamos abandonar el mercado chino, pero no creo que cambiase... No creo que el hecho de que abandonáramos el mercado sirviera para hacer nada en contra de la censura, sólo conseguiríamos que el mercado chino estuviese más controlado. Son asuntos complicados, no voy a decir que me parezcan sencillos, y realmente no se trata sólo de cuestiones comerciales porque, a pesar de todo lo que he dicho, tampoco ganamos tanto dinero en China como para que sólo nos preocupen los ingresos. Pensamos que podemos tener una influencia más constructiva si formamos parte del sistema y ayudamos a cambiarlo, que si nos quedamos fuera de él.

C. Dice que es un problema complejo... Si hablamos, por ejemplo, de la seguridad de los sistemas informáticos, ustedes aseguran que el suyo debe ser opaco, cerrado, para garantizar dicha seguridad. Y, por ser demasiado opacos, la Comisión Europea les pide ahora que se abran para que los demás tengan la oportunidad de proporcionar su propia seguridad. ¿Cómo se puede llegar a un equilibrio entre la seguridad que proporcionan ustedes y la libertad de uso y acceso?

B. Es una cuestión en la que confluyen intereses distintos. Nosotros queremos ayudar a nuestros clientes a que su sistema sea seguro. Por supuesto estamos de acuerdo con la Comisión en que otros la sigan mejorando, y por eso nos alegra haber conseguido un método que proporciona a la Comisión y al resto de las empresas lo que es importante para ellos. Pero hay otros intereses, los de los gobiernos que desean garantizar no sólo la seguridad de sus sistemas, sino la de sus países. De modo que hemos creado un programa en el que damos información mucho más detallada sobre el funcionamiento interno de nuestro sistema a los gobiernos. Lo llamamos el National Security Program [Programa de Seguridad Nacional], y nos permite tener otro tipo de cooperación.

C. ¿Cuál es el estado, entonces, de las relaciones con la Comisión Europea? ¿Van a llegar a un acuerdo dentro de poco o les queda mucho litigio todavía?

B. Hemos mantenido un diálogo constructivo, pero no se trata de llegar a un acuerdo: ellos han marcado las pautas y nosotros debemos garantizar que nuestros productos se adaptan a la legislación. Pensamos que la cumplen, y la Comisión nos ha animado a que los comercialicemos. Nos alegra haber superado esta fase.

C. ¿Podemos dar por entendido que Vista [nuevo sistema operativo de Microsoft] se pondrá a la venta al mismo tiempo en Europa que en Estados Unidos o...?

B. Sí, el lanzamiento será simultáneo, por lo menos en los grandes mercados europeos. No estoy seguro de que acabemos a tiempo todos los idiomas de los nuevos países de la Unión Europea, pero en España, desde luego, sí. Estará disponible para los consumidores a finales del próximo enero.

C. ¿Subirán ese día las acciones en Wall Street?

B. Jamás haría una predicción sobre el precio de nuestras acciones, pero creo que cuando la gente vea Windows Vista, y cuando vean Office 2007, resultará imposible que no les gusten nuestros valores.

C. ¿Qué diferencias hay entre Vista y el sistema actual? ¿Por qué es tan importante?

B. Podría comentar muchas características, pero lo más destacable es la nueva interfaz, fresca, sencilla y emocionante. La hemos cambiado para que a la gente le resulte mucho más fácil hacer su trabajo. Por otra parte, las nuevas versiones de Word y de Excel se han visto aún más transformadas.

C. Todo eso significa talento añadido, el talento es esencial para una compañía dedicada a crear. Lo que me recuerda una historia que no me sé exactamente. Creo que usted está muy enfadado con Google, se centra en Google como su verdadero competidor, y cada vez que alguien deja su empresa para ir allí se mete en un juicio contra él, o se irrita tanto que hasta tira sillas por la ventana...

B. Nunca he hecho eso... Sí, conozco la historia.

C. ¿Entonces qué pasó con la silla?

B. Nunca he tirado una silla en mi vida, a pesar de lo que se diga en la prensa, no. Nuestro negocio se basa en reclutar grandes talentos, y trabajamos mucho para conseguir que los mejores vayan a Microsoft, al tiempo que no perdemos a muchas de nuestras mejores personas, sólo a un porcentaje muy bajo. Desde luego, me puedo excitar, soy una persona que se excita fácilmente... en ocasiones puedo dar un puñetazo sobre la mesa, pero nunca he tirado una silla, no soy tan loco ni tan irrespetuoso.

C. Google acaba de comprar YouTube, Murdoch MySpace... YouTube, MySpace, Apple, Microsoft, son empresas montadas por adolescentes en un garaje. Las grandes compañías, como la suya en la actualidad, dedican sumas ingentes a I+D, pero nunca o casi nunca crean la gran novedad, siempre son los niños o los muy jóvenes quienes las descubren.

B. Sí desarrollamos importantes nuevos productos. La X-Box no se hizo en un garaje, nosotros la creamos, y será la consola más importante en todo el mundo durante los próximos años. También compramos algunas empresas. Uno de los retos clave, cuando una empresa crece, es seguir obligándose a innovar, innovar e innovar. No siempre seremos los primeros, por lo que debemos estar preparados para comprar empresas nuevas más pequeñas. ¿Ha sido YouTube una buena adquisición? No sé, 1.275,4 millones de euros, por algo que no tiene ingresos, es mucho. No voy a decir que sea un error, pero es mucho. Por lo demás no todos esos grandes negocios nacieron en garajes. Microsoft salió de un dormitorio universitario, y Google nació en un aula de Stanford. Otras sí empiezan en auténticos garajes, claro...

C. Déjeme comentar algo sobre los derechos de autor y la propiedad intelectual. Éste es un capítulo esencial en el que los creadores y las empresas de medios se sienten muy amenazados y no vemos que se vaya a llegar a un acuerdo a escala internacional sobre la protección de derechos.

B. Los dueños del contenido deben ser enérgicos a la hora de defender el copyright. En nuestro caso, el software es material protegido por derechos de autor y, a través de nuestra asociación, la Business Software Alliance, el sector es muy activo en este terreno, al igual que ocurre en la industria del cine, en la de la música, etcétera. Al mismo tiempo, debemos reconocer que nuestro modelo empresarial tiene que evolucionar. No para que seamos menos rentables, sino para cambiar la manera de distribuir nuestros productos y de establecer los precios, a fin de sacarle partido a este nuevo tipo de medios. Ya hemos visto lo que ha pasado con el software, y hasta cierto punto en el sector de la música, lo que ha fomentado Apple con iTunes. Eso tendrá que afectar también a los medios impresos tradicionales y a la televisión. No digo que vaya a desaparecer el negocio, pero seguramente no costará lo mismo que las vertientes no interactivas.

C. ¿En este sentido, qué pasa con el código abierto, con Linux y los demás sistemas de software libre?

B. Nuestro trabajo es competir contra los demás, y hasta ahora lo hemos hecho bien, al mantener una relación calidad-precio adecuada y costes suficientemente bajos para nuestro software comercial. La competencia con el código abierto nos ha hecho mejorar, innovar más, concentrarnos en proporcionar una buena relación calidad-precio. Hasta ahora hemos tenido mucho éxito en nuestra competencia contra Linux y otros programas de software libre. Lo interesante para nosotros en este momento es que, en cierto modo, tenemos dos nuevos modelos de negocio con los que enfrentarnos. Antes lo hacíamos con gente que era igual que nosotros, IBM, Oracle, Lotus. Todos vendían software. Ahora tenemos que competir con el código abierto, para lo que nos ha hecho falta un modelo nuevo, e intentamos también competir con gente que vende su experiencia en publicidad, como Yahoo! y Google. De modo que nuestros principales competidores responden, en realidad, a nuevos modelos empresariales. ¿Debemos adaptarnos? ¿Cómo hacerlo? Es una época emocionante.

C. En su caso hay una diferencia respecto a los demás: el 90% de los ordenadores del mundo usan su sistema, y la mayoría de ellos su navegador. ¿No se están convirtiendo en una especie de Gran Hermano (el de Orwell, no el de la televisión), de todo el mundo? Tienen la información, las herramientas, proporcionan el conocimiento... Me dice que los Estados deberían garantizar la seguridad, pero su empresa dispone de más fondos que la mayoría de los Estados que existen. ¿Quién va a controlar tanto poder en la Red? ¿Hasta dónde ha llegado la discusión interna en Microsoft sobre este problema, que es de índole política, ética y moral?

B. Hay dos fuerzas básicas que siempre controlan lo que hacemos nosotros y las demás empresas. La primera, las leyes sobre la intimidad, la competencia, y muchas otras cosas. Eso es algo muy, muy importante, aun si existen diferencias entre los distintos países. El otro factor de control son los propios usuarios. Operamos en sectores empresariales competitivos (tanto el de Windows como el de nuestro navegador). Es cierto que nos va bien, pero hay una gran competencia, y si no lo hacemos adecuadamente, nuestros clientes se irán, uno detrás de otro. Recabamos mucha menos información sobre los usuarios de lo que se podría deducir de su pregunta, porque preguntamos y respetamos su intimidad y sus preferencias, y ellos no quieren que recabemos información sobre cada sitio en el que están o que visitan en la Red. Ésta es una discusión que mantenemos en el interior de la empresa y en las asociaciones del sector, de otro modo los gobiernos nos tendrían que controlar, y preferimos hacerlo nosotros mismos. Sabemos lo que permite hacer la tecnología, y nos va mejor si respetamos al usuario y los principios éticos, en vez de que nos controlen otros. Por otra parte, al ser una empresa más grande, tenemos una responsabilidad diferente incluso a la de otras que operan en la Red. Si fuésemos el Gran Hermano, sabríamos mucho más sobre todo. No veo a Microsoft de esa manera, aunque tengo que reconocer que hay otras personas que sí lo piensan.

C. Para terminar, me decía antes que no hace predicciones sobre el mercado de valores, pero le pido, por favor, una predicción sobre los medios de comunicación. Actualmente hay una gran crisis en la venta de periódicos, en Estados Unidos, y en Europa también. En su opinión, ¿cuándo van a desaparecer los diarios?

B. No creo que vayan... Los periódicos no van a desaparecer, pero no cabe duda de que se pasarán a Internet.

C. Me refiero a los periódicos de papel.

B. ¿Cuándo desaparecerán por completo los periódicos de papel? Seguramente tarden veinte años en hacerlo. Bill Gates diría cinco, yo digo veinte.

C. Pero desaparecerán.

B. Por supuesto. Sólo se leerá electrónicamente, es más sencillo. Se obtienen los datos actualizados, más información, hay más capacidad para hacer anotaciones y para tomar notas y para guardar todas esas cosas, puede ser más personalizado. La distribución será también mejor. Yo soy demasiado viejo, creo que leeré el periódico en papel durante casi toda mi vida, aunque ya leo varios periódicos electrónicos técnicos. Mis hijos, en cambio, han crecido pensando que todo está en Internet, y para la siguiente generación eso resultará evidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de octubre de 2006