ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 21 de octubre de 2006
Reportaje:ARTE Y NUEVAS TECNOLOGÍAS

La apatía española

La infraestructura del arte digital en España es insuficiente. Aunque con algunas excepciones, el panorama general de los logros de artistas y obras y la acogida por parte de las instituciones artísticas muestran un nivel bajo. El impulso lo dan pequeños centros y la difusión en algunas publicaciones o webs.

Cuál es el nivel de desarrollo del arte digital en España? Si atendemos a las infraestructuras existentes, hay que decir que muy insuficiente por ahora, pero al mismo tiempo reconocer que está en marcha el desarrollo de algunas que sin duda llegarán a ser muy potentes y competitivas en nuestro entorno internacional (destacan el Centro de Arte y Creación Industrial en Gijón y el proyecto Intermediae de Madrid, como los dos grandes proyectos en construcción). Si hablamos de logros en obras y artistas, hay que decir igualmente que el nivel medio es muy bajo, pero también que algunos casos señalados han obtenido los reconocimientos más amplios a nivel internacional (así, el caso de Antoni Abad, premiado en Ars Electrónica, o el de Dora García, una presencia constante en el circuito internacional). Si en todo caso atendemos al interés con que nuestra comunidad artística ha recibido y experimenta los usos sociales de los nuevos medios, habría seguramente que decir que nuestra escena alternativa ha acogido siempre con excepcional entusiasmo sus posibilidades, de tal modo que la construcción colectiva de una esfera independiente a su través ha constituido en nuestro país y para nuestros artistas-activistas un horizonte de interés recurrente.

Destacan artistas como Antoni Abad y Dora García y entre los festivales, ArtFutura, Ciberart y Mediafest

Si nos fijamos en cambio en la

acogida que las instituciones artísticas tradicionales prestan a este tipo de prácticas en su actividad y colecciones, todo es decepción. Apenas en su programación, algunas exposiciones temporales ocasionales dedicadas a unas u otras formas del arte electrónico y digital, no más de 3 o 4 destacables en los últimos 5 años. Por lo que se refiere a las entradas en colección de obras electrónicas o desarrolladas para new media resulta obligado decir otro tanto: que son escasísimas en nuestro país, apenas un par de trabajos producidos y adquiridos por el Macba y alguno más -fue pionero en ello- por el MEIAC de Badajoz. Más allá de estas pinceladas mínimas, todo el mérito de la producción y el seguimiento de estos trabajos viene reposando hasta ahora en el esforzado trabajo de pequeñas unidades-satélite de algunos grandes centros (así el Medialab del Conde Duque, la Mediateca de La Caixa o el departamento de audiovisuales del Reina Sofía), pequeños centros de producción independientes (como Hangar) y el impacto ocasional pero muy importante para la opinión pública de algunos festivales ya bien estabilizados, como ArtFutura o Ciberart, junto a otros apenas incipientes como el Mediafest.

Donde en todo caso el panorama puede considerarse más sólido es en el ámbito de los intrumentos autónomos de difusión y análisis: el equivalente a las revistas especializadas -en new media art- con una marcada vocación crítica y de mediación independiente. Así, el Transmisor, de Laura Baigorri, o nuestro propio aleph, como los pioneros en ello (muy cercanos en el tiempo de su nacimiento a Rhizome, el gran observatorio internacional). Más recientemente, y ya en el horizonte de la web 2.0, habría que destacar en nuestro entorno los blogs de Elástico, Sinapsis y la Petite Claudine. Por último, y simultaneando una cuidadísima edición impresa con su naciente versión electrónica, la revista que en los últimos tiempos se ha ganado el más amplio reconocimiento internacional como mejor revista especializada en arte electrónico y digital: la revista a-mínima::, nacida en Gijón y actualmente editada desde Barcelona.

OBRAS IMPRESCINDIBLES

Radical Software Group, RSG (www.rhizome.org/carnivore). Tras reproducir un programa apodado Carnivore, del FBI, para realizar interceptaciones en Internet, los RSG lo han puesto a disposición de los artistas para que reelaboren los datos capturados. Piezas que convierten Internet y el código informático en el lienzo y el pincel de la creación digital.

Josh On (www.theyrule.net). ¿Quién marca las directrices económicas de gobiernos y del mundo? Es decir, ¿quién manda? Lo revela The Rule, proyecto que visualiza las interconexiones de las altas finanzas. Un clic y se accede a miles de nombres de ejecutivos y compañías. Se pueden dibujar mapas con las relaciones descubiertas.

Eduardo Kac (www.ekac.org). Instalación que explora la relación entre la biología, los dogmas y la información. Su elemento clave es un "gen artístico", un gen sintético creado traduciendo una frase del Génesis, primero en morse y luego en una base de pares de ADN. El internauta puede estimular el crecimiento de bacterias que desencadenan melodías.

Rafael Lozano-Hemmer (www.alzado.net). Proyecto interactivo y participativo que permite al público realizar esculturas de luz en el cielo moviendo cañones antiaéreos robotizados a través de Internet. Los participantes pueden ver en tiempo real el resultado. Se estrenó en Ciudad de México y ha estado en Vitoria, Lyon y Dublín.

Christa Sommerer y Laurent Mignonneau (http://www.interface.ufg.ac.at/christa-laurent). Es un entorno de vida artificial en Internet, donde el visitante puede crear su propia criatura escribiendo un breve texto, cuyas letras se convierten en el código genético del engendro. Una creación dinámica, en proceso y con evolución autónoma intrínseca.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana